29 abr. 2009

Alejandra Pizarnik


Un día como hoy, en 1936, nació la poetisa argentina Alejandra Pizarnik. La vida de Alejandra, a pesar de su brevedad, nos ha dejado el legado de una biografía intensa llena de vivencias y preguntas. Ella, que vivió una infancia en su tierra natal, recoge los ecos del conjunto de las raíces que también fue construyendo con el paso de los días: París, Nueva York. Podría decirse, sí, que la escritura de Alejandra recoge voces, como así hace con los diferentes estilos de los que se sentía influenciada: romanticismo, simbolismo o surrealismo. Y no hay más verdad que el propio descubrimiento a través de la lectura de sus poemas:

EXILIO

a Raúl Gustavo Aguirre

Esta manía de saberme ángel,
sin edad,
sin muerte en qué vivirme,
sin piedad por mi nombre
ni por mis huesos que lloran vagando.

¿Y quién no tiene un amor?
¿Y quién no goza entre amapolas?
¿Y quién no posee un fuego, una muerte,
un miedo, algo horrible,
aunque fuere con plumas
aunque fuere con sonrisas?

Siniestro delirio amar una sombra.
La sombra no muere.
Y mi amor
sólo abraza a lo que fluye
como lava del infierno:
una logia callada,
fantasmas en dulce erección,
sacerdotes de espuma,
y sobre todo ángeles,
ángeles bellos como cuchillos
que se elevan en la noche
y devastan la esperanza.


LA ÚLTIMA INOCENCIA

Partir
en cuerpo y alma
partir.

Partir
deshacerse de las miradas
piedras opresoras
que duermen en la garganta.

He de partir
no más inercia bajo el sol
no más sangre anonadada
no más fila para morir.

He de partir

Pero arremete ¡viajera!

4 comentarios:

Caminodelsur dijo...

Gran poema, gran poetisa!.



Abrazos

Arnaudoc dijo...

Fantástico.M'encanta Alejandra P.
Jo també tinc un blog de literatura.
(t'escric en català perquè vreig que dius que el parles, cosa que em fa molta il.lusió, com a tots els catalans , cosa de les cultrures minoritàries )
Gracias por el blog y por el inter´es por nuestra cultura.
Petons

Anónimo dijo...

Una amapola para Pizarnik...

cristor dijo...

Alejandra Pizarnik es un ejemplo de las grandes poetizas del mundo, en espacial de nuestra querida Suramérica, pero sobre todo por la profundidad de sus poemas y su sentido existencial nunca desligado de realidad.