31 ene. 2014

Fragmentos geosféricos C

 
Flânerie  S. XXI

Tras años de ejercer de flâneur sobre todo en la sociedad en la que vivo, he decidido hacer una clasificación de las tipologías de personajes que he ido encontrando. Espero que se identifiquen con alguno. Están todos hechos con mi mejor intención, de filósofa, evidentemente.

Adolescentes con arrugas: Son aquellas personas que viven hasta pasada la cuarentena pensando todavía que son adolescentes. Su única diversión es salir los fines de semana con sus amigos para emborracharse y ligar. Lo peor viene al día siguiente, que sus cuerpos aguantan menos. Suelen ir vestidos como los adolescentes, cambiando las modas junto a ellos, y vivir con sus padres hasta que los padres se independizan de ellos.

Barbie arrugas: Es una mujer encerrada en la preocupación por su belleza física, que va viendo perder con los años. Y su lucha es una constante por intentar avanzar contra las leyes de la naturaleza. Es capaz de llevar minifaldas con muslos ya de señora mayor y maquillarse todavía los párpados con sombras rosa intenso.

Artistas: Son aquellas personas idealistas y libres de espíritu que viven toda la vida debatiéndose entre lo que es un camino normal de vida y el que ellos sueñan. Su lucha no es en vano. Suelen reinterpretar el mundo con sus obras. Suelen ser idealizados por los que quisieron llevar un camino alternativo pero no pudieron.

Pseudoartistas: Son aquellas personas que siempre desearon ser artistas, pero nunca tuvieron el suficiente talento. Se juntan en gremio de pseudoartistas y suelen publicarse libros en editoriales que ellos crean, darse premios siempre unos a otros, hacer exposiciones de arte en salas que ellos mismos inauguran, etc.

Psicolocos: Son personas que pretenden patologizar todo comportamiento humano constantemente. Necesitan de categorías que cambian cada cierto tiempo y que les den sentido a su tarea. Así, pretenden convertir en enfermo a cada miembro de la sociedad para ganarse algunos dinerillos.

Pseudodramáticos: Suelen ser personas que se empeñan en hacer ver que su vida es una tragedia constante -aunque sea sin motivos-. Hacen de cada situación algo pesado y dramático. Siempre suelen ser víctimas de las circunstancias y el mundo acaba por agraviarlos completamente.

Madrazas y padrazos: Son aquellas personas a las que no sólo un hijo llena la vida, como a todos los que lo tienen, sino que se reúnen entre ellos y sólo tienen conversaciones sobre el tipo de pañales de sus hijos, las cremas de pieles atópicas, las tiendas de ropa de domingo, las costras de leche en la cabeza y orejas, etc.

Filósofos: Suelen ser personas libres en pensamiento y en espíritu, críticas, agudas con sus juicios y molestas para aquellos miembros de la sociedad que no quieren pensar más allá de lo establecido.

Mujeres al borde de un ataque de nervios: Es el personaje feminino que siempre va atacada. Cualquier tarea de la vida cotidiana es narrable de forma histriónica. Y todo parece estar en ellas cuesta arriba.

Mujeriegos: Esas personas que son adoradoras de la diosa de la fertilidad femenina y la ven realizada en todas y cada una de las mujeres que se cruzan en su camino.

Freakys: Son esas personas que acaban por alcanzar un gusto hacia todo aquello que resulta bizarro. Suelen ser personas muy metidas en sí mismas y con mucha vida interior.

Homosexuales reprimidos: Suelen ser personas que nunca acaban por poder reconocerse a sí mismas que se sienten atraídas por personas del mismo sexo. Viven en una constante negación de esa parte de sí mismos y acaban por volcar sus frustraciones en otras tareas.

Controladores: Aquellas personas que desean conocer y regular los comportamientos de los demás en todos sus ámbitos. 

Místicos: Suelen ser personas de apariencia sosegada y tranquila que creen haber alcanzado el camino de la sabiduría a través de una posible conexión con una deidad que nunca tienen que ver con las de las grandes religiones.

Súpertutores: Son aquellos profesores que siempre creen ejercer sus labores profesionales mejor que nadie. Suelen crear vínculos afectivos intensos con los alumnos y tienen fe en poder rescatar algunas vidas.

Solidarios estilo monja progre: Personas que necesitan ayudar al prójimo de manera habitual para sacar regocijo y beneficio ellos mismos. Suelen ser paternalistas y partir de la base de que sin ellos, nada sería posible.

Paternalistos y Maternalistas: Aquellas personas que parten de la base de que la gente con la que se relacionan son como los niños y necesitan escuchar las decisiones y consejos suyos y tener su protección para poder hacer el camino de su vida. 

Pseudofeministas: Suelen ser mujeres que no pierden ningún espacio para reivindicar la igualdad entre el hombre y la mujer, pero que nunca llegan a ejercerla dentro de casa. Van a manifestaciones contra el aborto, participan activamente en el día 8 de marzo, pero cuando llegan a casa sólo saben cuidar al macho.

Románticos de Disney: Personas que, sin haber leído escritor romántico alguno, sueñan con el príncipe o princesa de las películas de Disney. Piensan que estar bien en pareja es poder bailar juntos canciones de Adamo, cenar bajo la luz de las velas y regalarse rosas en el día de los enamorados. El problema les viene cuando se enfrentan a los eructos, flatulencias, ronquidos y olor de aliento a ajo de su pareja.

28 ene. 2014

Fragmentos geosférico XCIX



Densidad

Qué densidad la vida de algunos. Emociones pesadas. Cambios pesados. Proyecciones pesadas. Tragedias pesadas. Como si fuera para ellos insoportable la levedad del ser. Conversan contigo y es como si te ataran un saco de piedras para hundirte en un océano. Con lo sencilla que es la ligereza. Con lo hermoso que puede ser cada instante. Ese aire fresco en la mañana con la luz del invierno. Las palomas que vuelan con el paso de la bicicleta. Hasta el perfume a hormonas de adolescentes ilusionados. Cuando uno ve de cerca morir a alguien de cáncer con tal dignidad que hace a sí mismo y al resto su despedida un camino fácil, entiende que en el fondo sólo complican su existencia las personas a las que en realidad no pasa nada grave y que no tienen discurso para llenar sus vidas. ¡Qué hastío me producen, mamma mia!

27 ene. 2014

Fragmentos geosféricos XCVIII



Manos

Fiebre en las manos, como el hambre que recorre los tendones. No comemos con la boca. No digerimos en el estómago. El hambre es hambre de manos. Brota del latido de sangre libre. Satisfecha sólo de tacto vítreo.

18 ene. 2014

Fragmentos geosféricos XCVII

 
On the road

Todavía recuerdo a carcajada limpia con mi amiga, no sé si con cariño o con respeto, los días en que con 21 años una vez mis padres me dejaron su coche un fin de semana. Todavía no sé cómo, entrando a un parking, apreté el acelerador en vez de el freno y arrollé la máquina de expender tickets. Con mis ahorros de estudiante, tuve que pagar lo que costaba el arreglo de la máquina: 300 euros. Además, el coche quedó con un faro colgando y la chapa abollada. A través de un amigo, localicé un mecánico en una pedanía de Murcia que costaba más barato. Con los pocos ahorros que me quedaban pagué el faro, pero no me pude permitir cambiar la chapa abollada. Así que decidí que la arreglasen como pudiesen a martillazo limpio. Y todavía recuerdo el momento en el que regresé a casa de mis padres con el coche -muy arreglado para como había quedado después del accidente, pero suficientemente tocado para como estaba antes del mismo-. Y tuve que explicarlo todo. Detalle a detalle. ¡Qué vergüenza pasé! Sin embargo, se ve que mis padres decidieron que ya había pasado suficiente penitencia, porque no dijeron ni palabra. Ese verano me quedé sin ese pequeño viaje que hacía de estudiante. No sé cómo, pero aquella fue una de las lecciones más potentes que me mostró la vida.

11 ene. 2014

Fragmentos geosféricos XCVI

 
Sustantivo tabú

Duele dentro, intenso, profundo. Rasga, araña como el grito sin consuelo de una vida que no tuvo cabida, pero luchó por aferrarse. Ese dolor intransferible. Esa angustia que no acaba de ahogarse, que no fenece, que regresa una vez, otra vez, otra. La eterna pregunta. ¿Cuándo acabará esto, cuándo? La eterna respuesta de una silenciosa tormenta de arena. Es la única palabra que directa invita al llanto. Como ese sustantivo que uno acaba tornando tabú.

4 ene. 2014

Fragmentos geosféricos XCV





El callo malayo de la lingüística gota malaya


Siempre me he preguntado si tenían alguna relación la expresión "callo malayo" y la tortura malaya. Investigando, he encontrado una explicación de dudosa verdad, pero que sirve, para la primera. Un callo malayo es una persona terriblemente fea. La expresión viene de que un promiscuo marinero chino que al parecer se instaló en cabo Malayo y allí se reprodujo con tantas mujeres que dejó una descendencia genética de feos. Claro, feos parecían a los ojos de los occidentales, que quizás no estaban acostumbrados a tales rasgos.
El caso, la expresión se ha extendido de tal forma que un callo malayo no solamente es una persona fea exteriormente, sino interiormente. Es decir, personas repetitivas, circulares, egocítricas y todos los adjetivos que ustedes imaginen en su cabeza para el callo. Para mí principalmente son callos malayos esas personas que tratan constantemente de buscar la forma de cambiar a los demás para adaptarlos a sus deseos.
Y ahí es donde se me ocurre que quizás tenga una posible relación con la tortura de la gota malaya. Esta tortura, que seguramente conozcan ustedes por cultura general, consiste en poner sobre la víctima una caída de una gota constante, que hará que el afectado acabe por confesar lo que sea con tal de no seguir sufriendo tan sutil castigo.
Ahora bien, ¿no es una persona "callo malayo" en el sentido de fealdad interior como una tortura de la gota malaya? Por fortuna no tengo ejemplo actual que ponerles, pero seguro que en su biografía alguna vez han tenido alguien así. Y dale. Y qué brasa. Y ya le he dicho que conmigo no puede. Y sigue. Y no para. Y qué brasa.

3 ene. 2014

Fragmentos geosféricos XCIV


Planetas, satélites, estrellas y astros lingüísticos

De camino a la vereda. Un sol. Un libro. Otro sol. Otro libro. Tanta lingüística para preguntarse el porqué de la expresión "Eres un sol", porque Sol, que yo sepa, sólo hay uno. Sin embargo, al decir "Eres un sol" suponemos que hay más de uno. Quizás haga referencia al hecho de que el Sol es una estrella. Pero, si así fuese, cabría decir "Eres una estrella".
Un parpadeo y se gira la vista a la historia del pensamiento. Cuando Copérnico defendió la idea de que el universo es un sistema heliocéntrico y Galileo la corroboró con toda la parafernalia de su instrumental astronómico, el Sol adquirió una nueva importancia dentro del Universo. No es lo mismo ser el centro de algo que ser un mero planeta o satélite que gira alrededor de otros astros. 
¿Acaso no va por ahí la historia? Nena, cuando me dices "eres un sol" ¿te refieres a que soy el centro de tu universo? ¿Entonces por qué utilizar el artículo indefinido "un" y no el definido "el"?
Quizás la cuestión se complique en este punto. Al decir "un sol" y no "el sol" abrimos paso a que no sólo uno, sino múltiples seres humanos pueden llegar a ser centrables en un universo subjetivo. Es decir, de forma simple, que a día de hoy una persona puede ser más central que otra en nuestra biografía, pero podría ser de otra forma si se hubieran dado otras circunstancias. Todos tenemos la condición de ser centrales en la vida de cualquier persona. Y, en un nivel de análisis más profundo, también resulta egocítrico pensar y pretender que sólo una persona sea central en la vida de otra persona en un momento determinado. Ya que los seres humanos no somos unidireccionales, sino que caminamos llenos de múltiples estímulos que proceden de nuestros múltiples contextos, en los que se encuadran las relaciones sociales. Es decir, por ejemplo, yo tengo una persona central con la que cuento en mi trabajo, otras en mi vida personal y familiar, otra en las clases de alemán de la Escuela de Idiomas, etc.
Llegada a este punto sólo me queda una pregunta más con respecto a esta cuestión. Una pregunta para mí irresoluble. ¿Por qué Sol es masculino cuando es una estrella?