25 jun. 2012

Minerva baila sola

 
Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad

Vivir es nacer dentro de un cuerpo para ir poco a poco conquistando la libertad y la autonomía. Y nos vamos despegando de ese cuerpo hasta hacer nuestra propia persona. No obstante, mientras la logramos construir, seguimos necesitándolo como esa ayuda generosa que nos da la oportunidad de acabar siendo nosotros mismos. Y ésa es la generosidad de una madre. No el tiempo que emplea en su hijo ni las renuncias que hace en su propia vida por él, sino hacer todo ello con el fin de que el hijo se haga una persona autónoma, independiente y libre, que piense por sí mismo, e incluso de forma contraria a la madre. Sin pretender fagocitarlo o hacerlo a la medida de uno mismo.
Uno de esos pasos hacia la conquista de la libertad personal es manejar los propios movimientos. Minerva ya se pone de pie y ha conquistado un gran paso para sí misma, que no es más que un reflejo del paso libre de la humanidad.

2 comentarios:

Marta I. Moreno dijo...

Precioso y exacto :)

Un beso grande, amiga!!

Nieves Soriano Nieto dijo...

Gracias, Martita!! Besitos mil, corazón!!