10 nov. 2009

Diana Damrau y La Reina de la Noche


Diana Damrau como La Reina de la Noche
La Flauta mágica. Acto II
Der Hölle Rache kocht in meinem Herzen


D
os meses antes de la muerte de Mozart se estrenó La flauta mágica. En ella, la Reina de la Noche, dueña de la oscuridad, amante de Psiqué, abanderada de lo irracional tenía por fin matar a Sarastro -Zoroastro-, iluminado, atravesado por argumentos, enemigo de las perífrasis. Razón y Sinrazón tantas veces declaradas enemigas. En ocasiones, no cabe más que recordar a Nietzsche hablando de la tragedia, subyugadas en el desarrollo de la historia del pensamiento.
La Reina de la Noche vista como tentación primera, la que se adentra en los deseos instantaneos de Pamino y Tamina para acabar con la luminosidad -"aquel primer contacto siempre fue sexual"-.
Tan sólo ella es capaz de ofrecer esa daga a una hija, conduciendo la ética a sus límites: o bien se acaba con lo racional de forma violenta, o bien queda uno desterrado del origen materno a través de la venganza. A fin de cuentas, nos propone la Reina de la Noche, para poder seguir viviendo en la Naturaleza que nos causó, es necesario negar de forma radical la Cultura que nos hizo crecer. NUESTRO ORIGEN ES EL DESEO. NUESTRA MUERTE EL CONOCIMIENTO. LA ILUSTRACIÓN NO LUCHÓ MÁS QUE POR TRATAR DE INVERTIR ESOS TÉRMINOS.

No hay comentarios: