28 jun. 2006

Volver


El sonido de la libertad viene cuando se mueve la velocidad en torno al oído al escuchar el viento cortado por el puño o el pedaleo. Entonces todo deja de importar, incluso la propia vida, porque las fuerzas que arrastran, y que podrían dibujarse en vectores, son imbatiles.
El sonido de la libertad no tiene forma, ni nombre. Es inefable, como los interiores.
Lo mejor sea guardar silencio, que nadie conozca lo que llevamos dentro, porque no adquiere interpretación posible.

La gravedad


Si existen preguntas llegan todas hoy, o quizás en las noches de insomnio en las que se presentan los lugares de las sombras donde uno habita. Es imposible dormir cuando se sienten tantas fugas en el corazón. Algunas veces llega la imagen del propio corazón, lleno de flechas que arrancamos con pasión y voluntad ante las heridas, mas sin embargo los agujeros llenan el espacio del vacío que deja pasar los fantasmas de lo que fuimos. ¿Cómo son los lugares de la memoria física? La memoria del cuerpo, sus cicatrices, son lo que queda y marca el tiempo de la vida.
Hace poco un mordisco apasionado me hizo un cardenal que se va disolviendo con el pasos de los días. Los recuerdos de ese momento intenso se van diluyendo como la sangre coagulada ante la presión impertérrita de aquella boca tan amada. Y uno trata de evocarlos una y otra vez, de que no desaparezcan, de que sean presente más presente que el que se vivió en el momento, mas sin embargo, como los posos del café, caen al fondo de lo que fuimos, se precipitan por los agujeros del corazón lleno de fantasmas y sombras, que brinda y se filtra en la barra de algún bar perdido en una ciudad desértica llena de los húmedos lugares que fuimos.
Contra la gravedad no se puede luchar. A veces, al despertar y verse frente al espejo de la identidad del cuarto de baño, pensando en aquél tan precioso que adornaba algunas acuarelas del viaje a Marruecos de Delacroix, uno remarca el paso del tiempo en la memoria física de sus ojos.

26 jun. 2006

Orgullo Valencia '06


Este sábado ha tenido lugar el desfile y la manifestación del orgullo gay en Valencia '06, que llevaba como tema central la reivindicación de la adopción y la consideración de la posibilidad de una familia para las parejas homosexuales.
Fue una fiesta impresionante estar allá, un ámbito político y personal que marcará un hito enorme en el camino de la vida.
Quería agradecer a las personas del colectivo Lambda de Valencia todo su trabajo y apoyo por esta causa, en especial a Karla, Mamen y Noe.
Per l'Igualtat!

22 jun. 2006

Yona Friedman: Utopías realizables




Sin duda la exposición de Yona Friedman, "Utopías realizables" en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla es algo que no deben perderse. Estará hasta septiembre 2006, y ha sido expuesta a su vez en Venecia y en Kitakyushu durante el 2005 y en París, Londres y Viena durante el 2006. Este arquitecto húngaro trabaja, desde la perspectiva de lo naïf, las formas posibles de imaginar la construcción de los espacios humanos que atiendan a las posibilidades del diálogo democrático entre las necesidades y los gustos de lo pluricultural. Así se convierte en uno de los arquitectos de lo contemporáneo, abriendo la mirada a las circunstancias globales del momento.
Una parte de la exposición, dedicada a las estructuras irregulares, apuesta por este tipo de tendencia, construyendo la teoría de esas construcciones a través del intergénero del cómic.
Ya fue publicado un libro bajo el mismo título, Utopies réalisables, recomendable expresamente junto a su L'architecture du survie, en el que propone formas de arquitectura de desarrollo ajustadas a las necesidades de los países subdesarrollados, de las cuales aquí les ofrezco una acuarela con mina de plomo que se encuentra en el MOMA de Nueva York: African proposals, junto a una de las muestras de la ciudad utópica.

21 jun. 2006

Nihon no hana


Fumi san, yübe watashi ha küki ni miri masu. Anata ni kakimashitatai, demo nihon-go wo uakarimasen.
Unchi!
Anata ga suki des ne!

20 jun. 2006

El Nilo a nado


Dentro de dos años más o menos me encaminaré hacia la excavación que va a organizar mi gran amigo Juan Carlos por algún lugar del desierto egipcio.
Me hace muchísima ilusión pensar en el primer momento en el que, tras haber sufrido mucho, un sol tremendo, escasez de agua, alimentos con arena, cavando y cavando, encuentre la primera pieza. Esa sensación debe ser inefable, quizás a partir de entonces pierda la palabra

19 jun. 2006

Murcia qué hermosa eres


En Murcia la gramática del español deviene un lugar fronterizo, en Murcia la fonética, el vocabulario, todo adquiere otro tono. Ya decíamos que en las fronteras las libertades son mayores, porque no exiten definiciones precisas. La literatura de viajes, fuera de los géneros del canon de la retórica, pudo hacer uso de esa libertad que le permitió desarrollarse de las múltiples formas imaginables: diario, novela, dibujo, esbozo, acuarela, óleo...
Se escuchan en la mañana los gritos alados que quiebran el cielo.
¿Cuál es la belleza femenina en Murcia? Lo sublime, diría yo.
En París las mujeres poseen el erotismo por excelencia, la máxima sensualidad.
En Murcia, sin embargo, se muestra más lo evidente, grandes traseros se pasean con minifaldas dejando ver partes con celulitis. Pero finalmente atrae, atrae porque, después del romanticismo, bebemos de la libertad para seducirnos por el abismo, porque uno sueña, como Woody Allen, con un pecho gigante que lo persigue, lo acosa, siendo aquello que le dio la vida, que se la sigue dando y se la quita con el deseo, y por lo que moriría.

16 jun. 2006

Globalizando


Las últimas palabras desde París en una red global, en la que poco importan las fronteras porque todo deviene democrático. Es como una metáfora del mundo. ¿Quién define las fronteras en las que existen tantas porosidades? Deberíamos repensar las nociones de países, por muchas barreras que pongamos hoy día, seguiremos saltándolas. ¡A la revolución!
Hablando de las fronteras del mundo, la despedida de esta ciudad ha sido la visita de nuevo a una exposición en el Pont des Arts, un lugar público, democrático, en la que Francis Gazeau expone fotografías superpuestas en las que las metáforas de la ausencia de límites fronterizos se hacen presentes en los oscuros agujeros de un corazón, metáfora del planeta que nos rodea.
Allí podrán encontrar miradas como la que acá les muestro.
Para más información sobre este gran fotógrafo, visiten su página web http://www.francisgazeau.com/

14 jun. 2006

Tokyo Blues



Mañana dejo mis interiores, como si uno se desgajase de sí mismo, de su cuerpo, cuando deja el lugar que habita. A fin de cuentas, ya lo decía Richard Sennett en Carne y piedra, el urbanismo hace a los individuos, como éstos a aquél.
Me parece un acto de exhibicionismo mostrarles aquí mi habitación, pero, a fin de cuentas, ¿qué es un blog interno sino un acto de exhibirse?
Si alguien tiene una habitación que ofrecerme en los próximos meses, con vistas en las que se puedan sentir las historias de los interiores de los demás, estaría muy agradecida. Si además quien me la ofrezca es una persona que habla, siente, vive, sueña, que puede mostrarme algo más que el estado de cyborg en el que vivo desde hace algunos años, pues estaría todavía más agradecida. ¿Cómo pagarles? ¡No me lo pongan demasiado fácil!
Hoy he leído uno de los relatos más intensos que jamás hayan pasado por mi mirada, lo ha escrito Karla, sobre la diosa, la mujer que oculta su mirada bajo el sombrero, aquélla que se repite en la civilización occidental, que ya era sirena en la Odisea de Homero. Hoy no puedo dejar de mirar a los ojos a esa dama, me pierda o no en el océano lleno de glaciares y naufragios.

13 jun. 2006

Ulises

La necesidad de estar tan sólo en los brazos de una persona, la utopía, el enmascarado sin nombre ni forma. A él, el homenaje de hoy. Te quiero.

12 jun. 2006

Entre seis muros de cal y arena


Desde hace un tiempo el sentimiento de que todo se pare, de que no tenga que coger el ferrocarril el viernes por la tarde cargada con la casa a cuestas.
No sé dónde voy a vivir estos meses, entre varias tierras, de viaje, navegando interiores. ¿Dónde encontraré una ventana habitual desde la que observar lo que ocurre en la calle?
Sin embargo, el inmenso deseo de abrazar de nuevo a los que allá dejé. ¿Dónde vivimos? Entre varios desiertos cuando sólo buscamos uno: el no-lugar.
Voilà mi nueva bicicleta.
Para los más freakys, la canción de Los Vegetales Mi novia es una zombie.
Para la presa encarcelada con las esposas, un beso apasionado de amor y deseo.

11 jun. 2006

La vuelta al mundo en 80 días



Hoy he montado por primera vez en globo. Ha sido una experiencia inolvidable ver París desde tan alto, tan bello con la brillante luz del sol de un domingo de junio. Ha sido impresionante sentir cómo uno está preso de la fuerza del viento, sin poder escapar a ella, una potencia que lo dirige en trazos informes, como uno de los besos de Kokoschka a Alma Mahler. Dejarse llevar y llevar por el azar que une los cuerpos, la materia, la energía, como cuando uno es arropado por los pechos maternos, sentir que la vida importa tan poco, que es tan poco relevante morir cuando se vive un instante de felicidad en el que se alcanza el paraíso... Todo ha cobrado sentido, las cosas que he venido estudiando en torno al romanticismo durante estos dos últimos años, desde que llegué a París. Ahora que me voy, ahora entiendo todo.
Siento una tristeza enorme porque voy a echar mucho de menos a Fumi san. Watashi ha anata ga suki des ne!! Aluko...

Jalila Baccar y Fadhel Jaïbi


Regreso de ver una de las obras de teatro más espectaculares que he vivido: Corps otages de Jalila Baccar y Fadhel Jaïbi. Recientemente ha sido estrenada en el reabierto teatro Odéon de París. Narra de una forma impactante la situación política y social en Túnez, una crítica a los radicalismos, una serie de escenas de rezo en las que la danza de los cuerpos, el recitar de fondo del Corán, la gestualidad febril llevan a una de las más intensas catársis, el uso de lo clásico reinterpretado, la presencia de las musas del siglo XXI, todo recorrido trasversalmente por la ironía.
Ha sido prohibida su representación en el país de origen, y ha sido en París donde este maravilloso director de escena, Fadhel, junto al trabajo impactante de Jalila en la creación de la historia, han podido estrenar la obra.
Lo que más me ha impactado, a pesar de toda la riqueza, es el trato del cuerpo. Habla de forma muy potente de la memoria del cuerpo. Los recuerdos pueden olvidarse, las cosas vividas, mientras no dejen una señal en el cuerpo. Esto tiene una relación tan cercana a uno de los problemas más comunes de la sociedad, y de nuestro país en concreto, la cuestión de la violencia de género, que me ha robado las palabras. Tan sólo me quedan éstas para recomendarles expresamente que busquen estos nombres por los teatros de las ciudades que visiten.

Para una pequeña biografía de Jalila Baccar miren http://www.theatre-contemporain.net/auteurs/bio-auteur.php?id=1301

Para una pequeña biografía de Fadhel Jaïbi miren
http://www.theatre-contemporain.net/cv/jaibi/default.asp#

10 jun. 2006

Skopje


Recibí la sorpresa esta mañana, alertas y sonidos silenciados del móvil, de que uno de los grandes amigos se ha ido a vivir a Skopje, en la República de Macedonia. Una ciudad entre unos imperios y otros, con una historia fragmentada, sí, en esos lugares de las fronteras en los que no está todo idéntico, unívoco y definido crecen los bosques más oscuros y bellos de la vida. Supongo que después de un año en París debe sentirse mucha diferencia.
¡Hoy brindamos por ti, Juan! ¡Próximo destino Skopje! Buscaré en detective los restos otomanos.

Au revoir, Paris


¿Cómo pensar después de París? Hoy decido comenzar este blog, dando la inauguración con una buena despedida en la ventana del baño que tantas veces me ha acompañado en los últimos meses, narrándome las historias de los relatos que confirman el universo de reciprocidades en que vivimos.
Quien haya estado acá sabe a qué me refiero, como quien haya vivido en residencias estrepitosas lejos de lo familiar: se descubre la incertidumbre, la torsión, la tensión, la identidad fragmentada, la flexibilidad de la forma, que en la vida existen las ruinas del recuerdo sobre las que crecen los nuevos brotes de las inquietas experiencias que se van viviendo, que se buscan.
Dos cosas echaré de menos en la próxima etapa española: el estar rodeada de extranjeros y el universo de la cultura elitista, abordada con buenos carnets de estudiante, que engancha en esta ciudad.
Volveré de nuevo a la Mahou fresca en las tardes, a las conversaciones a la luz rembrandtina del Zalacaín, del Heartbreaker, volveré a escuchar películas en castellano en el cine de verano.
La cartografía de las pasiones es contradictoria. Ahora comprendo la sed de Ulises. Me preguntaban qué es lo que deseo en la vida: de momento montarme en mi nueva bicicleta plegable, volver a las reuniones de los ecologistas en Murcia, hacer un cartel por la campaña a favor del carril bici, y llevar colgado el amuleto japonés que Fumi me trajo de Osaka, para que proteja la sed del viajero.
Por cierto, hace escasos días he descubierto uno de los mayores monumentos que creó la humanidad. Aquí les muestro.