28 jun. 2013

El profesor


El profesor
Cuando llegan estas fechas, todo el mundo que no es profesor recuerda lo maravilloso que es ser profesor. "¡Cuántas vacaciones tienen!". Sí, como si ser profesor te diera tiempo a tener vacaciones mentales en la situación en la que estamos viviendo.
Pero no se considera el trasfondo de la cuestión. 1/3 de la plantilla de los institutos ha sido reducida en tan sólo un año. Eso significa que miles de interinos han sido echados a la calle, que los hijos de cada persona este año no han podido ser atendidos como se debiera, que los desdobles están a extinguir, que las personas más desfavorecidas caen antes del sistema educativo. Por no hablar de la nueva ley que se implantará en breve.
Ni de las tragedias de las familias de aquellos que han sido despedidos.
Pero no sólo hablamos de interinos. De entre el tercio de la plantilla reducida, estamos profesores definitivos que vivimos como desplazados. Que a estas alturas todavía no sabemos dónde trabajaremos el año que viene ni qué asignaturas daremos. Que nos tratan como a una vejación del sistema alegal, que nos tienen como secretarios de los departamentos favoritos.
Tampoco hablan los que hablan con tanta ligereza del profesor, qué significa que en un año una persona pueda tener que vivir en varias ciudades a la vez, como si no tuviera familia ni sitio estable. Ni qué significa dejar a tu hijo de cuatro meses en una ciudad y vivir en otra a 200 kilómetros. O qué significa dejar a un padre enfermo o a tu mujer o marido tan lejos.
No, señores, sólo se habla de lo bien que vive el profesor. Que de un día para otro llega a una ciudad ajena, a un instituto ajeno, sin conocer a nadie y tiene que enfrentarse a más de 200 alumnos a su cargo.
Y eso, claro, no supone esfuerzo alguno. Evidentemente no trabajamos con las manos, sino con por y con el corazón.
¡Viva la enseñanza pública de calidad!

16 jun. 2013

Fragmentos geosféricos LXXIV



El beso

El beso trae a la memoria, borra memoria y crea nueva memoria. Porque hace recordar tiempos pasados, los cancela y los suplanta por su nueva entidad existente como tal beso en concreto.

11 jun. 2013

El Principito y el Zorro



Para Katanita en su época de exámenes este fragmento de El Principito:
http://www.goear.com/listen/cbf3f8c/el-principito-antoine-exupery
Y también en catalán, El Petit Príncep:
http://www.goear.com/listen/f99c268/petit-princep-antoine-exupery 
En italiano, Il Piccolo Principe:
http://www.goear.com/listen/0b0d87c/il-piccolo-principe-antoine-exupery 
En francés, Le Petit Prince:
http://www.goear.com/listen/6028a7c/le-petit-prince-antoine-exupery 
En inglés, The Little Prince:
http://www.goear.com/listen/3f20101/little-prince-antoine-exupery 
En alemán, Der Kleine Prinz:
http://www.goear.com/listen/13ec351/der-kleine-prinz-antoine-exupery
También porque este fragmento habla del Amor en términos amplios tal y como yo lo entiendo, el amor paterno-filial, el de pareja, el de la amistad...

10 jun. 2013

Fragmentos geosféricos LXXIII

 
Incendio acuático

Océanos incendiados, agua de ardid de pecho, navegarte. 
El líquido pensamiento disuelto, flujo ebrio de historia, vivirte. 
Te expandes cual vapor de agua, deshaces el hielo, y, sin mirarte, sin mirarte ya me hallo ecuestremente secuestrada.

9 jun. 2013

Clases de literatura castellana III



Es impresionante la ironía de Sancho sobre Aldonza Lorenzo (Dulcinea del Toboso). ¿A quién no le ha pasado alguna vez que el amor convierta en princesa a una lanzadora de piedras que podría competir en olimpiadas vascas? Hahah.
http://www.goear.com/listen/0a8a88f/sancho-aldonza-lorenzo-miguel-de-cervantes

5 jun. 2013

Historias para un posible Adrián I

 
Ahí estabas. Moviéndote. Cráneo. Estómago. Vejiga. Y todos los huesitos de la columna vertebral que tanto me emocionó ver, como los de un pequeño lagartito. Ahí estabas. Voy a llamarte Adrián. Otro sobrino en la familia. ¡Qué emoción tan inmensa verte moverte! ¡Y buscar tu pirulina!
¡Qué fortuna la tuya, Adrián! Llegas al mundo tan querido por tu madre, tu padre, tus abuelos, tu tía,  tu hermana Minerva y tantos otros. Es imposible no quererte al sentirte tan vivo.
Estoy deseando verte y arrullarte entre mis brazos. Y escucharte gritar a pulmón abierto. O sentirte reír a carcajada limpia. Y que abras junto a Minerva todos los cajones de la ropa y encontrarme la habitación plagada de desastres, de vida feliz, de inocencia, de huellas, de existencia.

3 jun. 2013

Clases de literatura castellana II



Aquí va Doña Inés, la enamorada de Don Juan en la versión de Zorrilla. Y más tenéis aquí esta Doña Inés fashion: http://www.goear.com/listen/000571f/dona-ines-zorrilla