27 ene. 2012

La boda de Julia


Cuando una hermana pequeña se casa uno sabe que dará un gran paso en la vida. Un gran paso de independencia y separación. Julia se ha hecho mayor. Ya no es una niña, ya no es aquella rebelde adolescente indomeñable, sino una mujer. Y la sensación o el cúmulo de sentimientos que tiene una hermana mayor que siempre ha intentado protegerla es por una parte la de orgullo y satisfacción -está ahí y ha llegado hasta ahí, ya no necesita de nadie más que de sí misma- y por otra la de pérdida -hay que compartir su tiempo con otros-. Todo ello forma en el corazón una de las más hermosas catarsis que he vivido.

No hay comentarios: