8 mar. 2008

8 de marzo. Día internacional de la mujer


Hoy es el día internacional de la mujer. Querría dedicar el homenaje de hoy a todas las mujeres del mundo, de todos los países, de todas las lenguas. Querría dedicárselo por la lucha por la igualdad de derechos y la justicia en el mundo, por construir un lugar habitable, pacífico en el que podamos convivir pacíficamente. Porque acabemos, denunciándolo, haciéndolo ver, llevándolo a la justicia, con la violencia de género que al menos una muerte diaria causa en España, y miles de ellas en el mundo. Porque podamos acceder a un salario equivalente al de los hombres en los mismos puestos de trabajo. Porque la convivencia en las familias diariamente sea pacífica y repartida equitativamente entre los miembros, sean del género que sean. Sobre todo porque reconozcamos que somos iguales, que tenemos las mismas capacidades, la misma capacidad de autonomía e independencia, y que no necesitamos contratos para ser felices, sino que equitativamente llegamos a acuerdos, contractuales o no, de caminar por la vida.
Por todas las mujeres que día a día ponen su granito de arena para conseguir todo ello, y hoy día en especial por mis alumnas que van mirando y luchando con su juventud por ese futuro.

6 comentarios:

Tucán Lorito dijo...

Felicidades por tu texto, Nieves. Me acuerdo de haber visto esta postal en la puerta de la habitación de un piso en un profundo pueblo valenciano, al volver a mi jardín paradisíaco.
Aunque soy "macho",no soy machista. Y creo en la igualidad entre machos y hembras. Por cierto, en nuestro mundo de los pájaros no hay ningun movimiento feminista (porque no hay discriminación). En fin creo que en un mundo humano los movimientos políticos no tienen que ser feministas (en fin, descriminatorios), sino tienen que hacer igualitarios.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Muchas gracias, Tucán lorito, por hacer esa apreciación. Sí, se trata de la igualdad, no de luchar por una desigualdad en otros términos. Eso sí, a veces para conseguir la igualdad hay que luchar desigualmente, ¡digo yo viendo la historia! Vaya qué buena memoria tiene este Tucán lorito en sus noches de insomnio en una colchoneta en un pueblo de la comunidad valenciana.

Ana Cuéllar dijo...

Este es un buen día para reflexionar acerca de lo femenino o de ser mujer. Pues ciertas reglas básicas de la existencia de lo femenino han sido alteradas dentro del marco de la sociedad en la que vivimos.Tenemos, pues , que redescubrir una integridad que es propia de lo femenino y que de ningún modo puede compararse con una concepción del mundo masculina. Si bien es cierto que las mujeres han recorrido un largo camino, la idea de que ya se ha alcanzado la meta sirve para encubrir la discriminación y explatación que continúa afectando a las mujeres de todo el mundo, en ámbitos tan fundamentales como la salud, la sexualidad, el trabajo, la política, la publicidad o la economía. Estamos llamadas a reimaginar lo Femenino en su forma emergente. Lo Femenino recibe: desde el llanto del planeta hasta el llanto del alma. En la primitiva transación de la conciencia matriarcal a la conciencia patriarcal (que se encuentra recapitulada en la evolución de todas y cada una de las mujeres), se sacrifica y abandona lo Femenino. Tanto en los hombres como en las mujeres, es expulsado de la conciencia y se sumerge para pasar a ser parte del mundo de la sombra.El principio Femenino se transforma a medida que evoluciona nuestra naturaleza femenina dentro de la imaginación colectiva y que se va manifestando dentro de nosotas y de toda la sociedad en general. La evidencia de su reaparición se manifiesta claramente en nuestro interés creciente por la ecología profunda, la Diosa, e incluso el movimiento de hombres que se está formando últimamente.

Alazorza dijo...

Marco Aurelio dijo que o se educaba a los humanos, o habría que padecerlos. Lo recuerdo al leer tu entrada. En el largo camino por la igualdad la educación es, como casi siempre, la clave, y esa es una de nuestras tareas. Te envío una dosis de de animoso y combativo optimismo.

Anónimo dijo...

A los hombres habrían que castrarlos!!! arriba la mujer por siempre.
De una mujer deseosa de igualdad.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Tampoco hay que exagerar, anónima, no todos los hombres apoyan la desigualdad, ni creo que hubiese que castrarlos, simplemente de lo que se trata es de no ceder ni con las sutiles ni con las evidentes desigualdades, pero todo pacíficamente, por favor.