17 nov. 2009

Fragmentos romanos IV

Pajarito enjaulado


Te estoy viendo llegar, pajarito enjaulado. Ayer recordabas aquellos días en los que volabas libre. Emigrabas con los vientos y entonabas melodías improvisadas al son de tu corazón. Mordías las nubes con forma de pirámides porque habías estado en Egipto. A veces eran pagodas fugaces las que identificabas en su devenir.

Te estoy viendo llegar, pajarito enjaulado. Hoy una cadena de oro rodea tu hermosa patita. Buscaste un pequeño mundo tranquilo sin nubes, porque éstas son orgánicas. Luchas contra la incertidumbre como si no existiera paradoja kantiana alguna. Fijaste una imagen de tu cabeza para controlar cada uno de tus pasos.

Ya sé cuáles serán tus siguientes palabras, pajarito enjaulado, porque hoy te buscaste un dueño.

2 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Me gusto ese vuelo del pájaro enjaulado..


Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos

Nieves Soriano Nieto dijo...

Es un pajarito muy lindo...
Besos,
Nieves