17 nov. 2007

Lisa Meitner


Un día como hoy en 1878 nació Lisa Meitner, una de las grandes físicas del siglo XX, que contribuyó al descubrimiento y desarrollo de la fisión nuclear.
Lisa Meitner fue una mujer que, desde su infancia, luchó por acceder a una escolarización que estaba vedada a las mujeres en la Austria de la época. Con la lucha logró realizar sus estudios de secundaria, encontrándose con el progreso de que cuando fue a entrar en la Universidad ya había salido una ley que permitía a las mujeres realizar allí sus estudios.
En 1905 comenzó a estudiar la radioactividad como parte del programa de su investigación doctoral, obteniendo el grado de doctora en 1906.
En esa época decidió emigrar a Alemania para colaborar mano a mano con el químico alemán Otto Hahn, quien trabajaba e investigaba sobre la radioactividad.
Largos años pasaron, en los que Lisa Meitner llegó a ser la primera profesora de física de toda Alemania, en 1926, en los que seguía investigando junto a Hahn sobre los elementos radioactivos, llegando a descubrir 9 antes desconocidos, y en los que fue nominada en sucesivas ocasiones para la obtención del premio nóbel por sus investigaciones.
En esos años de su colaboración con Hahn, desarrollaron el descubrimiento de la fisión nuclear. La fisión nuclear fue descubierta por Lisa Meitner y desarrollada en sus diferentes consecuencias por Hahn y ella misma. El hecho de saber hoy día que el mérito del descubrimiento pertenece a Lisa Meitner es algo que nos ha llegado como información a posteriori, porque fue a Otto Hahn al que dieron el premio Nóbel en 1944, justo inmediatamente antes de la Segunda Guerra Mundial, sin que éste en ningún momento reconociese el valor de la colaboración igualitaria de Lisa Meitner en la investigación. De todos modos se piensa, no sin ausencia de ideología, que ella no reclamó el reconocimiento de su trabajo por las consecuencias que tuvo la fisión nuclear después de la Guerra a través de los usos militares.
Quería hacerle hoy este homenaje porque su descubrimiento, aparte de los desgraciados malos usos que ha tenido y está teniendo en cuestiones de política internacional, ha supuesto un gran avance en la medicina a través de radiodiagnósticos que usamos comúnmente o de aplicaciones, como la radioterapia, para la lucha y cura contra una de las enfermedades más dolorosas para los seres humanos, el cáncer.

15 nov. 2007

Margaret Mead


Un día como hoy, en 1978, murió Margaret Mead, una mujer que ha venido siendo considerada uno de los pilares de la antropología cultural. Margaret Mead, después de pasar largos años investigando con diferentes tribus de Papúa Nueva Guinea y de Samoa, llegó a la conclusión de que la cuestión de los diversos comportamientos de los seres humanos, incluso de los temperamentos, no viene determinada por un factor biológico, sino que tiene que ver más bien con un factor cultural. Así, en uno de sus libros más relevantes, publicado en 1928, Adolescencia, sexo y cultura en Samoa, Margaret trabaja con la tesis, ante la observación de que el comportamiento adolescente en Samoa se distanciaba bastante del comportamiento nervioso, maleducado y rebelde que manifestaban los adolescentes en los Estados Unidos, su país natal, de que este tipo de comportamiento tiene más que ver con una cuestión cultural educativa que con una cuestión puramente hormonal. Dependiendo de cómo se conciba la etapa de la adolescencia, así se concibe en una cultura cuál debe ser su comportamiento.
Siguiendo esta misma tesis del determinismo cultural, Margaret Mead publicó en 1935 su segundo gran libro, Sexo y temperamento en tres sociedades primitivas, abriendo paso a una revolución interpretativa sobre la teoría que tendía a explicar que en base a los diferentes temperamentos de los hombres y las mujeres, condicionados por un factor biológico, se construían las diferentes formas de organización social, que en su país natal, Estados Unidos, se basaban en un arraigado machismo. Así, para la cuestión del machismo ya no podía existir un condicionamiento biológico, ya no era posible explicar los roles en base a una fisiología determinante, porque existían otras culturas, las de algunas tribus de Papúa Nueva Guinea, en las que la mujer ejercía roles que, según la arcaica teoría machista del determinismo biológico, no podrían ser explicados. Así, y no sin infinitas controversias que llegan hasta hoy día, Margaret Mead se convirtió en una de las voces más importantes en la lucha contra la desigualdad de géneros. Por ello hoy le hacemos aquí este homenaje.

11 nov. 2007

La vida

¡Qué bello es en la vida tener cosas que nos aferren a ella!, que nos den un ámbito de realidad, de existencia más allá de los cambios. Buscamos inestabilidad y estabilidad. ¡Qué bello es tener ambas cosas a un tiempo! La vida adquiere su tono de verdad convirtiéndose en lo que compone y seduce al ser humano.
Seduzcámonos con vidas y actuaciones humanas.

9 nov. 2007

Francisco Jarauta


Un día como hoy, en 1941, nació uno de los grandes filósofos y pensadores de hoy día, Francisco Jarauta. Gran orador, y apasionado de la filosofía y la escritura del fragmento, Francisco Jarauta se ha formado en su bildung en diversos países extranjeros, habiendo realizado tres tesis doctorales: historia del arte, filosofía y antropología.
Francisco Jarauta cabalga entre las diversas disciplinas, configurándose así como el verdadero filósofo: aquél que es capaz de reflexionar con su mirada dando un punto de vista que abarque las diferentes épocas y materias. Su trabajo se ha centrado así en múltiples ámbitos. Gran conocedor de la arquitectura y del arte, apasionado de la literatura utópica y de viajes, Francisco Jarauta ha sabido llevar sus inquietudes intelectuales a los ámbitos de la ética y la política, que son los que en la vida nos definen como ciudadanos. Así, dando un horizonte tan real como verdadero a su discurso, Francisco Jarauta, además de ser filósofo en la Universidad, y de serlo caminando cada día por el viaje de la vida, colabora con diferentes plataformas políticas, entre ellas el Foro Ciudadano de la Región de Murcia.
Francisco Jarauta tiene algunos deliciosos libros publicados, como La filosofía y su otro. Sin embargo, si quieren conocer a este gran filósofo, conózcanlo a través del fragmento. Múltiples y diversos artículos e introducciones componen su obra, ediciones o comisariados de exposiciones, todo girando en torno a la reivindicación de una multidisciplinaridad para la reflexión filosófica.

6 nov. 2007

Intimismo

Hay épocas en la vida tan intimistas, quizás en ellas podría escucharse cualquiera de las piezas de Eric Satie. Qué pensamos los seres humanos en esos tiempos, quizás cosas que pertenecen a ese mundo literario que paralelamente construimos para que la vida sea un camino más fácil. A veces se nos sorprende mirando hacia el vacío, hacia la nada, como una de las mujeres de Vermeer, y quizás pasen así las horas, gélidamente petrificados vistos desde el exterior físico, aunque quizás llenos de pensamientos y actitudes en el interior. Sí, a veces, en esas épocas tan intimistas parecemos no existir, aunque sigamos existiendo.

5 nov. 2007

Viena


Existe un antes y un después de Viena. Un antes que se componía de las experiencias ya vividas en la vida, tan diversas como la sociedad y la realidad misma. Sin embargo, como ocurre cuando se viaja, se ve y se expone uno a la alteridad en todas sus consecuencias, Viena marca uno de los lugares importantes de una vida. Sí, una ciudad que quizás pasa desapercibida entre las rutas turísticas masificadas, una ciudad que, si se visita, se hace en uno de esos paquetes prefabricados unida a Praga y Budapest. Sin embargo, ella en sí, de por sí y para sí necesita un tiempo de inmersión en el que sólo podamos ver y sentir sus calles, su arte, su arquitectura, su libertad.
Recordamos su historia, recordamos la historia de su cultura, recordamos aquel Mozart que vivió cercano a la plaza del Stefandom, recordamos su Beethoven, su Gustav Mahler, y comenzamos a sentir la música que adorna cada paseo en esa libertad tan peculiar que caracteriza la ciudad. Y caminamos entre un urbanismo resolutivo que nada tiene que envidiar al París de Haussmann. Aquella Ringstrasse que marca el camino de la antigua muralla medieval. Y pensar que en esos caminares, entre unos lugares y otros se acunó la cultura del fin-de-siècle. Para un amante del arte, poder observar con detalle en el Kunsthistoriches Museum La Torre de Babel de Bruegel el Viejo, Los Tres Filósofos y la Laura del Giorgione, es un punto en la formación que ya no nos deja comprender el arte como lo comprendíamos antes. Todo cambia de color cuando se observan los Schile del Leopold Museum, los Kokoschka, o los maravillosos Klimt que adornan tan revolucionariamente el Palacio del Belvedere. Sí, como cuando uno ve el edificio crítica al clasicismo de Adolf Loos en la MichaelerPlatz justo de frente del palacio imperial. "A cada época su arte, y a cada arte su libertad", expresa la fachada principal del edificio de la Secesión de Olbrich cercano a la Karlsplatz. Justo de frente de una de las iglesias barrocas más bellas, y mirando de cerca los pabellones para el metro de Otto Wagner. Sí, así es, a cada época su arte, a cada época su forma de expresión propia, miradas siempre desde la libertad.
Así es Viena, tan libre dentro de los modelos, tan modelada desde la libertad.