16 feb. 2008

Giordano Bruno


Un día como hoy, en 1600, murió ejecutado en manos de los tribunales católicos de la Inquisición, Giordano Bruno, uno de los filósofos y científicos más revolucionarios para el siglo XVII.
La vida de Giordano Bruno le fue arrebatada por dos razones fundamentales:
1. El filósofo hacía una defensa radical del heliocentrismo y de las teorías copernicanas, hasta el punto de atreverse a impartirlas en la docencia en la Universidad de Oxford en una época en la que, no lo olvidemos, defender que la Tierra no era el centro del universo, contradiciendo las Sagradas Escrituras -Salmo 93:1, Salmo 96:10 y Crónicas 16:30-, era una infracción grave. Y tampoco olvidemos que en 1633 Galileo Galilei tendría que retractarse de sus ideas heliocéntricas ante el tribunal de la Inquisición, por haber sido acusado, a su vez, de herejía.
2. El filósofo hacía una defensa de una infinitud peculiar para la divinidad. Defendía la infinitud de la divinidad así como del universo. Ésta se manifestaba en que un Dios había creado diversos mundos posibles -no olvidemos que también Leibniz en esa época defendía la infinitud de los mundos posibles, ya que era un tema muy debatido por aquel entonces-. Y dentro de los mundos posibles creados por un Dios, existe el ser humano en uno, pero también existirán otros seres humanos en otros. A su vez, siendo éste el punto más problemático para la santa herejía digna de condena, defendió que al igual que había habido un profeta para este mundo, Jesucristo, había otros, tantos como mundos hayan sido creados por Dios. Y esto supone, pues, dar puerta abierta a la igualdad, olvidando el privilegio, a la legitimidad de otros profetas, aceptando que todos tienen los mismos derechos. como el de la legitimidad de religiones.
Por ello, por su carácter revolucionario, queríamos dedicarle hoy el homenaje.

2 comentarios:

Icaras dijo...

Hola Nieves, soy de la república de Bulimia quimérica. Un placer contar con tu visita y felicidades por un blog tan interesante y -si me permites- tan revindicativo. Siento curiosidad por saber cómo supiste de mi blog. Un abrazo, Icaras.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Hola, Icaras, gracias por tu comentario tan bello. Me ha hecho muchísima ilusión recibirlo.
Supe de tu blog así, navegando. Ya sabes lo libre y azarosa que es esta red, que permite encontrar cosas tan interesantes.
Abrazos,
Nieves