30 jun. 2011

Órale con la identidad


Esta imagen estaba en unas Tortitas integrales elaboradas en México y compradas en España. Da para reflexionar el muñequito. Pero dejo a ustedes la reflexión crítica antropológica. ¡Ándele!

29 jun. 2011

Fragmentos luminosos LVI

 

Mesudaelchirri 1 g.

La regla cognitivo-sentimental de las personas es su bondad, humanidad y capacidad de lucha en la vida. No el nombre y apellidos que lleven, o los méritos sociales que se les reconozcan. Sobre eso, aplíquesen una dosis de "Mesudaelchirri 1 g".

27 jun. 2011

Fragmentos luminosos LV


Libre que no libra
Libre que no se libra

Hacerse libre de espíritu. Abrirse a la experiencia. Dejarse llevar por las aguas de la intuición. Dar todo como piélago pirata. Sin miedo. Terrible tetera muda. No importa el tiempo. No importa la finitud cuando de sobra se sabe que las cosas acaban. Vivirlas ahora y hacerlas gomaespuma vivaz de experiencia en la memoria.

La Bamba


Para los que hoy necesiten suerte, un suspiro de ánimo.

24 jun. 2011

A Julia S. N.



Hoy es el cumpleaños de mi hermana Julia. Nunca podría decir con palabras todo lo que siento por ella, porque los sentimientos son inenarrables, e incluso inefables.
Pero ahí vamos. Cuando yo tenía 16 meses, Julia vino al mundo. Una niña, como yo, casi de mi misma altura, que pretendía vivir en mi territorio y quitarme atención de los padres.
Así pues, en múltiples ocasiones intenté que eso no sucediera, pero sucedió en el corazón sin que fuese algo impuesto. Ahí estaba. Y aunque a veces le pegaba algún que otro arañazo, la sobornaba haciendo uso de mi mayor madurez mental -a esas edades se nota mucho- y la lanzaba con el tacataca por toda la casa, ahí estaba. La quería. Es más, acabé dándome cuenta de que la quería con locura. Tanto que, desde la mentalidad de niña, acabé renunciando a la mitad de mi protagonismo para dárselo a ella. Eso era como darle la mitad de mi vida.
Y así ha sido desde entonces. A ella he dado la mitad de mi vida y mis preocupaciones. Porque gracias a ella aprendí de las responsabilidades. Y nos hicimos adolescentes. Y totalmente contrarias en personalidades. Casi como complementarias. Lo que a ella le sobra a mí me falta, y viceversa. Cuando ella venía, yo iba, y viceversa.
Así hasta el día de hoy, en el que, además, en breve va a ser mamá. 
He amado a una persona en mi vida, y mucho. Sin embargo, creo que el amor que puedo profesar por Julia, y ahora también por Minerva, va mucho más allá de lo posible dentro de las relaciones sentimentales al uso. 
Gracias por haber nacido. Eres el mayor regalo que me pudo hacer la vida.

Fragmentos luminosos LIV


Verano

Desprogramarse. Despojarse. Deshacerse. Desvestirse. Descargar. Descartar. Descontar. Deslavazar. Deslindar. Destechar. Pero, sobre todo, desencadenar. 
Así es como llega el verano al corazón.

23 jun. 2011

Fragmentos luminosos LIII


Welcome estiu

Ahora deberían estar saltando hogueras. Rogando al sol porque aplace sus días de longevidad. Pero nada es posible cuando se desafía al tiempo. Como pasa, y son ciclos de nube y claro los que circundan la vida. Y ahí estamos. Solos, como nacimos y moriremos. Porque somos existencias satélites que se cruzan, aparecen y desaparecen en el devenir cíclico. Y ahí estamos. Retomando las viejas costumbres de silencio y soledad. Ahora deberían estar saltando hogueras. No sin antes preocuparse de ser uno mismo o de recuperarse a sí mismo. Porque hay momentos íntimos que es imposible sean compartidos.

Joaquín Pérez Azaústre


Joaquín Pérez Azaústre, recientemente conocido poeta, abre el mundo a las fascinaciones reflexivas. Quizás porque, como abrazaba la filósofa María Zambrano, siempre van unidas la filosofía y la poesía, el pensamiento y el sentimiento. Aquí les dejo un gran poema. "Sacúdanse los muertos de su vida" y déjense "viajar hasta las tierras perdidas del gran río". Sin saberlo y programarlo, allí llegan a encontrarse. 

ENTIERRO

Sacúdete los muertos de tu vida.

Enterraste un buen día a tu gran muerto.
Brindásteis antes con las copas de oro
por las antiguas fotos de aquel aroma azul.

Después dijiste adiós,
eres sin duda.

Descubres sin quererlo ese perfume.
Su cabello de espuma
vuelve ciega a la noche y la despide.
Las cascadas de miel de abejas reinas
confluyen en la cima de tu vientre:
son los muertos reptantes que te acechan,
que puedes encontrarte en cada esquina.
Sus ojos son los ojos de otras noches,
te miran como al hombre al que vencieron,
querrán de nuevo recobrar tu llama,
de nuevo ese collar tan delicado.

Los muertos no se esconden tras el sol.
Te siguen como un viento en las aceras,
aparecen y rondan tu camino
de bronce como un tren que se adormece.

Sólo quieres jugar con el paisaje
como pechos desnudos que se escapan.

Por eso, amigo mío, no sucumbas.
Sacúdete los muertos de tu vida
y viaja hasta las tierras perdidas del gran río.

El vino sellará mejor cauce.
Acabas de nacer, sé bienvenido.

Perteneciente a Delta (Visor, 2004)

22 jun. 2011

Fragmentos luminosos LII


Ser mujer

Ser más mujer. Abrazar la sensibilidad de la vida mamífera. Proteger a los seres amados. Alimentarlos. Defenderlos de los inclementes e inclemencias ajenas. Darles la mayor cabida en el corazón. Dar la comprensión, paciencia y tiempo a ellos. Ser más mujer. Ser mujer. Haberse hecho mujer, como dijo la bienamada Simone de Beauvoir.

21 jun. 2011

Girls just wanna have fun


Concédanse los máximos placeres posibles sin extasiarse en el camino de su vida. Que a fin de cuentas sólo se vive una vez, y todos deseamos básicamente lo mismo, aunque de distintas formas.

Historias para Minerva VII

 
Y dijo la Lagartija Teresita a su diosa Minerva: 

1. ¡Ay si en este mundo se actuara más por instinto/emoción/sentimiento y menos por Razón! 
2. ¡Ay si utilizáramos para ciertas cosas un poco más el cerebro reptiliano! 
3. ¡Ay si nos pusiéramos al sol para calentarnos la sangre! 
4. ¡Ay si nos deslizáramos por la roca como Pedro por su casa!

Y, tras el discurso, se echó una siesta de las de baba y ronquido en el sofá.

20 jun. 2011

Fragmentos luminosos LI

 
¿Disimular sentimientos?

Parece que el profesor tenga que disimular sus sentimientos, porque a una autoridad se le presupone no tenerlos, ya que esta sociedad está hecha para ocultar los sentimientos. Hemos construido un sistema de miedo a los mismos. 

Pero aquí una servidora se niega a ocultarlos. Incluso aunque ciertos sentimientos como el odio me den miedo, me niego a ocultarlos. Pienso desde mi conciencia que el ser humano es profunda y esencialmente sentimental, y que debe dar salida y cabida a los mismos como parte fundamental de su vida si quiere vivir de una forma sana. Además de que pienso que, entre los sentimientos, el Amor es el motor de la vida y el sentimiento más puro e inocente.

Así que, sí, ya ha una semana que me ronda una inmensa melancolía cuando voy a algunas clases en las que, por fuerza mayor, y siempre en las condiciones de la relación de un maestro y un alumno, se han creado afectos. Sí, un profesor no es un ogro siempre, ni los alumnos son siempre monstruitos. Hay grupos con los que se crea una relación afectuosa y grupos y alumnos que la crean con uno. Porque ambos, profesor y alumnos, tienen sentimientos. Y esos sentimientos son los universales que unen y construyen la Humanidad.

Y, sí, ¿qué pasa?, ¿para qué ocultarlo?, a una se le humedecen los ojos cuando tiene que despedirse de ciertos alumnos con los que ha estado muy a gusto. Y se le humedecen los ojos como se le caen algunas lagrimillas. Es educativo que los alumnos nos vean llorar, que perciban que tenemos sentimientos, y que observen que deben aprender a gestionar sus sentimientos, los de otros, y la interrelación de ambos.
No me gusta la educación al estilo roca en crear seres neuróticos que aprendan a ocultar y echar tierra sobre lo que sienten.

Despedirse de los alumnos con los que se entrelazan afectos a final del curso también enseña de la vida. A fin de cuentas, el trabajo de profesor enseña cada año de la vida: al comienzo  llegan a ti una media de 200 seres que tienes que conocer y gestionar, sobre los que tienes la responsabilidad de enseñar -entre otras responsabilidades-. Poco a poco te vas haciendo con ellos, como ellos contigo. Surge el conocimiento mútuo. De ahí, en ocasiones, nace el afecto, si el conocimiento mútuo se vive como feliz. Y de ahí, en nueve meses, se llega a la pérdida. Pérdida de esas también felices, porque se ha convivido con ellos. Se ha aprendido de ellos, se les ha enseñado. Pérdida que, aunque nazca de la ausencia física, no lo será cuando se observe la huella que la experiencia ha dejado en el corazón. Pero, sí, ¿qué pasa?, la vida también es pérdida -que no derrota-.
Me llamo Nieves Soriano Nieto. Llevo trabajando 4 años de profesora de enseñanza secundaria, y adoro mi trabajo.

19 jun. 2011

Conducindependízate II


¡¡¡¡Conduje gracias a Elisa desde los Arenales del Sol a Elche pasando por Santa Pola con chanclas y un tráfico de la muerte!!!! ¡¡¡¡Yuuuupiiiiiii!!!! Cuando más en el fondo está uno en la vida, más bello es el ángel que aparece. Esta mujer es un regalo de los dioses y la bondad hecha cuerpo.

Fragmentos luminosos L


Bondad o maldad natural

En el trasfondo, más allá de todas las máscaras de personalidad posibles, y de la variación y variedad humana, estoy convencida de que podríamos decir que sólo existen dos tipos de personas: las buenas y las malas personas.

Definiría como "buena persona" a aquélla que es capaz de hacerse el bien a sí misma, de apreciarse, valorarse -de una forma global, sabiendo sus puntos positivos y sus limitaciones- y amarse con todo lo suficiente como para poder llegar a apreciar, valorar y amar de forma plena al otro.
Y "mala persona" lo contrario, pues. Es decir, esa persona que se odia tanto a sí misma o que se ama en exceso que no es capaz de proyectar amor sobre los demás -porque en suma los hace copartícipes o cómplices de su odio o idolatría personales-.

Cuando alguien nuevo aparece en el camino de la biografía -hablamos de todo tipo de relaciones, bien sea de amistad, de amor, de maestro-alumno, etc.-, a ciertas alturas de la vida lo mejor, antes de continuar el camino del mútuo conocimiento, es asegurarse de si esa persona es buena o mala persona, porque eso es lo que va a condicionar toda la relación. 
Desde mi punto de vista, la mejor forma de asegurarse no es escuchar lo que el otro dice de sí mismo de forma racional, pausada o meditada. En este caso podría estar utilizando el imperativo categórico kantiano, que habita en ese ámbito de la Razón, y que deja de lado las emociones, por lo que para este caso no sirve. La bondad o maldad se ve en los actos que requieren una respuesta rápida e impulsiva, en suma, emocional, porque en ellos se responde según nuestra naturaleza más profunda, que es donde se guarda la bondad o maldad -algo parecido a cuando conducimos, los hay que insultan a todo el que pasa, y los hay que se cargan de paciencia-. Para ello tendríamos que hacer uso del emotivismo moral propuesto por Hume.
Así, por ejemplo, poner al otro en una situación en la que se le abre el corazón de lleno con las fragilidades y de forma sincera requiere una respuesta rápida e impulsiva. Y existen dos tipos posibles. Los hay que al verlo abierto y frágil se asustan y lo "acuchillan" con respuestas de violencia contenida. Y los hay que al verlo en tales condiciones se acercan y lo abrazan, arrullan y miman. 
Huyan de los primeros, no merece la pena. Nunca podrán establecer con ellos relaciones sanas del tipo que sea. Y acérquense a los segundos, también llamados mamíferos, porque con ellos existirá la protección y el amor mútuo sean cuales sean las circunstancias del camino.

18 jun. 2011

Fragmentos luminosos ILXIX


Don y contradon

Marcel Mauss, en su maravilloso libro Essai sur le don. Forme et raison de l'échange dans les societés archaiques (Ensayo sobre el don. Forma y razón del intercambio en las sociedades arcaicas) reflexiona sobre la existencia del don, es decir, del regalo, desde las sociedades arcaicas como forma de la solidaridad entre los seres humanos.
Desde el punto de vista de la antropología, la gran pregunta es saber qué es lo inherente a la naturaleza humana, y qué lo adquirido a través del proceso de culturización. Respondiendo a esa pregunta, o haciendo un pequeño perfil intuitivo de respuesta, se puede averiguar qué es lo que es cambiable y qué no dentro del ser humano. En suma, qué puede variar y qué no entre las culturas.

Las formas de regalar han sido múltiples y variadas, según el estudio de Mauss, desde la Polinesia hasta las américas. En esa variación y multiplicidad es donde se observa el carácter cultural del don. Sin embargo, el hecho de la existencia de esa forma de solidaridad es algo que se repite, además con una misma lógica, en todas las sociedades. Y esa es la parte fascinante que lleva a afirmar que la generosidad forma parte de la naturaleza humana:

1. Dar para ayudar. 2. Recibir cuando te ofrecen. 3. Volver a dar (Contradon).

En ocasiones el don debe ir dirigido a la persona que te ofreció un regalo -como ocurre con las sociedades polinesias, o incluso en el Japón actual-, es decir, debe ser recíproco.
En otras el don debe ir dirigido a la persona que lo necesita, sea quien sea, y sin que deba ser necesariamente aquella que te ofreció su regalo, como sucedía con el Potlach amerindio.

A fin de cuentas resulta fascinante observar cómo las sociedades precapitalistas desarrollan tal forma de la naturaleza humana, en tanto que están más próximas al estado de naturaleza. Por contra, las sociedades capitalistas, entre otras cosas que llevan a alejarse de la naturaleza humana, olvidan el gesto de la solidaridad como forma de afirmar nuestra esencia.

Así, ayudar (parte 1 de la lógica natural del don) se sublima en un gesto abstracto -como mucho dar unos dineros a una entidad u ONG que se encargará de enviarlos y distribuirlos a quien los necesite-. De esa forma, existen personas que son capaces de comportarse de forma extremadamente antisolidaria con sus semejantes tangibles -los que los rodean-, y que luego son capaces de calmar su naturaleza -o su conciencia- con gestos de abstracción como el citado. 

¡Y qué decir tiene del contradon! De eso ya ni Don Pimpón es capaz de hablar en estos casos de seres neurótico-cyborg mentales del siglo XXI.

16 jun. 2011

Fragmentos luminosos ILXVIII


La vida como tren regional

No hace falta quemar la vida como arde un bosque seco en un hastío de verano. Ni vivir enganchado a la adrenalina a cada instante para evitar sentir el cansancio. Ni ser un rayo hiperactivo que trata de luchar contra la conciencia de muerte. 
Sin embargo, sólo hay una vida. No la agoten hoy, pero no dejen que se les escapen los trenes realmente importantes. Desde mi modesto punto de vista, éstos no son los que llevan el nombre de un destino prometeico o paradisíaco, sino los trenes regionales que paisajean los hitos del camino. Esas pequeñas utopías revolucionarias que hacen que al menos durante unos instantes del día todo lo demás acabe teniendo un sentido.

14 jun. 2011

Fragmentos luminosos ILXVII


A Elisa, esa amiga


Atardecer de canguros, atardecer que cuenta ovejitas. Atardecer de melodías e higueras. Atardeceres de pequeños respiros de libertad. Contigo, junio ha llegado a Elche.

12 jun. 2011

Historias para Minerva VI


Piececitos de imán

Dicen que si pones la mano en la barriga de tu madre una fuerza de atracción imantada nace de tu cuerpo. Y esa mano de tu tía que te toca nunca más se vuelve a despegar. Entonces tus dedos y pies son como formas matéricas de escultura. Tan vívidos. Tan reales. 
Estás ahí. Debajo de todo esto, tan pequeña. Y aquí fuera casi todo gira ya en torno a ti.

"All you need is love". Proyecto para la lucha contra el SIDA


Por cortesía de Julia K. les dejo este video. Un proyecto para la lucha contra el SIDA que habla de  las dos verdades humanas: la igualdad y la diferencia. La igualdad en la necesidad universal del amor. La diferencia en las formas culturales de expresarlo.
I per a Julia K. aquestes paraules: "N'hi ha dos formes de viure la vida, independentment del clima i del temps, perquè són punts de vista interiors, que ens fan tindre una actitud o una altra. Podem viure-la patint o lluitant per veure el positiu dins de cada dia.
Pensa sempre a les ulleres de colors".

11 jun. 2011

Fragmentos luminosos ILXVI


Arenales del reloj

Tocar la flauta dulce frente al mar. Rebozarse en libertad de arena. Pervertir el reloj del tiempo mientras cae la tarde y las gaviotas cenan su caza. Así tú, impertérrita, eres calor de vida, hermosa amiga de coral y sueños.

Teresa de Calcuta. Ética.


Por cortesía de Elisa les dejo estas frases de la ética de Teresa de Calcuta. ¡Maravillosas!

El día más bello, hoy

La cosa más fácil, equivocarse

El obstáculo más grande, el miedo

El mayor error, abandonarse

La raíz de todos los males, el egoísmo

La distracción más bella, el trabajo

La peor derrota, el desaliento

Los mejores maestros, los niños

La primera necesidad, comunicarse

La mayor felicidad, ser útil a los demás

El misterio más grande, la muerte

El peor defecto, el mal humor

El ser más peligroso, el mentiroso

El sentimiento más ruin, el rencor

El regalo más bello, el perdón

Lo más imprescindible, el hogar

La ruta más rápida, el camino correcto

La sensación más grata, la paz interior

El arma más eficaz, la sonrisa

El mejor remedio, el optimismo

La mayor satisfacción, el deber cumplido

La fuerza más potente, la fe (¿? Yo diría el amor)

Los seres más necesitados, los padres

Lo más hermoso de todo, el amor

"FotoPres "la Caixa" 09". 6 mayo - 10 julio 2011



Impresionante. Impactante. No edulcorada. Y especialmente molesta a la ética personal. Así definiría la exposición de fotografía Fotopres '09, que se muestra hasta el 10 de julio en el Museo de Bellas Artes de Murcia, y que merece la pena ver.
Las obras han sido las realizadas por becarios de La Caixa en países en situaciones de conflicto. El primer premio, Emilio Morenatti, realiza esos primeros planos de las mujeres pakistaníes quemadas con ácido por el repudio marital o familiar.
No sé cómo será realmente la situación de la mujer en Pakistán, aunque imagino que parecida a la de Yemen. La mujer se acaba por considerar una propiedad más del hombre, como la casa, el gallo o el coche. Es más, una propiedad sobre la que cae una legislación de sumisión absoluta y fidelidad impuesta. Además, una sociedad tan represiva y tan llena de tabúes, acaba por ser una sociedad mucho más sexualizada. Es decir, los gestos de infidelidad, que llevan al repudio -y que no justifican ni de lejos ningún tipo de violencia-, no son grandes situaciones de contacto sexual entre la mujer y un hombre que no sea su marido, sino simplemente una conversación que no sea con un tendero para comprar huevos o con un varón de su familia.
Realmente impactante, impresionante, no edulcorado y especialmente molesta a la ética personal.

Fragmentos luminosos ILXV


Sexo y desafío a la muerte

A la única persona que me hace pensar esto.
Esa persona sabe quién es.

Tantos han sido los pensadores que asociaron el sexo a la muerte, que podríamos concluir que en cierta medida metafórica van asociados.
Sobre la relación entre el sexo y la muerte existen, desde mi punto de vista, dos teorías diferentes, que marcan frontalmente la forma que tiene cada persona de mantener relaciones sexuales, también dependiendo de frente a quién se encuentre.
La primera, relaciona sexo y muerte por el impulso de ausencia que brinda la relación sexual. Ausencia de conciencia, ausencia de Razón, ausencia de tensión esencial, en suma, ausencia de uno mismo en sí mismo. Es decir, la relación sexual es una forma de vaciarse, o de rozar durante ligeros instantes la posibilidad del vacío. 
La segunda, relaciona sexo y muerte por una dinámica más compleja y que tiene una doble cara vista. La primera fase de la dinámica es igual que en la teoría anterior: el sexo y la muerte van asociados en tanto que son formas de alcanzar el no-ser, es decir, de acabar por ser ausente uno mismo en sí mismo. La segunda fase de la dinámica camina hacia el otro. Ante la ausencia de uno mismo en sí mismo llega un momento determinado en que comienza a llenarse del otro, o de lo que el otro se ha vaciado. Entonces el momento mágico acontece. Amarse llega a ser no una forma de muerte, sino una forma revolucionaria de desafío a la muerte.

Fragmentos luminosos ILXIV


Acrósticos del destino

¿De dónde salen? Nadie lo sabe. Algunos tienen las sospechas de que proceden de lo sobrenatural. Nunca creí en ello. Pero en ocasiones se observa la vida ya con cierta distancia. Y se ve que en cada ciudad y a cada tiempo brota una mujer ángel. Son como los bellos acrósticos del destino a los que uno no puede más que venerar y entregarse: A. C. A. A. E.
Quizás al final de la vida se comprenda un significado de la frase.

10 jun. 2011

Fragmentos luminosos ILXIII


El cerezo y la entrega

Dentro del código samurai, uno de los principios es el de aceptar la vida como efímera. Lo efímero, Hakanai, se asocia a diversos objetos. Los fuegos artificiales, o flores de fuego en japonés, son efímeras. De hecho, cuando un japonés los observa arder musita en voz baja "Hakanai". Y ése es uno de los momentos de mayor verdad humana en el día.
Pero también, y fundamentalmente, lo efímero en la cultura japonesa viene marcada por el tiempo de vida de las flores del cerezo (Sakura). La flor del cerezo, de hecho, se convirtió en el símbolo del samurai porque representa tal ética de la vida efímera. Durante dos semanas el país queda adornado de las flores de ese árbol que durante todo el invierno pasa desapercibido, sin hojas, y con un carácter raquítico. Flores bellísimas pero inmensamente frágiles. Una pequeña brisa las hace caer en abundancia.
La vida se asocia a esas dos semanas de las flores del cerezo. De hecho, existe una celebración por lo efímero que se llama "Hanami" (Observación de flores) durante esa primavera exaltada.
Que la vida sea efímera no quiere decir para un samurai que deba ser vivida agotando cada instante como quien se fuma un cigarrillo, porque tal cuestión sería llenar lo efímero de situaciones más efímeras.
Ni tampoco hacer, según la ética kantiana puramente europea, como si no fuera efímera, porque se llenaría de un tiempo excesivamente lento, en el que no se podría vivir la vida humana, porque negaríamos su carácter de efímera.
Pero sí se puede llenar lo efímero de cosas por las que merezca la pena entregarse y dejarse entregar plenamente -para un samurai sería el nombre del señor por el que luchan-. Cada cual encuentra las suyas. Algunos en el amor, otros en la paternidad, otros en el trabajo, otros en la lucha por causas sociales o ideas, etc.
Pero a fin de cuentas todo forma parte de una misma actitud. Es la aceptación de que estamos entregados a lo efímero, y de que la entrega y la apertura a la entrega de otros es quizás una sana forma de aceptar el carácter de esta existencia.

9 jun. 2011

Fragmentos luminosos ILXII


Dejarse habitar

Siempre pensé que, para establecer una relación sana con el espacio, uno debe hacerse del lugar que habita, manteniendo su estilo personal, pero hacerse del lugar que habita. Es decir, acabar por no imponer a la geografía unos parámetros a priori de comportamiento o de pensamiento. O, lo que es lo mismo, no sólo habitar, sino también dejarse habitar.
Quizás una buena forma de hacerse del lugar es recorrer con el mejor calzado día tras día las calles. Salir, observar a los lugareños, dialogar con esos viejitos de las plazas centrales, conversar con los pescateros del mercado, y, sobre todo, encontrarse con esos vecinos y compañeros que aparecen poco a poco, por sorpresa y que son maravillosos.

8 jun. 2011

Fragmentos luminosos ILXI


Juno

Porque te he visto. Debajo del manto rosa de un atardecer mediterráneo. Porque tu perfume de cereza traspasaba hormonas matutinas. Más allá de donde se esconde la luz, habitan los espíritus japoneses de la diosa Juno.

6 jun. 2011

Fragmentos luminosos ILX


Vida sana

Mens sana in corpore sano. Así poetizaba ya el romano Juvenal el hecho de no poder guardar el equilibrio interior habitando un cuerpo enfermo. También podríamos decir Corpore sano in mens sana, porque a fin de cuentas son también las afecciones mentales las que nos llevan a descuidar nuestro cuerpo.
Sean ambas categorías lo que rigen la vida. Lo único importante en este camino es la salud, tanto física como mental. Y es necesario cuidar ambas. Con salud se pueden realizar las mismas actividades, pero de una manera más plena. Leer, pintar, cocinar, limpiar, enseñar, ser enseñado, entregarse y dejarse entregar se convierten en tareas mágicas desde la salud. Lo cotidiano, lo que permanece y lo estable acaban por tener un valor preciado por saludables.

5 jun. 2011

+ Nieves Soriano Art

“Libre, pero rigurosamente contenido”. Paul Klee
Óleo sobre lienzo 45 x 60,5


Fragmentos luminosos ILIX


Domingos Pirata

Comienzan con Bossa Nova. Son los domingos al estilo Jack Sparrow. Habitan en su almohada traviesos duendes correteando. 
Todo es posible en esta vida. Todo fue posible desde el momento en que se soñó de forma consciente que sería posible, y se luchó por ello.

4 jun. 2011

Fragmentos luminosos ILVIII


El nombre de la amistad

A Elisa

Porque estás ahí, tan callada. Porque estás ahí siempre desde el silencio. Porque eres de esa especie de mujer casi extinta. Porque profesas la honestidad de tus palabras con actos. Porque eres fiel, y más fiel cuanto más se te necesita. Porque das la mano y dejas ser. Porque vives, dejas y haces vivir.
¿Sabes? Sí sabes pescar, como esos niños que tiran del anzuelo a la orilla del tren de Elche a Alicante. Llevas media vida rescatando criaturas perdidas en fondos abisales para devolverles su luz y llenarlas de pasión de vida.

Exposición "Hermitage". MARQ Alicante

Venus Kostenki





Si tienen un día bello, inspirado, y, por qué no, además quieren ofrecer un gran regalo en un día soleado, les recomiendo se acerquen a ver la exposición Hermitage que se encuentra en el Museo Arqueológico de Alicante. Tienen tiempo hasta octubre de este año. Con pequeñas piezas seleccionadas del museo de San Petersburgo, se recorre la historia del amplio territorio ruso a través de los hitos fundamentales de la historia de la arqueología hasta el comienzo de la época de los zares. Tres salas dividen la exposición en tres épocas. La primera alberga la Prehistoria, con obras tan bellas y delicadas como las maravillosas Venus de Kostenki y Venus de Mal'ta. La segunda dedica sus pasos a la época de los Escitas y la influencia griega. Mágico es el momento del encuentro con el Peine con escena de lucha del siglo V a. C. tallado en oro. Y la última, entre el comienzo de la Ruta de la Seda y la época de los zares, guarda en su seno fragmentos de pinturas murales con representaciones mongolas.

Una auténtica joya que nos trae de nuevo a Alicante piezas de difícil observación salvo que osemos cruzar de nuevo la estepa.

http://www.marqalicante.com/ermitage/

Dona Estrangera

3 jun. 2011

Fragmentos luminosos ILVII


Dejarse

Si uno observa que "Dejarse hacer", "Dejarse ayudar" y "Dejarse llevar por otros" son tres de los pilares de los que carece la educación en nuestra cultura, se pregunta qué condiciones históricas han dado lugar a tales parámetros.
Desde el punto de vista natural, la colaboración y la asunción de roles de especialización es algo rentable. De hecho, el pacto de supervivencia de la sociedad humana se basa en estos dos preceptos. El trabajo no es más que ofrecer a la sociedad lo que se sabe hacer, a cambio de disfrutar de lo que saben hacer otros. Uno, por ejemplo, enseña porque sabe transmitir conocimientos y tratar con niños y adolescentes. Y al salir del trabajo arranca su coche, que compró fabricado en manos de aquellos que saben.

Cada día, por tanto, y a cada instante, asumimos de forma inconsciente ese "Dejarse hacer", "Dejarse ayudar" y "Dejarse llevar por otros", porque simplemente el gesto de ir a la panadería a comprar pan integral implica todo ello. Yo me dejo hacer el pan, me dejo ayudar para completar mi dieta alimenticia por quien sabe hacerlo y me dejo llevar por el estilo de quien fabrica ese pan que me como, acabando, incluso, por apreciar su forma personal de hacerlo.

Ahora bien, si ese gesto lo hacemos consciente, es decir, lo verbalizamos, probablemente recibiríamos respuestas negativas por parte de la mayoría de la población de nuestra sociedad. Es decir, si el panadero me dijese al entrar en la panadería "déjeme que le haga el pan", "déjeme que le ayude a completar su dieta alimenticia" o "déjese llevar por mi estilo de hacer el pan", con alta probabilidad no volvería más.

Es curioso que el gesto de humanidad que sería el del panadero verbalizando todo ello desaparezca en las sociedades cada vez más inmensas, devoradoras y anónimas. A fin de cuentas, la mayor parte de nosotros no volvería más a la panadería por simple desconfianza. Nos resultaría extraño que una persona, porque sí, nos quisiera hacer y ayudar. No nos dejaríamos llevar por ello. Es más, si ofreciese su servicio a cambio de nada, con alta probabilidad huiríamos antes de coger ni siquiera la barra, porque pensaríamos que otro interés se encuentra oculto en el corazón del panadero.

Para eso se ha creado el dinero. ¿O quizás la creación espontánea o azarosa del dinero es lo que ha llevado a tal desconfianza, y por tanto a tal educación en la que se asocia la independencia con el individualismo más atroz? Ahí es donde está la cuestión, desde mi punto de vista. La mediación anónima de esas monedas y billetes que llevamos en cualquier monedero de adulto que se precie hace que nosotros a fin de cuentas nos dejemos hacer, ayudar y dejar llevar sin resquemores. Incluso podríamos entrar a la panadería y adquirir pan sin ni siquiera tener que saludar o dar los buenos días, mientras llevemos un euro en el bolsillo. El panadero tampoco pediría tales gestos de nosotros.

En suma, hemos creado una sociedad falaz desde el punto de vista educativo, porque el punto de vista es erróneo. Creemos en el absoluto individualismo asociado a la absoluta independencia y autonomía. Sin embargo, baste que un día sientan que alguno de los pilares de su pretendida independencia, autonomía e individualismo absolutos se tambalea -como podría ser un pequeño problema de salud-, para que se den cuenta de cuán necesaria resulta la presencia del otro en esos gestos de "dejarse hacer", "dejarse ayudar" y "dejarse llevar por otros estilos". A fin de cuentas, es un jardín de afectos nuevo para un ser ya tan alejado de su naturaleza.

2 jun. 2011

Fragmentos luminosos ILVI

  
Conducindependízate

Conducir Sicilia, conducir Roma, conducir Lanzarote, conducir la vida camino al Mercadona. Conducir es ser dueño de las decisiones y el destino propios. Condúcete poco a poco para ser autónomo. Conducindependízate.