1 dic. 2009

Lavinia Fontana y Sofonisba Anguissola

Lavinia Fontana. Antoinette Gonsalvus
1580. Château du Blois

Sofonisba Anguissola. Retrato de Felipe II.
1570. Museo del Prado

El siglo XVI en Italia acogió a dos grandes pintoras, dedicadas fundamentalmente al retrato, Lavinia Fontana y Sofonisba Anguissola (además de ver nacer a Artemisia Gentileschi).

Lavinia Fontana nació en 1552 y fue educada en la pintura por su padre. La biografía de Lavinia es muy particular, sobre todo porque consiguió dos hechos importantes por los que tuvo que luchar por su condición femenina. En primer lugar, logró representar pictóricamente mujeres y hombres desnudos en pinturas de escena mitológica o religiosa. Para ello, hizo uso de modelos a su vez al natural. En segundo lugar, se desentendió, junto a su marido, de los roles femeninos matrimoniales. Se casó con Gian Paolo Zappi, quien se encargaba de las tareas domésticas, mientras ella trabajaba en su pintura remuneradamente.
Son conocidas las representaciones que realizó de la familia Gonsalvus. Esta familia de origen canario, que padecía aparentemente de la enfermedad Hipertricosis Lanuginosa Congénita, dio lugar a la corroboración en el imaginario del mito de los habitantes peludos de las islas.

Sofonisba Anguissola nació en 1532. Su biografía es también peculiar en tanto que logró abrirse un gran hueco en el mundo de la pintura incluso con su condición genérica. En primer lugar, en su estancia en Roma tuvo un encuentro con Michelangelo que dio lugar a una relación magistral en la que Sofonisba pudo impregnarse de las enseñanzas de Michelangelo.
En segundo lugar, en su viaje a España en 1559 tuvo la oportunidad de retratar a la corte española, siendo recientemente reconocida su autoría del conocido Retrato de Felipe II que había sido atribuído a Alonso Sánchez Coello.

No hay comentarios: