7 may. 2008

Olympe de Gouges


Un día como hoy, en 1748, nació una de las grandes hijas de la Ilustración francesa, Olympe de Gouges. Como ilustrada, defendía una libertad radical para el sujeto, y una, podría decirse, si se permite en estos términos, fe ciega en la racionalidad humana. Para una persona burguesa, como Olympe, estaba claro que los nuevos tiempos llegarían guiados por la luz, la claridad, el conocimiento y las relaciones sociales y políticas basadas en una "paz perpetua".
Sin embargo, una larga tradición de sus coetáneos y antepasados inmediatos estaba trabajando, incluso a veces hasta en una condición analítica radical, ya esos temas: John Locke, David Hume, Diderot, D'Alembert, Inmanuel Kant, Herder, etc.
Quedaba, en toda esta tradición ilustrada, un hueco vacío, una sombra entre otras. Y ésta era la de la adquisición de un punto de vista sobre la mujer. ¿Podía ser la mujer igual de libre que el hombre? Si así era, ¿qué debía hacer la mujer para ser igual de libre que el hombre, desde un punto de vista racional? Estas preguntas se encuentran a la base de la búsqueda y el pensamiento de Olympe de Gouges. Y ella, en un ímpetu que precedería a la forma y concepción de los actuales Derechos Humanos, elabora la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, en 1791, dos años después de la Revolución Francesa. En ellos, da razones y soluciones racionales, sociales, políticas, por las que se podrá alcanzar la que consideraba la verdadera igualdad entre los seres humanos: ausencia de discriminación por pertenencia a un género:

http://es.wikisource.org/wiki/Declaraci%C3%B3n_de_los_Derechos_de_la_Mujer_y_la_Ciudadana

Desafortunadamente escasos años después moriría, en manos de los mismos ilustrados, guillotinada.

4 comentarios:

Ana Cuéllar dijo...

Olympe de Gouges, fue una mujer inteligente y una representante avanzada del pensamiento ilustrado,sobre el hombre y la mujer. Sus trabajos fueron profundamente feministas y revolucionarios.Pues defendió la igualdad entre el hombre y la mujer en todos los aspectos de la vida pública y privada.Fundó varias sociedades fraternas para ambos sexos.Además de realizar planteamientos sobre la supresión del matrimonio y la instauración del divorcio. También fue precursora de la protección de la infancia y de los desfavorecidos. Y hoy,siguen teniendo vigencia sus palabras del epílogo de su Declaración de los derechos de la mujer y de la ciudadana: "Mujer, despierta...¡Oh, mujeres!¡mujeres!.¿Cuando dejaréis de estar ciegas?.Cualesquiera sean los obstáculos que os opongan, podéis superarlos;os basta con desearlo"

dácil álamo dijo...

Enhorabuena por tu blog (que acabo de descubrir) y por recuperar pensadoras e historias tan interesantes. Un abrazo.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Ana y Dácil Álamo, mil gracias por vuestras apreciaciones tan emotivas y sabias a un tiempo. Es para mí un honor tener vuestra visita por estos páramos.

Gabri dijo...

No sé si guillotinar a los demás es un acto muy ilustrado, pero lo evidente es que ilustra de maravilla el mal gusto. Bromas aparte, mis renovadas felicitaciones por un blog tan enjundioso.