7 jul. 2006

Puaf! Bah! y otras onomatopeyas


Ya no pueden comprimirse los tiempos tratando de luchar por lo que uno cree; ya no puede tornarse violento el deseo de tener los objetos e historias; ya no se puede luchar tratando de conseguir lo máximo en lo que se hace; tantos y tantos factores se escapan de nuestras manos; la experiencia proporciona el justo poso escéptico para que ya esas cosas puedan mirarse de otra forma. En ese instante es cuando uno se disfraza en el teatro del mundo.

No hay comentarios: