30 dic. 2009

Esther Tablas y Rajatabla Producciones





Esther Tablas es la creadora del grupo Rajatabla Danza y Teatro. Éste nació a raíz de la composición y puesta en escena de la obra Enfermedades del Silencio, que gira en torno a una reflexión contemporánea: la situación individual, familiar y social de las personas que padecen alguna enfermedad mental. Esta obra de arte obtuvo el segundo premio de coreografía en el XVI Certamen de Coreografía y Danza Española y Flamenco 2007.
En ella, teatro y baile se fusionan. La danza española vierte la mirada hacia el futuro. Ya no es gesto de armadura su movimiento. Masticó trocitos de flamenco. Es Modernidad su palabra. Los cuerpos en danza gritan el dolor de un presente enfermo de velocidades. Es Revolución el abrazo instantaneo de un gesto eterno.

http://www.rajatablaproducciones.com/

29 dic. 2009

Yalla Tnam Rima



Es de día. Aquí le dejo con esta preciosa nana de Fairuz: Yalla Tnam Rima. Siéntanla.

يلا تنام ريما

يلا تنام ريما..........يلا يجيها النوم
يلا تحب الصلاه ....يلا تحب الصوم
يلا تجيها العوافى ......كل يوم بيوم
يلا تنام ....يلا تنام
لادبحلا طير الحمام
روح ياحمام لا تصدق ....بضحك عا ريما تا تنام
ريما .... ريما.. الحندقه .....شعرك أشقر ومنقى
واللى يحبك بيبوسك ... اللى يبغضك شو بيترقى
يا بياعي العنب و العنابية قولو لأمي قولو لبيي
خطفوني الغجر من تحت خيمة مجدليي
و التشتشي التشتشي و الخوخ تحت المشمشه
و كل ما هب الهوا لأقطف لريما مشمشه
هاي و هاي و هاي لينا دستك لكنك عيرينا
تنغسل تياب ريما و ننشرهن عاليسمينا


Ala, duérmete Rima

Ala, duérmete Rima .......... Ala, adormécete
Ala, ama el rezo ............... Ala, ama el ayuno
Ala, te deseo salud ........... Día tras día
Ala, duérmete .................. Ala, duérmete
Cazaré una paloma para ti.
Vete, querida paloma, no me creas.... lo digo para que Rima se duerma
Rima... Rima... Rosa de la plegaria..... tus cabellos rubios y brillantes
Quien te ama, te besará... quien te odia se marchará
¡Oh, mercaderes de uvas y frutas!, decidle a mi madre y mi padre
que los gitanos me secuestraron en la jayma Majdaliyyeh.
Huyamos, huyamos donde el melocotonero, debajo del albaricoquero
Cada vez que el viento sople cogeré un albaricoque para Rima
Ea, ea, ea, Lina, déjanos tu hervidor de agua y tu recipiente
para lavar la ropa de Rima y secarla sobre la planta de jazmín.

Traducción orientativa: Nieves Soriano Nieto

28 dic. 2009

Eva Montanari

Fuera del libro el miedo

Eva Montanari (Rimini, 1977) es una de las ilustradoras italianas más interesantes a nivel artístico a las que uno puedo acercarse hoy.
Comenzó su carrera escribiendo e ilustrando libros infantiles que han sido traducidos y distribuidos en varios países (Japón, EEUU, España, Francia, Taiwan...). En España, por ejemplo, tenemos de fácil acceso El cochecito número 1, Brujas y hadas o Cuántas gotas en la ciudad.
Aparte de la ilustración infantil, que es su principal dedicación, ha realizado postales, ilustrado calendarios y realizado constribuciones para diversas revistas.
Actualmente está abriéndose al mundo de la escultura, desde el cual pretende también representar las fantasías que adornan el día a día de la realidad consuetudinaria, y que vierten un hálito feliz al mundo.

http://www.evamontanari.com/

Fragmentos romanos XXI



Corazón salvaje


V
aliente corazón que vive en tierra de nadie. Escalas montañas que te llevan a precipicios. Navegas mares de nubes. Piensas en caer. Sin embargo, subes a la cima más alta, allí donde se vislumbran los paisajes felices: el conocimiento.
Eres pura geografía sentimental. Corazón con alas de abeja. No queda inédita cada vez tu presencia. Me mostraste una brújula sin agujas y un mapa borroso. Me invitaste a subir a lomos de tu caballo. Eran rastas su pelo. Eran gafas de sol sus ojos. Le quitaste la brida. Era libre, corazón de caballo volador de artista. Quisimos llegar allí donde se pierde el horizonte.

27 dic. 2009

José Luis Ferris


José Luis Ferris es escritor alicantino. Autor de poemarios tales como Piélago (Hiperión, 1985), que obtuvo el Premio de la Crítica de la Comunidad Valenciana en 1986, o Cetro de Cal (Rialp, 1985), accésit del Premio Adonais, de novelas como Bajarás al reino de la tierra (Planeta, 1999), ganadora del Premio Azorín en 1999 y de biografías como las de Miguel Hernández, Maruja Mallo y Carmen Conde, publicadas en Temas de Hoy, nos sorprende esta vez con un relato que ensordece la palabra con su sincera verdad. Un recorrido por lugares que nos resultan familiares, geografías sentimentales cotidianas, pasos por calles que hemos ido caminando.

La Montaña herida. Leyenda alicantina (ECU, 1999) comienza así:

Un gemido en mitad de la noche puede cambiar el rumbo de una vida. Cualquier detalle, cualquier gesto involuntario o un simple acontecimiento en el momento preciso puede ser la causa de que el vaso de nuestra insípida existencia se desborde de pronto. Pero si la razón de ese desafío inesperado, de ese golpe de azar que desarbola el orden de los días, la mansedumbre que nos mantiene firme sobre el mundo, es un gemido desgarrado y hondo en plena madrugada, el aviso adquiere una aplitud tan minuciosa y alarmante que resulta inútil resistirse a su furia, cubrirnos los oídos, apartar los ojos, pensamiento, piel y labios de algo que nos llama desde muy cerca para que hagamos un alto en el camino y detengamos la huida.
[...] Mientras sus cuatro hermanos se subían al carro del negocio familiar y lucían en sus despachos un diploma administrativo que les habilitaba para compartir con el padre su meteórica fortuna especulativa, él, Andrés Grimau, se confomaba con una plaza de profesor numerario en un instituto de Orihuela para hablar de Propercio y el ritmo yámbico. Allí conoció a Sonia Olmedo, una ayudante de farmacia que aceptó de buen grado su idealismo y su modesto sueldo de funcionario, pero que no le prometió más pasiones que una vida hogareña y una fidelidad a prueba de toda corrosión.
Nada sucedió en ese tiempo que pudiera convulsionar medianamente su vida. Andrés cambió de destino pocos años después y se instaló en un barrio de las afueras de Alicante junto a su esposa que le seguía administrando severas dosis de normalidad y equilibrio. Preparaba sus clases o corregía alguna traducción antes de irse a la cama [...]
Fue al año siguiente de su regreso a la ciudad cuando un compañero de instituto le habló por primera vez de Emilio Narváez. Sabía que Andrés era un lector compulsivo y no dudó en recomendarle la última novela de un autor prácticamente olvidado que regresaba a la literatura después de tres décadas sin publicar y sin dar señales de vida. [...] Andrés la devoró en sólo unos días y comenzó a sufrir una progresiva obsesión por aquel escritor desconocido que llegaba a su vida en el momento justo, cuando todo empezaba a adquirir un agrio sabor a indiferencia.

Dejo a ustedes la maravillosa tarea de seguir leyéndola.

26 dic. 2009

Fragmentos romanos XX



Pajarito samurai


El pajarito enjaulado nunca pensó que llegaría el momento de la derrota. No pasaba ni siquiera por sus perspectivas vitales pensar que sería vencido, que su jaula de hierro se tornaría de porcelana, y que la quebraría en pedazos con sus propias piernas. Había sido una consecuencia inmediata de aprender artes marciales. Años ha luchó por construirse su propia cárcel que sentía utópica. Era roja y viva, y tenía un barrote de color verde. Ahora había luchado por destruirla. Sí, se había derrotado. Había tenido incluso que hacer una gran genuflexión para admitir que esa utopía no era posible.
Se lo ve volar sin rumbo, maltrecho, azaroso, voluble, caótico. Guiado por su tormenta interior. Muta. La monstruosidad está en su origen. Cuenta la leyenda que quizás sea infinita su capacidad de recomposición ante la derrota. Como buen samurai, sigue creyendo en la Utopía.

25 dic. 2009

Pina Bausch. Cafe Müller











En 1978 se estrenó por primera vez la danza Cafe Müller dirigida y coreografiada por Pina Bausch, que es también la actriz principal.
Con esta pieza se abre la danza a un nuevo espacio que no tendrá retorno. Después de Cafe Müller, los cuerpos ya no deben adaptarse a un canon de belleza física para poder danzar. Tampoco los pasos constriñen la libertad de expresión de los cuerpos en su propia naturaleza y sentimientos.
La danza, así, deviene también, como lo habían hecho las demás artes, una forma de liberación revolucionaria de los parámetros establecidos, de los conceptos que lo condicionaban. Es reino de la libertad de expresión de la subjetividad.
Personalmente, para esta servidora, Cafe Müller es la historia de amor más bella y mejor narrada tanto en espacio, como en materiales, como en música, como en tiempo. Es un pequeño paraíso utópico donde los sentimientos se desbordan.

24 dic. 2009

Maya Deren





M
aya Deren, que desarrolló su vida a comienzos del siglo XX, fue una artista centrada fundamentalmente en el séptimo arte. Fue capaz de contribuir al cine de vanguardias, mezclando el ámbito del arte pictórico con la imagen en movimiento.
Ucraniana de origen, vivió fundamentalmente en Nueva York tras la emigración de su familia por sus afinidades con el régimen comunista ruso. Allí se relacionó con el círculo surrealista (André Breton), con la música de vanguardias (John Cage) y con el arte de vanguardias (Marcel Duchamp). Con este último comenzó a rodar una película que no fue nunca terminada: The Witches' Cradle.
Su mayor aportación al universo del arte es la definición revolucionaria que hace del público. Maya Deren desde el comienzo se niega a llegar a grandes masas indiscriminadamente, en tanto que eso hubiera corrompido su propia forma de hacer cine. El universo del cine de vanguardia debe centrarse en el ámbito educativo. En aquella época el arte de vanguardia se iba aceptando en el gusto generalizado de la sociedad. Sin embargo, el cine de vanguardia debía todavía abrirse un hueco. Es a las nuevas generaciones a quienes debe llegar la definición de lo contemporáneo en el cine. Así, las representaciones se iban haciendo en institutos de secundaria y universidades. También es ese cine contemporáneo el que debe entrar en el museo, para equipararse a las obras de arte pictóricas. Por ello, las representaciones también se proyectaban en los museos.
De nuevo les presento una mujer que ha contribuido con creces a la cultura con un proyecto novedoso y revolucionario. Aquí les dejo su grabación más conocida: Meshes of the afternoon (1943), una bella historia sobre el amor y la identidad vividas por un sujeto, en torno a los conceptos de la vida y la muerte, guiada con música japonesa, y que, para los que tengan fijación con los ojos, está adornada por unos bellísimos. Disfrútenla y felices fiestas.

22 dic. 2009

Fragmentos romanos XIX



El regreso de Ulises

Mortales somos, orgánicos, mutantes. Ésa es nuestra condición, ser masa de miga de pan moldeada. Una mano tortuosa. Aquella caricia de amor. El ácido de conceptos que constriñen, todo nos fuerza temporalmente hacia otra forma. Somos venecianos de 1643 acurrucados entre mórbidos dátiles. Escondidos entre palmeras llegan adjetivos italianos. Golpean, destrozan nuestra jaula alientos del siglo XVII. No podemos negarnos, somos feroz entrega al azar. No podemos engañarnos, aquella cárcel voladora no existe. Vive en ruinas rojas y verdes. La daga de su volubilidad destruyó la forma de cada barrote.

21 dic. 2009

Fragmentos romanos XVIII

El gato casero

Un maullido corona la mirada romana a Elche. Las cúpulas lázuli se tornaron esperanza. Observamos impávidos el tiempo pasar. Sin embargo, la vida orgánica hace mutar interiores. Caminamos pasos sin apenas percatarnos.
El pajarito enjaulado abrió su único ojo. Miró esta vez los barrotes de su libre prisión. Había uno de entre todos ellos color verde. "Ése -pensó- es el tono preferido de los felinos". Lo llevas en tu bolso como él lo lleva en su corazón. La amistad, poderosa, es capaz de vencer toda circunstancia.

20 dic. 2009

Buenas noches, Teresita


Ruido y más ruido en la noche. El mundo se llena de sonidos que golpean el oído de Teresita. Se acurruca entre los huecos del gotelé de las paredes de su casita en el palmeral ilicitano y piensa. Quizás entre esos recovecos el silencio se haga. Quizás entonces pueda escuchar sus propias palabras. Recuerda el agua de aquella fuente romana en la que se bañaba con el calor de octubre. Abre su ordenador. Una nana. Desde muy lejos, quizás oriente, su amigo el Bichito le regaló una nana. Lo echaba de menos. Se hizo la paz. Podía sentirse el sonido melancólico de una viola.

Chiquitita



Gracias

19 dic. 2009

Fragmentos romanos XVII

La catedral mutante

El regreso a casa soñó con ser incierto. Cual Odiseo habitamos otra vez aquella cama. Verbo de agua que es torrente. La piel extraña la cal.
Toda ciudad habita un río. Del Tevere al Vinalopó existe tan solo un veloz instante. Santa María sopra Elche es ahora un monstruo. Mutó y crecieron en su corazón nuevos jardines. Otra carne camina. Otras ideas. Somos urbanismo inédito, poblado de voraz arquitectura. En un espacio podemos crear tantas posibilidades... Caminamos en la cotidianeidad sin apenas percatarnos de ello. La distancia nos hace cambiar la mirada. Sobreviven a ella tan sólo los que se instalaron en el centro de un corazón libre y enjaulado.

15 dic. 2009

Atención al cliente



La deshumanización de las relaciones de cada persona con su cotidianeidad y con los otros va ganando terreno en estas sociedades del capital. Nacemos mamando de un pecho que produce monedas de oro, y de otro que nos enseña sólo y ante todo a pensar en nosotros -y que rueden cabezas, que no son la mía-. El bienestar del otro, sus sentimientos, sus necesidades básicas aprendemos a no tenerlas presentes en la jerarquía de valores de nuestra ética.
Pero siempre quedará una pequeña katana y personas con espíritu samurai para atentar contra todo ello. A veces nos pueden sorprender, como en el caso de este corto dirigido por Marcos Valín y David Alonso y animado por David Priego, Allende Bodega, David Alonso, Marian Ramis, Marcos Valín, María Monescillo, Francisco Martín, Aitor Ávila y Lidia España.

14 dic. 2009

El Bichito grita a Roma



A
l Bichito le gustaba que llegara la noche. Sus ojos se abrían despiertos y se llenaba de curiosidades. En esos momentos sacaba su pequeño disco duro portátil del bolsillo más recóndito de su chaquetilla negra. Estaba repleto de grandes regalos. Con él se deleitaba escuchando aquellas piezas que habían ido floreciendo en su vida. Una película a media tarde, una ópera al llegar al anochecer.
El Bichito gustaba de trepar, y aquella noche, proveyéndose de la bufanda de colorines que le tejió su tía abuela, subió al punto más alto de Roma. Barrió con la mirada la ciudad desde San Pietro Vaticano hasta las termas de Caracalla. Entonces recordó la última vez que volvió a enamorarse. Cayó, cayó de nuevo. Y fue cayendo como bajó a por su MP325 para escuchar a Monteverdi. Pensaba, sentía, una carta más volaría hacia tierras flamencas. Lo decía el brillo de sus ojos.

Fragmentos romanos XVI

El dátil de tus muelas

E
l pajarito enjaulado no pudo abrir su único ojo legañoso. Soñaba contigo. Pensó en la magia de los sueños que te traen recorriendo tantos kilómetros. De nuevo un silencio, tu silencio. Sin abrir el ojo pudo levantar la persiana. El jardín romano seguía ahí, donde el granado realizó su genuflexión ante el invierno. Donde el naranjo todavía lucha con frutos venciendo las nubes grises. En breve sería el faro de Santa Pola reflejo en sus ojos, o quizás un parque lineal poblado de patines del recuerdo. Al pajarito enjaulado le importaban las palabras, pero amaba más la virtuosidad de tu silencio interrumpido con algún susurro frente al puerto.
Roma al observarte, único ojo monstruoso, le hizo comprender qué significa amar de una forma adulta. Sin torturas, sin grandes éxitos. Sin psicologías ni celos ni egoísmos. Como la vida, amar es un pacto ante el espejo.
El pajarito enjaulado vive en una jaula en llamas. Plantó un dátil. Ahora éste habita en tus muelas. Un estornino rompió un huevo en tu boca.

Revista de Literatura Barcarola nº 73


La revista literaria Barcarola saca a la luz su número 73 en el que conmemora los 30 años de existencia y avatares en el mundo de la literatura.
En él, entre poemas, relatos, artículos monográficos y traducciones inéditas, podéis leer el dossier dedicado al escritor francés Gérard de Nerval (1808-1855) coordinado por la presente, Nieves Soriano Nieto. Allí aparecen artículos que reflexionan sobre los escritos de viaje del autor poco después del bicentenario de su nacimiento. Fátima Gutiérrez (Universidad Autónoma de Barcelona), Tomás Segovia (Poeta y traductor de la obra escogida de Nerval en Galaxia Gutenberg), Hisashi Mizuno (Kobe Kaisei College. Japón) y la propia Nieves Soriano Nieto (Filósofa) dan pie a nuevas perspectivas en el ámbito hispano sobre el autor. Además, en el dossier podéis encontrar la traducción de un nuevo fragmento de su Viaje a Oriente -aparte de los realizados por Tomás Segovia en su traducción de obras selectas de Nerval en Galaxia Gutenberg-, dedicado a la estancia de Gérard de Nerval en Líbano.
Espero que lo disfrutéis.
Es posible acceder a la edición digital de la revista en el siguiente enlace:
http://www.barcaroladigital.com/

12 dic. 2009

Fragmentos romanos XV

Miembros descuartizados

E
l arte en fragmentos pervierte la Forma. En el siglo I a. C. los griegos esculpían buscando la belleza. Teorías del canon navegaban la estética. Tan sólo era accesible el gesto del cincel a aquéllos que podían, de la naturaleza -la roca-, concluir con una obra bella.
No es camino inerme un paseo por el Museo Barraco. Los pedazos de aquellas obras desfiguran el gesto. La escultura es ya otra distinta de la que fue. Rostros desfigurados, miembros descuartizados gritan el devenir de la Historia. No hay memoria que pueda rescatarlos. Por más que arrullemos esfuerzos, empresas, estudios, su forma ha cambiado. No es aquella Belleza la que nos inunda al observar los restos del arte. El propio canon se ha quebrado. Revivimos con la mirada tiempos históricos en un mismo espacio. Luchamos en una batalla deshecha. Policleto aúlla. Es su nueva Forma el presente de la Historia.

Fragmentos romanos XIV

Éticas romanas

T
an sólo dos máximas acontecen al ser humano libre: vivir luchando y vivir resistiendo.
Sentir es revolucionario. También creer en las grandes ideas y en las pequeñas cosas. Afirmar una identidad disuelta. En gran parte de las ocasiones ésta no coincide con patrones culturales establecidos. Resistir a doblegarse ante lo que oprime la lucha por todo aquello en lo que se cree. Las batallas no tienen por qué ser grandes o mediáticas. Luchar y resistir es algo cotidiano. La mejor actitud en la batalla son las parcas palabras y los actos de la ética en la que uno cree. No hay enemigos en tal batalla. Tan sólo impedimentos salvables con actos éticos. Si algo muestra resistencia u odio, podemos responder con Amor. No hay mayor silencio para lo que oprime que ser respondido con Amor. La opresión abandera una ética. Ésta es la de lo normal o admisible culturalmente. De ella se hace presunción de ser la única aceptable. Responder a ella con actos de Amor doblega la ética normalizada con patrones sensatos y humanos.
El silencio se hizo. Aquellas dos viejecitas tomaban el viernes por la mañana su desayuno en un café del Trastevere. Se miraban y se amaban. Narraban la historia de una imagen. Las arrugas de sus caras dijeron todo. Habían envejecido dando Amor.

9 dic. 2009

Fragmentos romanos XIII

A una compadre comunista

Intentaba correr sin saber bien hacia dónde. Seis piernas me llevaban. Ignoro si era la danza quien caminaba, o si rodaba vibrando en Sanpietrini. La velocidad no existe cuando extenuado queda el baile que busca desesperado un rincón de Bernini.
La vida en ocasiones te lleva a lugares desiertos. Fábricas, vehículos, mangueras de petróleo crecen con los árboles de invierno. Correr bien sin saber adónde acaba en otro destino. Un cartel de Roma tachado. Es posible. Quería acabar escapando. Hacía media hora te dejaba en la terminal 3 de Fiumicino. Ya no regresaba a Roma. Tomé el camino hacia el norte. Allí, balbuceando lenguas ignífugas. Buscadme en el lugar donde habita el desierto.

Mujeres en la Italia del siglo XVIII

Laura Bassi

Maria Teresa Agnesi Pinottini

Maria Gaetana Agnesi

La Italia del siglo XVIII vio crecer a un gran número de mujeres dedicadas al cultivo del espíritu y a la cultura. Algunas de ellas, como Laura Bassi, pudieron incluso acceder al ámbito institucional de la cultura, dedicándose a la enseñanza de sus conocimientos -tarea que hasta ese siglo estaba siempre en manos de hombres-. El hecho del crecimiento de mujeres cultas en la Italia de la Ilustración sorprendía a los grandes viajeros que llegaban a visitar ese país. Charles de Brosses, en sus Lettres d'Italie escribe: En breve verás que aquí hay mujeres incluso más eruditas.
De entre esas mujeres, aquí les ofrezco algunas, por si no las conocían.
Laura Bassi, nacida en Bologna, fue profesora adjunta de anatomía en la Universidad de Bologna en 1731. En 1732 tuvo la oportunidad de entrar a estudiar en el Istituto delle Scienze, siendo la primera mujer en formar parte de tal academia. En 1733 obtuvo la cátedra de filosofía, enseñando especialmente la física newtoniana. En 1766 el papa Benedicto XIV formó un grupo de 25 profesores, los mejores de Italia, que estarían a su cargo y para los que haría de mecenas en las investigaciones. Laura Bassi, a pesar de las reacciones sociales en contra de su pertenencia a tal grupo por su condición femenina, luchó por ese puesto hasta que lo consiguió. Fue la primera mujer en Italia que estuvo integrada en el mundo institucional de las letras.

Maria Teresa Agnesi Pinottini desarrolló sus curiosidades en el ámbito de la música, llegándose a convertir en una importante compositora. Importante fue su cantata pastoral Il restauro dell'Arcadia, estrenada en el Teatro Regio Ducal de Milano en 1747. Sus composiciones causaron sorpresa y admiración en viajeros como Charles de Brosses o el conde Gerolamo Ricatti. Los que le dedicaron largas páginas de elogios.
Maria Gaetana Agnesi, hermana de Maria Teresa Agnesi, desarrolló sus estudios en el ámbito de las lenguas, la matemática, la filosofía y la teología. Reseñable fue la publicación de sus Instituzioni analitiche ad uso della gioventù italiana, obra que fue traducida al inglés y al francés. En ella, hace una recopilación explicativa a modo de libro de texto de las diversas teorías matemáticas aisladas que se habían ido desarrollando en los últimos años en Europa. Entre ellos fue muy notable el comentario realizado sobre la curva que hoy día se conoce como "bruja de Agnesi".

4 dic. 2009

Fragmentos romanos XII

Amar es cosa de monstruos

El pajarito enjaulado es un monstruo. Quizás por su condición de ser informe es capaz de tanto amor. Cada mañana, al levantarse, golpea fuertemente con su caja torácica la jaula viva y roja. Siente el calor que ésta desprende. Se quiebra en sonidos un poco más alguna costilla. Tiene una colección de figuras preciosas hechas con su imaginación al mirar las fisuras que van quedando. Las observa. Son sus vivencias. Cuanto más amplio es el campo de heridas, más seres bellos dibuja con su imaginación. Cuanto más monstruoso es, tanto más es capaz de amar. Sueña que un día estarán sus costillas tan llenas de fisuras que serán una mancha uniforme. En ese momento, sus huesos serán como los de un unicornio. El pajarito enjaulado abre los ojos por la mañana canturreando. Cada cosa que vive forma parte del Amor.

1 dic. 2009

Fragmentos romanos XI


Tu silencio

¿Recuerdas cuando jugábamos a hacernos cosquillas con los piececitos en el sofá? ¿Y cuando nos abrigábamos con el frío ilicitano debajo de una manta para pasar la tarde leyendo? Se tostaba la luz de la tarde. Encendíamos la luz de la noche. Vomitábamos pajaritas de papel y estábamos un poquito más cerca, un poquito más, sin darnos cuenta.
Corriste aquel día. Un gesto tuyo dijo tanto. Enmudecías en palabras cuando mi ser se deshacía en tristeza. Ciega hacedora de infartos fui. Ahí estabas. Mirándome en la puerta del bar. Llovía y tu coche se veía en gris plata. Abrí la puerta. Aquel día no me puse el cinturón de seguridad. Bebí el último Campari que me quedaba y recorrimos tantos kilómetros. En silencio. Bello silencio tuyo. Te miré los ojos curiosos. Sentí dentro el camino. Aquél fue el pacto más verdadero y ético que nunca he hecho. Héme aquí, periplo romano, pensando en ti mientras camino el Viale delle Belle Arti.

Lavinia Fontana y Sofonisba Anguissola

Lavinia Fontana. Antoinette Gonsalvus
1580. Château du Blois

Sofonisba Anguissola. Retrato de Felipe II.
1570. Museo del Prado

El siglo XVI en Italia acogió a dos grandes pintoras, dedicadas fundamentalmente al retrato, Lavinia Fontana y Sofonisba Anguissola (además de ver nacer a Artemisia Gentileschi).

Lavinia Fontana nació en 1552 y fue educada en la pintura por su padre. La biografía de Lavinia es muy particular, sobre todo porque consiguió dos hechos importantes por los que tuvo que luchar por su condición femenina. En primer lugar, logró representar pictóricamente mujeres y hombres desnudos en pinturas de escena mitológica o religiosa. Para ello, hizo uso de modelos a su vez al natural. En segundo lugar, se desentendió, junto a su marido, de los roles femeninos matrimoniales. Se casó con Gian Paolo Zappi, quien se encargaba de las tareas domésticas, mientras ella trabajaba en su pintura remuneradamente.
Son conocidas las representaciones que realizó de la familia Gonsalvus. Esta familia de origen canario, que padecía aparentemente de la enfermedad Hipertricosis Lanuginosa Congénita, dio lugar a la corroboración en el imaginario del mito de los habitantes peludos de las islas.

Sofonisba Anguissola nació en 1532. Su biografía es también peculiar en tanto que logró abrirse un gran hueco en el mundo de la pintura incluso con su condición genérica. En primer lugar, en su estancia en Roma tuvo un encuentro con Michelangelo que dio lugar a una relación magistral en la que Sofonisba pudo impregnarse de las enseñanzas de Michelangelo.
En segundo lugar, en su viaje a España en 1559 tuvo la oportunidad de retratar a la corte española, siendo recientemente reconocida su autoría del conocido Retrato de Felipe II que había sido atribuído a Alonso Sánchez Coello.

¿Polis en esta sociedad?

1. La escritura es libre.
2. Punzante, humorística, hiere, emociona, vierte, pervierte.
3. Es en ocasiones tan dolorosa porque llegamos a entender lo que nos dice.
4. La verdad expresada con libertad duele.
5. Se contradice con nuestra idea de creer que también nosotros somos libres.
6. Sin embargo, buscamos constantemente cadenas -prejuicios-.
7. ¿Libre es aquella persona que no juzga a los otros?
8. ¡Cuántos discursos hemos escuchado críticos con los prejuicios sobre los otros de personas que se prejuzgan a sí mismas!
9. No se puede ser generoso con el otro, sin ser generoso con sí mismo.
10. Para ser generoso con uno mismo es necesario ser libre de dos formas: de espíritu y corporalmente.
11. La libertad de espíritu se encuentra con más frecuencia en nuestras sociedades que llaman a la cultura democrática y dialogada -con más frecuencia, pero escasamente-.
12. La libertad física, que tiene que ver con los sentimientos, emociones, deseos, creados por nuestros órganos de los sentidos, escasea en estas sociedades. Nuestra cultura se empeña en conceptualizar y juzgar el mundo de los sentidos. Nos educan en represión y conducción de la corporalidad, de la sexualidad, y nosotros repetimos patrones. Se han creado instituciones de diversos tipos -más tradicionales, más progresistas- pero todas tienen a la base la educación unificada del cuerpo.

______________

Aquel día leí un chiste de El Jueves. Cómo me entristece que bromeemos en base a conceptos asumidos físicamente. ¿He de reírme otra vez más con chistes de tíos buenos que hablan de tías buenas y viceversa? ¿Y considerar que todo lo que no sea eso es homosexualidad? ¡Qué forma más curiosa de concebir el cuerpo de los otros y el propio cuerpo! Y más curioso que sea ésa la forma directa para integrarse socialmente. ¡En fin, Pilarín!

30 nov. 2009

Fragmentos romanos X


Estornino incendiado


Elecciones conscientes me vuelan. Me arrastran como torrentes de soda. Es gesto espásmico el que entre sus burbujas danza. Me llevan sin apenas recorrer un cielo. Luchan desafiando a la vida en cada instante decisivo. Me arrastran, sí, esta razón decidida. Elecciones que nacieron de un pacto autobiográfico frente a un espejo quebrado por la violencia de la mano de un Pistoletto en la Bienal de Venezia. Me observé bombardeando esquinas punzantes. El camino a ti no tiene rasguños que te arañen. A partir del instante en que uno decide, es irracional el sendero que conduce ante lo pactado.

________________

El pajarito enjaulado se escapó un día del ábside de la basílica de San Clemente. Volaba lejos, al este del oeste. Incendió sus alas en deseo. Viajaba dentro de su jaula. Los barrotes eran vivos y rojos. Llegaba al fin el día de posarse en una palmera.

29 nov. 2009

Fragmentos romanos IX


Mientras graznaban tus tripas

E
scribe esta mano que desea dibujar. Los instantes compulsivos se aferran a instrumentos. Desesperados dedos que buscan un lenguaje. Es voraz. Los fagocitan las emociones. La Roma oscura esclarece. El gesto violento impregna tejidos cuando en la vida todo se decide en pocos segundos. Un parpadeo nos puede conducir a la muerte.
Mientras se escuchaban tus tripas, aquel estornino quizás hubiera llegado a adorar a otros dioses. Abrí los ojos. Lo vi. Con el pico hecho fragmentos amaneció aferrado al barrote de su jaula. Había pasado efímero el tiempo. ¡¡Uff!!, todavía reverbera el eco de su grito mínimo: "seguir amándote" (leer con voz imitando un graznido de pájaro).

25 nov. 2009

Fragmentos romanos VIII

Niccollo dell'Arca. Santo Entierro (Detalle). 1463
Iglesia Santa Maria della Vita. Bologna


Razones para amarte
Aquel día te besé. Corrí congelada en emociones hacia tu sexo. Vestías el sabor del Renacimiento. Eras fuego sin forma. Buscabas una horma antigua que reinterpretaste con saliva. Vivías un presente, un pasado. No buceaste interrogantes periodísticos porque eras tan sólo polis. Tu cuerpo parecía el telar de un taller de prendras romanas. No preguntaste. Eras libre, tan libre como los esclavos de Michelangelo que silenciaron el discurso sobre la roca de la identidad.

Fragmentos romanos VII

Beberte

M
e fui de tus brazos. No tantos meses ha. Marché y el azar me llevó a inmensos jardines. Una soledad abrupta entre tallos gigantes que rozan y apenas alcanzan a llegarme. La piel se tornó piedra. Aquí hay tantas plantas carnívoras. Apenas uno se gira se marchitaron. O quizás digirieron este trocito de carne que me falta. Qué inmensa soledad social sin tu presencia. Enredarme en tu cintura. Allí donde no existe el tiempo. Donde la música circunda un solo cuerpo. Amarte es esta tarea revolucionaria. Beberte será infinito tras este largo viaje.

24 nov. 2009

Fragmentos romanos VI

Memoria retraída


Espero la masa gigante de curiosidades. La mitad de mi cuerpo la acaricia restregando su piel contra el muro que la distancia. No soy diferente de ella. La otra huye sin discreción. Me quiebro en dos, y llueven conocimientos. Diluvia, graniza en esta memoria retraída. Soy sólo cerebro que desea y se consume. Olvidé. Olvido la cuarta pronunciación del ideograma. La segunda de origen japonés. Soy rayo nervioso que desea y quiebra. ¡Uy! Tengo raíz. Diluvia, graniza en esta cabeza retraída, y cuanto más conozco, más amplio es tu arraigo en mí. Crece mi memoria porque existes sólo tú.

Marianne von Werefkin

Autoretrato. 1910

Los patinadores. 1911

En la Historia del Olvido de las Contribuciones de la Mujer a la Historia del Pensamiento (HOCoMuHisPe), cuando tratamos la época de las vanguardias, sobre todo el expresionismo, no recordamos la importancia de Marianne von Werefkin (1860-1938), pintora de origen ruso emigrada a Suiza tras la Gran Guerra y fundadora del grupo de pintores expresionistas Großer Bär. Les invito a adentrarse más en el mundo de esta dama.

Gema Álava. FIND ME




¿Acaso el aura desapareció en el arte, como Walter Benjamin propuso? Seguimos dando valor totémico a la obra en sí. Quienes tienen un Picasso, un Barceló o un Tapiès parecen poseer el conocimiento de un camino oculto hacia los favores de la divinidad. Además, si ese Picasso, Barceló o Tapiès lo adquirieron en una subasta o una feria de arte pagando una cantidad inaudita de dinero, y siguiendo los rituales de exhibición y compra, el orden en la jerarquía de poder les aumenta según el inconsciente colectivo. Lo importante es que se perciba a través de actos sociológicos que el artista está ensalzado, y que el consumidor de su arte es capaz de aproximarse a su genialidad con el dinero.
Sin embargo, ¿qué ocurre si nos encontramos un Picasso, un Barceló o un Tapiès disimulado entre objetos de la vida cotidiana? ¿Qué ocurre si revolucionamos el espacio de exhibición y tratamos la obra como el objeto que es en sí?
Gema Álava, con su proyecto FIND ME, ha conseguido reunir a reconocidos artistas (Lars Chellberg, Barbara Holub, Paul Kos, Ester Partegas, Robert Ryman, Arne Svenson, Merril Wagner, Lawrence Weiner y Maria Yoon) que han entregado sus obras para exhibirlas-esconderlas entre objetos de la vida diaria. Un proyecto que ha creado gran resonancia en Nueva York, dado que parte de una base que revierte revolucionariamente los órdenes sociales de los rituales artísticos actuales. Resonancia creada a su vez porque los propios artistas, grandes y reconocidos, han apostado por este proyecto, desafiando con ello el mismo sistema del arte.

23 nov. 2009

María Vallina. "La suciedad del tiempo".

María Vallina, además de ser una persona fantástica y una gran amiga, es una de las pintoras jóvenes actuales que comienzan a destacar en nuestro país, habiendo realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas a lo largo de su carrera. Actualmente es becaria en la Real Academia Española de Roma, y tiene lugar en breve esta exposición suya en la galería José Robles de Madrid de la que les dejo la nota de prensa. Un espacio y un lugar para quien quiera conocer in situ su obra. Les aconsejo acercarse, en tanto que no es posible apreciar bien lo que cada obra transmite sin observar el trazo, los gestos y la cantidad de óleo que utiliza para componer.
Para más apliación: http://mariavallina.blogspot.com/


María Vallina

“La suciedad del tiempo”

Inauguración: Viernes, 11 de Diciembre a partir de las 20:00 hrs.

Exposición del 11 Diciembre al 30 de Enero de 2010

“La suciedad del tiempo”. Instalación de dibujos sobre papel, un metrónomo y arena. Medidas variables. 2009


La suciedad del tiempo. Nieves Soriano Nieto

1. La pintura sobrevivió al discurso contemporáneo de la reproductibilidad del arte. Ella sigue atravesando aquel desierto que hace a la obra ser única. Sin embargo, en el paisaje de su mirada se vierte un gesto incendiado que resulta imposible de imitar. El arte sigue siendo revolucionario. Walter Benjamin halló su silencio.

2. El espacio en el arte se ha quebrado. Sólo son fragmentos sus posibilidades: instantáneas de cada mirada que juegan con la eternidad de la obra. Esa pintura que es sólo una acurruca en su existencia la infinidad de ojos que la atraviesan. Los espacios contemporáneos del arte están disueltos. Se oye el grito de su violencia.


3. No hay arte sin deseo. Éste atraviesa el cuerpo vertiendo la brutalidad que nos acerca al animal. Incluso grita cual Antígona ante el cadáver de Policlines, quebrado por su tensión esencial, súbdito del tiempo.

4. El espejo que delinea los límites del cuerpo con arrebato retiró su máscara. Una mano que palpa encontrando lo que somos, aquello que nos hace y no era visible. Una danza de vísceras, huesos, arterias nos deconstruye. El deseo desafía la suciedad del tiempo. El gesto se hace eterno y efímero.

5. Aquel día una mano inmortalizó su mirada. Trajo a un instante todo aquello que abarcó en su recuerdo. Una danza de sombras y cuerpos traslúcidos brotó en rojo, sangre. -Maravillarse ante lo terrorífico-. El tiempo tornó delgada la capa de la memoria. Los cuerpos se fragmentaron. Caminan hoy sin contexto, y en su grito invocan fútilmente las partes que perdieron.

6. El arte clásico marca la distancia entre espectador y obra, autor y observador. Funciones explícitas abren simas. Una mujer adulta salió a dar un paseo. Por casualidad se vio frente a un Tiziano. Deseaba comérselo, se acercó, y mordió uno de los restos de óleo. Se oían los gritos de dolor del pintor en su tumba. El pequeño despojo aurático se instaló entre sus dientes. Nunca se supo si eligió vivir en ese espacio. Sólo se conoce su pasión por la saliva, los restos de comida, la suciedad de un animal humano que devora carne. Pasión porque el tiempo masticado hace cambiar al óleo su color. Empastes irisados, formas múltiples. María Vallina, una mano, el gesto que quiebra la mirada. No somos yo sin su obra. Ella se instaló en la piel, en la carne de nuestra experiencia. Por un casual fuimos nosotros quienes pintamos aquel cuadro.


Galería José Robles

C/ Belén n º 2

28004 - Madrid

+34 915500548

"Making Worlds". Bienal de Venezia 2009

La primera experiencia de enfrentarse a la Bienal de Venezia abre mundos mágicos. El arte por el arte para ser exhibido. Largos paseos llenándose los sentidos de las obras que se mueven en el mundo. Sin sin posibilidad de venta, sólo se trata de errar sin sentido, dejándose abrazar por tantas sensaciones.
De ellas recogemos las obras y artistas que más nos han emocionado:

1. Fuera de los Giardini y el Arsenale:

1.1. Alessandro Verdi (Italia): http://www.galleriablu.com/alessandro_verdi.htm

Alessandro Verdi. Frammenti figuri. 2007

2. Arsenale:

2.1. Aron Demetz (1972): http://www.arondemetz.it/

Aron Demetz

2.3. Valerio Berruti (1977. Alba. Italia): http://www.valerioberruti.com/

Valerio Berruti

2.3. Raquel Paiewonsky (Puerto de la Plata. República Dominicana):
http://raquelpaiewonsky.com/

Raquel Paiewonsky


2.4. Anya Zholud (1981. Leningrado. URSS): http://www.zholudhome.com/en/

Anya Zholud


2.5. Susan Hefuna (1962. Egipto): http://www.susanhefuna.com/

Susan Hefuna


2.6. Simone Berti (1966. Adria. Italia): http://www.simoneberti.info/

Simone Berti

3. Giardini:

3.1. Pabellón de Suiza: Silvia Bächli (1956. Baden. Suiza) :
http://www.filialebasel.ch/silviabaechli/netscape_start.html

Silvia Bächli. Sin título. 2003

3.2. Pabellón de Egipto: Adel el Siwi (1952. Beheira. Egipto):
http://www.artspace-dubai.com/adel_el_siwi.htm

Adel el Siwi. Sin título. 2004

3.3. Giardini. Palazzo delle Esposizione:

3.3.1. Pietro Roccasalva (1970. Modica. Italia): http://artnews.org/artist.php?i=865

Pietro Roccasalva. The skeleton key. 2006

3.3.2. Nathalie Djurberg (1978. Suecia). León de Plata en la Bienal de Venezia 2009:
http://www.zachfeuer.com/nathaliedjurberg.html

Nathalie Djurberg

Fragmentos romanos V

Tiempos romanos

El tiempo es insuficiente. Vivimos precipitadamente deseando empaparnos de todo. El día llegó con aquel rayo de luz. Los ojos se abren ávidos de experiencia. "Es hora de absorber la mañana a bocanadas". Y corren las horas. Tratamos de obviar la paradoja de Zenón: nos creemos aquel Aquiles que alcanzará a la tortuga. El tiempo es lento e insuficiente. La noche llegó con aquel último rayo de luz. Forzamos los párpados. "Que no cedan al cansancio. Es hora de absorber la noche en ósmosis". No importa el frío gélido. Vivimos precipitadamente empapándonos de todo. El cuerpo expirándose a cada paso. Por fortuna en Roma anochece tan pronto como amanece.

17 nov. 2009

Fragmentos romanos IV

Pajarito enjaulado


Te estoy viendo llegar, pajarito enjaulado. Ayer recordabas aquellos días en los que volabas libre. Emigrabas con los vientos y entonabas melodías improvisadas al son de tu corazón. Mordías las nubes con forma de pirámides porque habías estado en Egipto. A veces eran pagodas fugaces las que identificabas en su devenir.

Te estoy viendo llegar, pajarito enjaulado. Hoy una cadena de oro rodea tu hermosa patita. Buscaste un pequeño mundo tranquilo sin nubes, porque éstas son orgánicas. Luchas contra la incertidumbre como si no existiera paradoja kantiana alguna. Fijaste una imagen de tu cabeza para controlar cada uno de tus pasos.

Ya sé cuáles serán tus siguientes palabras, pajarito enjaulado, porque hoy te buscaste un dueño.

Variaciones Bichito



A
lgunas veces el Bichito se siente engullido por un agujero muy hondo, tanto que duda de la forma de sus venas. Cuando no las siente latir con ninguno de sus dedos (ni siquiera con el corazón) el Bichito coge un rotulador grueso, azul, y dibuja el recorrido por encima de la piel para ver lo que no toca. Es así como las venas del Bichito han aprendido a trenzarse por su cuerpo, unas por encima, otras por debajo. Como las ramas de un rosal que busca desesperadamente el sol.

Cuando llega a la punta de sus dedos, el rotulador sigue su camino, veloz hacia el infinito, persistente en su trayectoria hacia el cielo que late con fuerza y devuelve el ritmo perdido con sacudidas de luz. A veces, el Bichito sale así, a borbotones, del agujero. Inspira, expira, sacude la cabeza, se concentra un poco en pensar en una estrella y se aleja con el viento enredado en el pelo.


_____________________________________________


Algunas veces el Bichito se siente engullido por un agujero muy hondo, tanto que duda de la forma de sus venas. Y en la tarde con su dedito corazón del pie causalmente pulsa una tecla del ordenador. Ésta casualmente conduce al Media Player. El Bichito desea con fuerza escuchar música de instrumentos de cuerda rasgada porque proceden de su latido. Abre los ojos para poder ver sus pelillos erizados de tanto pensar, y siente y siente ese ritmo perdido que dibujó en sus venas. Allí suena la viola o un celo. El Bichito es todo latido. La música de instrumentos de cuerda rasgada procede de su corazón. Es en música que él siente. Sin embargo, a veces, entre pelillos erizados de tanto pensar no se da cuenta de ello. Pero aquella tarde en la que su dedito corazón del pie causalmente pulsó la tecla del ordenador, el Bichito se puso a cantar con la fuerza de la libertad, y logró alcanzar la estrella de su pensamiento con la que se enredaba su pelo.

16 nov. 2009

Eugenio Montale


Eugenio Montale, escritor genovés, premio Nobel de literatura en 1975, escribió en el poemario Xenia, a la memoria de su mujer, uno de los poemas de amor más bellos que nunca he leído. Para nosotros habla de la verdad del amor, aquél que sobrevive a necesidades, aquél en el que el tiempo no existe, en el que los días pasan y no importan los instantes de incomunicación, ni los actos de cada instante, ya que se sabe sin palabras y en el corazón que se ama a esa persona. Aquél en el que las palabras "te quiero" sobran, ya que el silencio escucha el latido con el que se sabe, sí, que en el corazón se ama a esa persona.

Ho sceso, dandoti il braccio,
almeno un milione di scale
e ora che non ci sei è il vuoto a ogni gradino.
Anche così è stato breve il nostro lungo viaggio.

Il mio dura tuttora,
né più mi occorrono le coincidenze,
le prenotazioni, le trappole, gli scorni di chi crede
che la realtà sia quella che si vede.

Ho sceso milioni di scale dandoti il braccio
non già perché con quattr’occhi forse si vede di più.
Con te le ho scese perché sapevo che di noi due
le sole vere pupille,
sebbene tanto offuscate, erano le tue.

________________________

Del brazo tuyo he bajado por lo menos
un millón de escaleras
y ahora que no estás, cada escalón es un vacío.
También así de breve fue nuestro largo viaje.

El mío aún continúa, mas ya no necesito
los trasbordos, los asientos reservados,
las trampas, los oprobios de quien cree
que lo que vemos es la realidad.

He bajado millones de escaleras dándote el brazo
y no porque cuatro ojos puedan ver más que dos.
Contigo las bajé porque sabía que de ambos
las únicas pupilas verdaderas,
aunque muy empañadas eran las tuyas.

Fragmentos romanos III

Cristina y los cien viajeros romanos


Vienen a nuestro seno lejanos viajeros que brindan relatos únicos, maravillas. La fonética se derrama por su implacable anatomía. Una perfección emotiva abraza el corazón en el componer de sus palabras. Son verbo, acción, recuerdo. Así colonizan el jardín del latido. Tantos y tan grandes nombres caminan la biografía. Y sin embargo al cerrar los ojos habitas tú. Más única –prodigio, pequeño monstruito- que aquéllos que narran vivencias. Tú las guardas en tu silencio observador. Tus actos vierten más revolución que los de aquéllos que vanamente quisieron dejar una huella.