28 ago. 2010

Fragmentos digeridos I


Julia Soriano Nieto

Como del confín nace una hoguera. Aquellos pájaros azules temblorosos. Te ofrecieron el cactus que te dio la sed de la vida. Perdiste la juventud combustible cuando llegaste al sinfín. En ese momento supiste que eras tú. Ya no tenías zapatos, pero eras tú. A veces te dolían las piernas y cogiste miedo a las atracciones de altura, pero eras tú. No eras péndulo ni balanza ni fugacidad efímera. Eras tú, esa viejita adorable con sus pequeñas arrugas. La que juega a ser niña guardando en silencio en el caparazón de su vida los pasos de todos sus caminos.

27 ago. 2010

Cesare Pavese


Hoy precisamente hace 60 años que murió Cesare Pavese. Grandes horas de su literatura que marcaron un hito en la biografía y en la poética de tantas personas. Entre ellas, una servidora.
Aquí les dejo dos pequeños suspiros de su boca.

Poetica



Il ragazzo s'è accorto che l'albero vive.
Se le tenere foglie si schiudono a forza
una luce, rompendo spietate, la dura corteccia
deve troppo soffrire. Pure vive in silenzio.
Tutto il mondo è coperto di piante che soffrono
nella luce, e non s'ode nemmeno un sospiro.
E' una tenera luce. Il ragazzo non sa
donde venga, è già sera; ma ogni tronco rileva
sopra un magico fondo. Dopo un attimo è buio.

Il ragazzo - qualcuno rimane ragazzo
troppo tempo - che aveva paura dei buio,
va per strada e non bada alle case imbrunite
nel crepuscolo. Piega la testa in ascolto
di un ricordo remoto. Nelle strade deserte
come piazze, s'accumula un grave silenzio.
Il passante potrebbe esser solo in un bosco,
dove gli alberi fossero enormi. La luce
con un brivido corre i lampioni. Le case
abbagliate traspaiono nel vapore azzurrino,
e il ragazzo alza gli occhi. Quel silenzio remoto
che stringeva il respiro al passante, è fiorito
nella luce improvvisa. Sono gli alberi antichi
del ragazzo. E la luce è l'incanto d'allora.

E comincia, nel diafano cerchio, qualcuno
a passare in silenzio. Per la strada nessuno
mai rivela la pena che gli morde la vita.
Vanno svelti, ciascuno come assorto nel passo,
e grandi ombre barcollano. Hanno visi solcati
e le occhiaie dolenti, ma nessuno si lagna.
Tutta quanta la notte, nella luce azzurrina,
vanno come in un bosco, tra le case infinite.


Sogno



Ride ancora il tuo corpo all'acuta carezza
della mano o dell'aria, e ritrova nell'aria
qualche volta altri corpi? Ne ritornano tanti
da un tremore dei sangue, da un nulla. Anche il corpo
che si stese al tuo fianco, ti ricerca in quel nulla.

Era un gioco leggero pensare che un giorno
la carezza dell'aria sarebbe riemersa
improvviso ricordo nel nulla. Il tuo corpo
si sarebbe svegliato un mattino, amoroso
del suo stesso tepore, sotto l'alba deserta.
Un acuto ricordo ti avrebbe percorsa
e un acuto sorriso. Quell'alba non torna?

Si sarebbe premuta al tuo corpo nell'aria
quella fresca carezza, nell'intimo sangue,
e tu avresti saputo che il tiepido istante
rispondeva nell'alba a un tremore diverso,
un tremore dal nulla. L'avresti saputo
come un giorno lontano sapevi che un corpo
era steso al tuo fianco.
Dormivi leggera
sotto un'aria ridente di labili corpi,
amorosa di un nulla. E l'acuto sorriso
ti percorse sbarrandoti gli occhi stupiti.
Non è piú ritornata, dal nulla, quell'alba?

26 ago. 2010

Fragmentos fronterizos L (The End)


Orientalismo revisitado

El regreso en breve se hace hecho. Largas horas de pensamiento en la tierra del sol para regresar a los temas orientalistas. Estudiamos el orientalismo europeo como algo que acecha un pasado. Sin embargo, sus raíces siguen presentes en la actualidad. Miramos todo lo que no sea Europa -menos EEUU- desde la perspectiva subyacente del exotismo. Lo vemos como el lugar donde nos esperan otros puntos de vista, otras formas de vida, que siempre acaban en nuestra conciencia por caer del lado del sistema de poder que nos hace pensar en el regreso al origen. El otro en nuestro corazón cultural es a fin de cuentas el que posee formas de vida incómodas que osamos llamar "subdesarrolladas". El otro es al que hay que ayudar para salir adelante. Una vez más un nosotros en el centro. Nos apoderamos del sistema filosófico de la Grecia como el origen de la cultura. Nos apoderamos de la Roma antigua como origen del arte. De la ciencia y la tecnología como algo que hacemos avanzar nosotros. Observamos la lingüística sólo desde la perspectiva de las lenguas con flexión verbal. Pensamos que el sistema político social atañe tan sólo a nuestra forma organizativa.
¡Qué gran equívoco educativo! ¡Qué gran equívoco educativo!
Disculpen la intensidad radical de estas palabras. Nacen desde la profunda tristeza de ser consciente de haber vivido una vida siguiendo tales parámetros. Y de la pequeña esperanza de tratar de instalarse en la frontera socrática de la sospecha.
¿Se puede volver a nacer de nuevo?

25 ago. 2010

Fragmentos fronterizos XLIX

Cascada Kegon (華厳滝). Nikko
Foto: Nieves Soriano Nieto

Samurai salvaje
Desde la "luz del sol". Nikko (日光)

Paraíso de naturaleza. Vives más que el efímero verso. Gotas de agua de fuerza terrestre. Dejad sorda esta piel ya salvaje. Vuelco de azar. Incertidumbre bien amada de alijos imberbes. Autoritarios avatares se desvanecen con su protocolo. Mirad la libertad de un espíritu de danzas tribales. Es aquél que brotó vida expirando.

21 ago. 2010

Fragmentos fronterizos XLVIII



Japón


Afortunada tierra del sol que no supiste de la forma cultural "tragedia". No profesas llantos, ni quejas, ni alaridos en vano. Tu mano aferra una katana. Tu vida es lucha social. Eres digna guerrera.
Me marcharé con la sed que me llevó años encontrarte. Katana frente a katana. Dormiré la raíz del abismo en tu seno.
Mi camino ya no es otro más que el de saberte y amarte.

19 ago. 2010

Soñando a cántaros

Fragmentos fronterizos XLVII

Jardín del templo Sanzen in (Ohara)
Foto: Nieves Soriano Nieto



道 II
Lección IV para una samurai

Si algo deseas. Si algo comienzas. Si te llamó la curiosidad a navegar un océano. Llega al punto álgido de la mejor manera que sepas hacerlo. Desde ahí se vislumbra el camino de nuevos paisajes. La lucha consuetudinaria es alimentarlos. Primero con amor y segundo con el conocimiento adquirido. Así quizás puede llegar a conservarse su belleza.
Sólo en el caso en que no florezcan habiéndoles puesto todo tu esfuerzo, corta las raíces y asume la derrota.
La asunción de la derrota no es preventiva. La prevención es miedo. La asunción de la misma puede llegar sólo cuando se ha tratado de navegar el océano de la curiosidad con el corazón en la mano. El samurai no se retira antes de haber puesto toda su vida en el camino del viaje que ha elegido.

18 ago. 2010

Fragmentos fronterizos XLVI


Tokyo 2nd round

Ciudad que observa la noche con la luz de sus propios ojos. Largos caminos de asfalto. Altas manos las del cielo de su boca. Veloces avatares para un cuerpo lento. Tal es el temor que nos hace amarla. Golpes de placas tectónicas en la geografía sentimental. No se encuentra otra palabra para el canon de sus besos: すごい. ¿Sublime? Seguimos la arritmia de la imposibilidad de la traducción radical.

17 ago. 2010

Ma il cielo è sempre più blu



Qué gran canción...

Fragmentos fronterizos XLV


¿Clientela o clientelismo?

En la tierra del sol contemporánea se vive la filosofía del cliente (お客様). La vida es recorrido de pequeños pasos de clientela. Quien consume es tratado de una forma que ronda la perfección, en tanto que brinda la vida al que ofrece el producto. Así, recíprocamente, los que nos dan la vida con el producto que ofrecemos a la sociedad deben ser tratados también de la mejor forma que se pueda alcanzar a crear. Cuando uno consume no tiene que preocuparse de nada, en tanto que todo está pensado para las necesidades. Abrir un tarro de mermelada en la tierra del sol no es una azaña en la que se tengan que buscar las formas para hacer entrar aire en el vacío. Visitar un baño público tampoco implica desarrollar habilidades avanzadas de equilibrismo y contorsionismo, porque uno puede llegar a defecar en un amplio y limpio espacio escuchando la Novena Sinfonía de Beethoven. El diseño es avanzado. Una gran utopía de comfort. Tan avanzado que nuestro instinto de simios buscadores de formas de supervivencia queda atrofiado.
Entonces podemos llegar a preguntarnos cuál sea la contrapartida de tales hechos. Con todo resuelto ¿nos podemos llegar a hacer minusválidos para la supervivencia? Con todo resuelto ¿podemos llegar a rondar la filosofía del pensamiento único? ¿Necesitamos padres hasta el momento de la muerte, queremos ser eternos adolescentes o podemos optar por vivir de forma autónoma?

16 ago. 2010

Fragmentos fronterizos XLIV


El Monstruo de la Tristeza
Imágenes sin contexto
en la red virtual

Imágenes que tejen un mundo de abismos. Instantes hibridan la nada. Miedo. Destino de píxeles pasto de redes sociales. Hablan mudos de lo acontecido. Poned aquel silencio en un pasado de ausencias. Borrad el futurible de certeza bífida. Dejadnos luchar por la libertad de elegir no mirar hacia aquello que nos haga ser vertidos de tristeza.

Fragmentos fronterizos XLIII

Templo Sanzen In. Ohara
Foto: Nieves Soriano Nieto

La frontera habitacional entre humano y naturaleza
Lección III para una samurai

El oeste de la tierra del sol. Un lugar más de este planeta poblado por humanos. Templos, casas, escuelas, hospitales, todo aquello que necesita la complejidad. El urbanismo se rige por teorías que en el fondo traslucen una filosofía. Ésta no es más que un modo de estar en el mundo y de afrontar la vida.
La teoría arquitectónica del Japón tradicional se basa en la ausencia de diferenciación entre el ser humano y la naturaleza. Cultura vs. Naturaleza no es ecuación para tierras húmedas. La construcción humana se hace hueco dentro de una naturaleza dada.
Si partimos de la base teórica de que el ser humano debe modificar y domeñar la naturaleza para poder sobrevivir, el espacio habitacional se torna afán por hacer de ella forma geométrica humana. Tal es, por ejemplo, la teoría del jardín francés -Versailles-. Sin embargo, allí donde anochece más tarde en la tierra del sol, los edificios son como árboles. Se integran dentro de la vegetación, porque son una forma sedentaria más dentro de las existentes en la propia naturaleza. Caminar entre cipreses puede sea el único paseo posible para quien desea encontrar el espacio fronterizo de la teoría habitacional humana. Y, también entre cipreses, vimos caer ante los ojos siglos de filosofía "occidental". ¡Adiós Renacimiento! ¡Adiós Ilustración! ¡Au revoir! ¡Arrivederci!

12 ago. 2010

Fragmentos fronterizos XLII


De la exclusión lingüística

Lección II para una samurai


Un paso hacia la libertad de espíritu consiste en romper la gramática cerebral. La utilidad comunicativa del lenguaje crea, por su propia naturaleza, criterios de exclusión. Comunicamos con una gramática que encaja las conexiones neuronales en el habla. Eso nos permite abrirnos al otro –animal social-. Sin embargo, la apertura al otro es relativa. Nos abrimos a los que comparten el mismo lenguaje, y, como mucho, la misma gramática. La trampa de las estructuras lingüísticas es que nos alejan del resto de seres humanos que encajaron su forma de manera diferente.

De ahí nace el juicio anterior al juicio –prejuicio-. La exclusión social no se basa más que en el hecho de la pereza de un colectivo a la hora de trabajar por hacer flexible la gramática cerebral.

Cuanto más diferente sea la lengua que se estudie, mayor es el terremoto producido a estructuras que con la edad devienen piedra ósea. Una vez que nos convertimos en piedra, nuestra condición de seres vivos pasa a la de seres inertes, aunque continúe nuestro latido y respiración.

Por ello, si me preguntan qué lengua podría ponerse como obligatoria en la formación de los adolescentes, me atrevería a decir ruso, chino, árabe, hebreo, japonés o cualquier lengua que ya desde la base de la escritura sea radicalmente diferente a la que nos viene dada de origen.

10 ago. 2010

Fragmentos fronterizos XLI


Viejitos en Japón
Lección I para una samurai


Largo camino recorrido a paso lento. Allá, muy lejos, una bella rosa. La mano alcanzanzaría a tocarla. En el condicional se halla el origen del deseo. Su fuente verbal es la posibilidad. Su origen filosófico la incertidumbre.
Sin embargo, el gesto mismo de la mano que se acerca puede precipitar su final. El deseo humano tiende a tornarse depredador. Pretende ser construido sobre la lógica de la eliminación de la tensión que es esencial al mismo deseo. Poseer para no deber vivir más el camino de la sed. Tocarla sería, entonces, escribir un tratado sobre la digestión. La antinomia kantiana de la eternidad pretende vencer la caducidad. "Eternidad". ¡Qué bella palabra para el homo sapiens! La rosa es efímera ante el acto de posesión. Tan sólo aquellos que aprenden a vivir tocándola en la lógica de la incertidumbre -deseo- pueden alcanzar el final de su vida acompañados de su luz en el corazón.

9 ago. 2010

Fragmentos fronterizos XL


La catarsis ramen (ラーメン)

El ramen (ラーメン) en la tierra del sol es uno de los fundamentos básicos de la alimentación. Para los equívocos ojos de una servidora se trata de un cocido con fideos largos. Y ahí es donde comienza el error. En un cocido o en una sopa el caldo tiene una entidad propia, y, por ello, también hay que tomarlo. Sin embargo, el caldo del ramen sólo sirve para dar sabor a los fideos. Su entidad propia se reduce a mera funcionalidad. La centralidad del plato no es el caldo mismo, sino que el punto de mira gira en torno a los fideos.
Los caldos se elaboran de diferentes maneras. El más común es el de Soja, en el que se mezcla caldo de pollo con salsa de soja. Sin embargo, desde mi punto de vista, el más interesante es el Tonkotsu, elaborado con huesos de cerdo. Y digo el más interesante porque es el que proporciona el perfume de la identidad "Ramen". Cuando se entra a un restaurante de Ramen, todo está preparado para que el cliente no sólo coma, sino que disfrute de tal identidad. Las mesas individuales se establecen alrededor de la cocina de tal forma que se pueda observar cómo se prepara el plato. El perfume que invade el restaurante, de los huesos de cerdo machacados para hacer el caldo, nos lleva inmediatamente a saber dos cosas. Primero, que ahí estamos, dispuestos a comer ramen. Y, después, en tanto que el perfume ha impregnado nuestras ropas, nos va haciendo recordar a lo largo del día que ahí estuvimos, comiendo ramen.
Por otro lado, es una de las comidas en las que está permitido sorber, cosa que realmente es un placer, porque podemos mostrar ante el público nuestra felicidad por el plato que todos en ese instante compartimos. Se produce en ese momento un baile musical entre los comensales. A pesar de que cada uno mira hacia su cuenco con breves incursiones en la mirada hacia la cocina, se sigue escuchando el sonido del fideo que entra en la boca, y que cada vez produce una distinta melodía. Una especie de efímera catarsis colectiva.

8 ago. 2010

Disculpa al lector

Foto: Nieves Soriano Nieto
Kamakura (Japón)

Por una serie de comentarios recibidos desde el anonimato con un carácter de ataque contra mi persona fiscal, me he visto obligada a optar por la moderación de comentarios. Esto quiere decir que el lector no podrá hacer comentarios que serán directamente visibles, sino que primero llegarán a mis ojos.
Una opción que a priori no me resulta agradable en la interactuación con el lector, porque se impide la total libertad de actuación del mismo en este espacio.
Ello no quiere decir que la lógica no sea la misma, ni que ustedes no puedan hacer aportaciones críticas cons- o deconstructivas. Tampoco implica que no se puedan establecer diálogos. Silenciaré tan sólo mi palabra a todo aquello que implique insultos, aberraciones o cualquier tipo de cuestión que tenga que ver con tratos desigualitarios al conjunto de la especie humana. Básicamente por dos razones: en primer lugar porque violan el principio fundamental de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y en segundo lugar porque son actos delictivos.
Espero puedan llegar a disculparme.
Abrazos fraternos y cariñosos, salud y revolución.

Fragmentos fronterizos XXXIX


Vencida por los Otaku

Empatía. Calurosos caminos sobre patas de cervatillo. Imponderable río de personas que son sabios en la Forma. La única posibilidad de supervivencia sea refugiar el corazón en un muro impermeable. Pero vivimos cual lagartija desarmada. De sangre fría, se respira el calor de los otros para ser un yo. La locura, los gritos, las chirriantes melodías. Todo invita al consumo en Harajuku. Vértigo. En apenas unos segundos se consumió la llama que invita a la pasión.

6 ago. 2010

Fragmentos fronterizos XXXVIII


La frontera de los distintos lenguajes
El lenguaje del arte está más próximo a los sentimientos. Entre el corazón y la producción artística debe existir una mínima expresión de un concepto. Los sentimientos son meramente irracionales, mientras que el concepto es puramente racional. Desde el instante en que se dirigen los sentimientos hacia la Razón se abre paso a la existencia de lo inefable. Ningún concepto logra abrazar de forma completa lo que implica la irracionalidad. Así es como nace el silencio.
Entre el lenguaje del arte y el lenguaje de la palabra existe tal abismo. El sujeto que expresa con la palabra habita en el origen de la carencia. Su vida se torna río de sedes. A veces hospitalarias. En ocasiones inhóspitas.
Sin embargo, entre el lenguaje del arte y el lenguaje de la palabra existe un estado intermedio: el lenguaje en ideogramas. Escribir en imágenes trata de llevar el lenguaje del arte a la comunicación consuetudinaria. El origen del ideograma es un dibujo simplificado de una realidad captada por los sentidos. En lo que concierne a los sentimientos, en tanto la filosofía de tales culturas se basa en la unidad de la naturaleza, todos forman parte de una comparación con una realidad sensitiva. El amor se torna madre abrazando a un hijo 好. La tristeza dos objetos punzantes sobre el corazón 悲. O el aprendizaje la adquisición de alas blancas 習.
Quizás en el momento en que se consigue dominar tales lenguajes el ser humano puede vivir un poco más próximo a los sentimientos en su comunicación consuetudinaria. Quizás no. Todo es cuestión de alcanzar tal estadio para comprobarlo.

4 ago. 2010

Fragmentos fronterizos XXXVII

Lago Hakone (Japón)
Foto: Nieves Soriano Nieto

La frontera lingüística


Puede ser el lugar del verso. Allí donde no se siente. El momento en que la soledad mantiene las quebradas formas de lo amado. Sin palabras, sin gestos, el vacío donde nada se comprende. El instante se torna mínimo. Vida minúscula que se alza temblorosa entre dos palillos. Un día llega el día. Se vierte el corazón en una sopa de Mizo. Y, misteriosamente, antes de ahogarse uno comienza a nadar.

Fragmentos fronterizos XXXVI


Ante el Monte Fuji (富士山)

De nuevo el silencio. Fundido en negro. Negro que escupe todos los colores. Negro impertérrito de islas. Transpiramos nubes para encontrarnos la muerte. Somos pequeña naturaleza engreída. Quisiera ser fin en tu falda de sexo. Llévame hacia la nada mientras te honro pescando una carpa en el lago Hakone.

1 ago. 2010

Fragmentos fronterizos XXXV


Incienso de flores de fuego (線香花火)
(Fuegos artificiales
)

Noche calurosa. La tierra del sol deviene fuego. El silencio de las casas vive dentro. La calle es el estrecho lugar donde brotan las almas. Pequeñas flores arden con la naturaleza. Toman vida tan presto como la pierden. En apenas unos instantes colman de belleza. Terrestres estrellas fugaces. Copos ardientes de nieve. Habitamos la melancolía en ausencia. Lo efímero (Hakanai. はかない) en la tierra del sol es la catarsis en Aristóteles. Del rizo de un samurai brotaba una lágrima.

Kazuo HARADA (原田和男). "ΚΗΠΟΣ ΗΧΟΣ"



¿Qué es Japón hoy día? Una difícil pregunta con una sencilla respuesta a través del lenguaje del arte. El trabajo ΚΗΠΟΣ ΗΧΟΣ de Kazuo HARADA (原田和男), exhibido en el museo de Yokosuka (横須賀) hasta el 29 de septiembre, une escultura y sonido en un mismo objeto. La escultura es siempre puramente tecnológica. Sin embargo, con mecanismos tan complejos de engranajes, imanes, motores, etc. se consigue un sonido mínimo que imita la naturaleza. Los sonidos de los insectos que habitan el bosque en el templo sintoísta Hachimangu de Kamakura son vertidos por tales esculturas.
Japón es tecnología y naturaleza, complejidad para llegar a la simplificación más absoluta, largas horas de pensamiento para alcanzar el diseño mínimo, un camino prolongado para llegar a la armonía.
Lo más bello del trabajo de Kazuo HARADA (原田和男) es que en la producción de tales sonidos puede participar el visitante. Sentado en el suelo ante tales objetos va componiendo la música rítmica de su interacción con la naturaleza. Un estado en el que el pensamiento deviene meditación de instantes.