7 feb. 2014

Fragmentos mamíferos I

 
Del amor al Otro

Hay algo más poderoso que el individuo, más intenso que el ego, más real, tangible. Y esto es el amor al Otro. El amor al Otro en toda su complejidad e integridad. El amor en todas sus fuentes que sólo habla del Otro y nos los presenta de diferentes formas. Ahí dejamos de ser yo. Y relajamos el recurrente y cansado pensamiento del propio cerebro. Darse al Otro en todos sus términos, en todas sus presencias y culturas. Requiere cierta libertad personal poder darse al amor hacia el Otro. Renunciar a las limitaciones sociales, a los complejos hechos norma, a los discursos castradores. Dejarse llevar por los ojos de los infantes, de las personas a las que tender una mano, los amigos, los amantes, los amados, los hijos, los alumnos, los profesores, los padres. Cada cual en su forma y su justa medida. No puedo imaginar mi vida sin los demás. Una isla desierta sería como el infierno hecho real.

2 comentarios:

Ángela dijo...

Querida mamífera: Es magnífico que la educación cuente con gente como tú. Yo ahí estoy, pero no tengo el placerrrrr de estar en primera línea... Hoy mismo he leído sobre una experiencia que se llama "CONOCER ES AMAR". Busca "Éxito educativo y compromiso social" en SlideShare: es un ppt de Roser Batlle, una de las mejores comunicadoras e impulsoras de la metodología de Aprendizaje-Servicio (si tienes oportunidad, busca vídeos suyos en la red). Ojalá puedas contagiarte de ello, seguro que se te ocurren grandes ideas con tus chicos ;)

NSN dijo...

Ángela, querida, gracias por tu comentario. Sí, yo también pienso que la educación necesita una gran dosis de mamiferismo o de humanidad por parte de los profesores a los alumnos, que a veces los tratamos como objetos. Buscaré los videos de Roser. Un abrazo fuertr