1 dic. 2015

Fragmentos utópicos V

 

La incertidumbre

La incertidumbre del paciente que espera recibir un diagnóstico. Con los ojos lúcidos a la vida y la preocupación de quien, atento, recibirá quizá una buena o una mala noticia. La incertidumbre de quien lo acompaña, pensando, también atento, que quizá recibirá una buena o una mala noticia. Ambos inquietos, movidos por el deseo de conocer, de saber, de vivir con alguna seguridad conceptual. Tan sólo un par de palabras, sean las que desea escuchar o las que tan solo oiría. Y en ambos se trasluce la mirada generosa: el paciente disimula su incertidumbre y quien lo acompaña disimula también la suya. Ambos mirando por el bien del otro, por su tranquilidad. Como en un teatro de bienestar sostenido. Es ahí, entonces, donde se trasluce lo que es amar.