22 dic. 2009

Fragmentos romanos XIX



El regreso de Ulises

Mortales somos, orgánicos, mutantes. Ésa es nuestra condición, ser masa de miga de pan moldeada. Una mano tortuosa. Aquella caricia de amor. El ácido de conceptos que constriñen, todo nos fuerza temporalmente hacia otra forma. Somos venecianos de 1643 acurrucados entre mórbidos dátiles. Escondidos entre palmeras llegan adjetivos italianos. Golpean, destrozan nuestra jaula alientos del siglo XVII. No podemos negarnos, somos feroz entrega al azar. No podemos engañarnos, aquella cárcel voladora no existe. Vive en ruinas rojas y verdes. La daga de su volubilidad destruyó la forma de cada barrote.

No hay comentarios: