12 ene. 2012

Fragmentos geosféricos VIII


Murcia

Porque caminas de luz el horizonte. Porque recorres de deseo las calles del olvido. Porque vibras de ondas de futuro. Y a veces perfumas de asfalto las pupilas. Porque eres tan cándida como el ocre barroco de tu templo sagrado. Porque venero de azul de mármol tu terrazo. Porque si a una ciudad pudiese amarse, caería tan rendida en tu lecho como me hallo ahora.

No hay comentarios: