12 feb. 2013

Fragmentos geosféricos LVIII

 
Regreso

Realmente es todo muy relativo en esta vida. Tantos años pasan y tantas cosas que lo hacen casi todo ceniza. Y aquello que era tan esencial para nosotros deja de serlo. Como aquello que ni existía puede llegar a adquirir gran importancia. Me sorprende ver que después de tantos años y tanto dolor, uno pueda llegar a tener una charla tranquila, es más, placentera y sentimental, con quien puede haber llegado a hacerle daño. Quizás porque el dolor es tan relativo como los deseos y curiosidades. O quizás porque lo que en aquel entonces fue un dolor vital ya dejó de serlo al haber otras cosas esencialmente más comprometidas dentro de las actitudes. En el fondo, con la edad, todos nos volvemos más relativamente tolerantes o más inteligentemente huidizos.

No hay comentarios: