18 feb. 2013

Fragmentos geosféricos LIX


 


Busca el verano, la mariposa, el vuelo. Busca las alas en la curva de su espalda. Busca inspirar torrente de vida, beber de savia nítida, desbrozar la vida raquítica, racional. Y así ser libre,  sentimental aullido.

12 feb. 2013

Fragmentos geosféricos LVIII

 
Regreso

Realmente es todo muy relativo en esta vida. Tantos años pasan y tantas cosas que lo hacen casi todo ceniza. Y aquello que era tan esencial para nosotros deja de serlo. Como aquello que ni existía puede llegar a adquirir gran importancia. Me sorprende ver que después de tantos años y tanto dolor, uno pueda llegar a tener una charla tranquila, es más, placentera y sentimental, con quien puede haber llegado a hacerle daño. Quizás porque el dolor es tan relativo como los deseos y curiosidades. O quizás porque lo que en aquel entonces fue un dolor vital ya dejó de serlo al haber otras cosas esencialmente más comprometidas dentro de las actitudes. En el fondo, con la edad, todos nos volvemos más relativamente tolerantes o más inteligentemente huidizos.

10 feb. 2013

Felicitats, Katanita!

 
Hoy cumple años una de las personas más especiales en mi vida. Julia Gallego. Conocía a Julia hace un poco más de dos años en un primero de bachillerato de humanidades. Era una alumna brillante. Brillante porque no era de esas alumnas empollonas que saca buena nota repitiendo como un lorito lo que dice el profesor. Ella protestaba. Pero no protestaba como la gran mayoría por llevar la contraria al adulto sin argumento alguno, sino que protestaba con argumentos fundamentados. 
Una de las cosas que más me fascinó de Julia desde un principio fue su personal y estricto sentido de la justicia.
Su sentido de la justicia le lleva a que no le agraden las tonterías ni las medias tintas. Julia es una persona que va en serio y con una profundidad única a la hora de poner su persona en cada cosa que hace. Julia es una persona entregada a lo que cree. 
Su sentido de la justicia le hace que, cuando cree en algo, luche por ello hasta el final sin miramientos. Así como cuando cree que algo es injusto, lucha por hacer justicia sin más consideraciones que el propio sentido de la justicia.
No me extrañó para nada que fuese una enamorada de Tarantino en la película Kill Bill. Siempre tan graciosa vestida con camisetas de la película o llevando las zapatillas de Uma Thurman-Beatrix Kiddo.
Una profesora como yo, de entre los cientos de alumnos que pasan en su vida cada año sin dejar apenas huella la mayoría, tuvo la suerte de conocer una persona tan especial. Siempre pensé que cuando llega ese momento a un profesor, ha llegado a lo más álgido de su carrera. Tuve la suerte de que me sucediese pronto, ya que Julia hace a una profesor creer a ciegas en su profesión.
Poco a poco, además, he podido ir conociendo a Julia en su contexto. Y me he dado cuenta de que tiene una familia matriarcal en la cual cada mujer es más fascinante que la otra. 
Muchas veces me pregunto qué hace a Julia tan especial. La miro con muy buenos ojos, pero no sólo es mi forma de mirarla. Julia es una de esas personas que es única. Su presencia ilumina la vida con su luz personal. Y si no estuviese su presencia, una estrella se habría apagado en el universo.
¡Qué suerte tenerla cerca en el camino de la existencia!

9 feb. 2013

Fragmentos geosféricos LVII

 
Reflexiones tras la película Amor de Haneke

En esta sociedad de la adolescencia retardada el concepto amor es demasiado simple: sólo hay amor cuando mi pareja me hace sentir cosquillas dentro. ¡Qué manera de acabar con el amor! El amor es mucho más que estar pasándoselo bien con alguien durante el tiempo que dure pasárselo bien. Es compartir, construir una vida. No huir cuando llegan dificultades. Para mí eso no es amar, sino pasar el rato de forma egoísta hasta que llegue otra cosa que me haga sentir mejor.

3 feb. 2013

Fragmentos geosféricos LVI


Viento y tierra

Calma al viento, calma. Calma en silencio la niña de mis ojos. Calma al viento quieta, pausada. Calma con sus dulces palabras, calma. Y el viento se vuela. Se fue el Adviento. Sus párpados oscuros, derramados. La noche de vino calma al viento. La noche que vino el viento a despertar a la niña de mis ojos.