17 jun. 2012

El acto de graduación del IES Misteri d'Elx, la censura y ejemplos de actos no democráticos

 
Ayer sucedió el acto de graduación en el IES Misteri d'Elx. Ese acto en el que los hechos finalmente han demostrado que el equipo directivo ha VETADO Y CENSURADO las palabras propuestas por Julia Gallego i Pérez, alumna de 2º de Bachillerato -excelente estudiante, matrícula de honor, querida por los profesores y por sus compañeros, además de una gran persona-. Ella, concienciada con la situación de la enseñanza pública, quería que, como alumna, se mencionara la preocupación que tienen ellos por la cuestión, ya que son los principales afectados. Para ello, se entrevistó con el director del centro, entregándole el texto. En esa entrevista, reconocido por el mismo director en reuniones posteriores, él argumentaba que no era el momento ni el lugar para que una alumna hablara de ese tema, delante de los padres. Desde ese momento, la profesora Marta Moreno Pizarro y una servidora hicimos una DENUNCIA PÚBLICA EN BLOGS Y REDES SOCIALES del acto de censura que se pretendía llevar a cabo con la alumna, así como del hecho de que esa censura viniese precisamente del hecho de que una alumna iba a hablar de los recortes.
Ese acto llevó al equipo directivo a la mal asesorada decisión de llamarnos al orden, pretendiendo abrirnos un EXPEDIENTE e interponernos una DEMANDA. Durante los últimos diez días la profesora Marta y yo hemos tenido reuniones en las que se nos ha acusado de INJURIAS –lo que se viene comúnmente llamando libertad de expresión-, intento de BOICOT del acto de graduación –vaya locura- y MANIPULACIÓN de alumnos -que yo sepa siempre he tenido el apoyo personal, entregado y verbalizado de la familia de la alumna para luchar porque se hiciera justicia con ella-.
El equipo directivo estaba especialmente ofendido porque pretendidamente quieren que los consideremos demócratas y concienciados con la causa de los recortes –y esa es la imagen que quieren ofrecernos con sus palabras-, pero sin embargo sus hechos dicen que NI SON DEMÓCRATAS NI ESTÁN CONCIENCIADOS CON LA CAUSA DE LOS RECORTES.
Voy a empezar por la última cuestión. El director en el discurso de graduación habla, entre otras cosas, de que los profesores debemos “FORMAR CIUDADANOS”. Cuando precisamente los hechos dicen que censura a una alumna que muestra conciencia ciudadana.
Seguidamente, alaba a la ESCUELA PÚBLICA y PARECE MOSTRAR en su discurso una preocupación por los recortes. Sin embargo, a lo largo de este año los actos de su equipo caminan en otra dirección. 

Les voy a poner por ahora DOS EJEMPLOS. Primero, la profesora Marta y yo en su día colgamos unos carteles en el centro en los que se mostraba el DINERO que debía la Conselleria al centro educativo (80.000 Euros) para que existiera esa conciencia ciudadana por parte de la comunidad educativa. Sin embargo, el día en que el INSPECTOR VINO A VISITAR EL CENTRO, el equipo directivo decidió RETIRAR LOS CARTELES de la puerta y aledaños, ¿con qué fin? Ustedes mismos pueden responderme.

OTRO EJEMPLO de acto “democrático” contra los recortes tuvo lugar el día en que, por petición de la mayoría del claustro de profesores, se convocó un CLAUSTRO EXTRAORDINARIO en el que se debían decidir qué medidas se tomarían como respuesta a los recortes. En ese claustro, los profesores eligieron por mayoría en primer lugar que nos RETIRÁSEMOS del programa de prácticas del Máster de Formación del Profesorado que organizaba la misma Conselleria. Y en segundo lugar, que el IES Misteri d’Elx saliera del PROGRAMA DE CALIDAD de la Conselleria. Ninguna de las dos propuestas fueron llevadas finalmente a cabo. Pero me centraré en la última. El programa de Calidad pretende reconocer al centro como CENTRO DE CALIDAD. Pero el claustro de profesores no queríamos que nos reconociera la Conselleria calidad alguna, cuando BAJO MANGA no pagaban el dinero debido a los centros educativos para el correcto funcionamiento de los mismos, decidieron no cubrir las bajas de profesores y nos bajaban los sueldos –y lo que estaba por llegar-. Tras ese claustro y tomando las decisiones por mayoría, el equipo directivo dijo que aquello en realidad era un SONDEO y que a fin de cuentas LAS DECISIONES DEL CLAUSTRO NO ERAN VINCULANTES. UN ACTO MUY DEMOCRÁTICO, ¡sí señor! Definitivamente habíamos estado allí tres horas para “tomarnos por el pito del sereno” y QUE SE HICIERA LO QUE ELLOS PRETENDÍAN HACER. Eso sí, también pretendían, al parecer, que guardáramos silencio, que no nos quejáramos de la mala gestión o que se nos coartase la libertad de expresión.

________________________

Aquí les dejo el TEXTO que escribió la alumna, que además está en bilingüe haciendo honor a las dos lenguas de este lugar y que no fue leído:

"No ha sido un curso fácil para ninguno de nosotros, de eso no cabe duda, y no solo porque estuviésemos en segundo de Bachillerato y los agobios por los exámenes se nos amontonaran hasta dejarnos casi sin respiración; no somos los primeros que hemos pasado por eso, ni tampoco los últimos. Pero además de todo lo que conlleva el tan temido “Segundo de Bachillerato”, este año nos lo han puesto un poco más difícil. Me estoy refiriendo, cómo no, a los famosos recortes, a las tijeras que casi han sido el logotipo de este curso 2011/12.

Como sabemos la mayoría de los que estamos aquí, pues ha estado y está a la orden del día, la Generalitat no está pagando a los institutos ni colegios públicos del País Valencià- entre los que, por supuesto, se encuentra el nuestro- por lo que estos no pueden hacer frente a gastos tan cotidianos como las fotocopias, los folios o las tizas necesarios para las clases. Y además, por si no fuera poco, el gobierno español habla de esas reformas en educación que se llevarán a cabo -de forma más severa- próximamente, y entre las que se encuentran una reducción del profesorado, un aumento del ratio de alumnos por clase en secundaria y Bachillerato, entre otras que tienen que ver también con las Universidades y el aumento del precio de las matriculas de los grados.

Veréis, nos están recortando en educación, y la educación es cultura, y es que ¿qué es un país sin educación? Que venga cualquier político o “cargo importante”y me lo explique. Un país sin educación, o con un déficit de esta, es un país de incultura, un país de futuros necios, y lo que es peor, una juventud que el día de mañana no tendrá sus propios criterios ni pensará por sí misma, por lo que será fácilmente manipulada -a no ser que disponga del dinero necesario para acceder a una educación privada-.

Pues bien, desde aquí, los estudiantes nos hemos negado y nos negamos rotundamente a esto, y por ello, este curso se han convocado más huelgas y manifestaciones que nunca, en las que algunos de nosotros, apoyados y animados por algunas y algunos de las profesoras y profesores que hoy están ahí sentidos, hemos participado.

Creo que hablo en nombre de todos cuando digo que no queremos que se recorte en algo tan importante como es la educación, un derecho fundamental en una sociedad y un país desarrollado como en el que vivimos. Queremos una educación pública y de calidad -sin olvidarnos de en valenciano- y nos negamos a que la educación se convierta en un privilegio para los más ricos -como fue antaño-, ni tampoco un suplicio para los profesores, de los que no nos debemos olvidar. Esos profesores que ejercen su labor educativa y no son remunerados como merecen, y me refiero tanto a los profesores que verán disminuidos sus sueldos, como los futuros profesores -quizá nosotros- que veremos reducidas nuestras posibilidades para trabajar debido a los recortes y la reducción del profesorado de determinadas asignaturas.

Cabe decir además, que con estas protestas o reivindicaciones no pensamos solo en nosotros, pues tampoco ha sido una decisión fácil perder horas de clase en un curso tan importante por luchar por nuestros derechos. Pensamos también en los que vienen detrás, y a los que, tal vez, les espere un futuro más difícil que a nosotros. Por supuesto, no queremos que eso ocurra, y por eso, a pesar de todos aquellos que dicen que “no servirá de nada” o que “somos cuatro gatos” cuando vamos a manifestarnos, les diré que nos sentimos muy realizados con lo que hemos hecho este curso, y aunque seguramente conseguiríamos mucho más si nos uniéramos todos los que hoy estamos aquí (alumnas/os, madres/padres y profesoras/es), eso no es excusa para dejar de luchar. Y es que si lluitem podem perdre, però sinó estem perduts, así que, amigas/os, madres/padres, alumnas/os, profesoras/es, la lluita continua".

---

"No ha estat un curs fàcil per a cap de nosaltres, d'això no hi ha dubte, i no solament perquè estàvem en segon de Batxillerat i els aclaparaments pels exàmens se'ns amunteguessin fins a deixar-nos gairebé sense respiració; no som els primers que hem passat per això, ni tampoc els últims. Però a més de tot el que comporta el tan temut “Segon de Batxillerat”, aquest any ens ho han posat una mica més difícil. M'estic referint, com no, a les famoses retallades, a les tisores que gairebé han estat el logotip d'aquest curs 2011/12.

Com sabem la majoria dels quals estem aquí, doncs ha estat i està a l'ordre del dia, la Generalitat no està pagant als instituts ni col·legis públics del País Valencià- entre els quals, per descomptat, es troba el nostre- pel que aquests no poden fer front a despeses tan quotidianes com les fotocòpies, els fulls o els guixos necessaris per a les classes. I a més, per si no fora poc, el govern espanyol parla d'aquestes reformes en educació que es duran a terme -de forma més severa- pròximament, i entre les quals es troben una reducció del professorat, un augment del ràtio d'alumnes per classe en secundària i Batxillerat, entre unes altres que tenen a veure també amb les Universitats i l'augment del preu de les matricules dels graus.

Voreu, ens estan retallant en educació, i l'educació és cultura, i és que què és un país sense educació? Que vinga qualsevol polític o “càrrec important”i m'ho explique. Un país sense educació, o amb un dèficit d'aquesta, és un país d'incultura, un país de futurs necis, i el que és pitjor, una joventut que el dia de demà no tindrà els seus propis criteris ni pensarà per ella mateixa, per la qual cosa serà fàcilment manipulada -tret que dispose dels diners necessaris per accedir a una educació privada-.

Doncs bé, des d'ací, els estudiants ens hem negat i ens neguem rotundament a això, i és per això que aquest curs s'han convocat més vagues i manifestacions que mai, en les quals alguns de nosaltres, recolzats i animats per algunes i alguns de les professores i professors que avui estan allí asseguts, hem participat.

Crec que parle en nom de tots quan dic que no volem que es retalle en una cosa tan important com és l'educació, un dret fonamental en una societat i un país desenvolupat com en el qual vivim. Volem una educació pública i de qualitat -sense oblidar-nos d'en valencià- i ens neguem al fet que l'educació es convertisca en un privilegi per als més rics -com va ser antany-, ni tampoc un suplici per als professors, dels quals no ens hem d'oblidar. Aquests professors que exerceixen la seva labor educativa i no són remunerats com mereixen, i em referisc tant als professors que veuran disminuïts els seus sous, com els futurs professors -potser nosaltres- que veurem reduïdes les nostres possibilitats per treballar a causa de les retallades i la reducció del professorat de determinades assignatures. 

Cal dir a més, que amb aquestes protestes o reivindicacions no pensem solament en tan sols, doncs tampoc ha estat una decisió fàcil perdre hores de classe en un curs tan important per lluitar pels nostres drets. Pensem també en els que vénen darrere, i als quals, tal vegada, els espere un futur més difícil que a nosaltres. Per descomptat, no volem que això ocorra, i per això, malgrat tots aquells que diuen que “no servirà de res” o que “som quatre gats” quan anem a manifestar-nos, els diré que ens sentim molt realitzats amb el que hem fet aquest curs, i encara que segurament aconseguiríem molt més si ens unírem tots els que avui estem aquí (alumnes, mares i pares i professores i professors), això no és excusa per deixar de lluitar. I és que si lluitem podem perdre, però sinó estem perduts, així que, amigues i amics, mares i pares, alumnes, professores i professors, la lluita continua".


13 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Nieves, soy Rubén, un ex alumno tuyo del año pasado. Me gustaría hablar de unas experiencias que, si bien no son tan graves como las que se produjeron contra ti, Marta y Julia, dejan en evidencia clara de qué parte está el director. También me gustaría comentar qué pienso sobre el acto de graduación. Si me permites, voy a extenderme un poco.

Estoy dentro del Sindicato de Estudiantes Independiente y tanto yo como mis compañeros defendemos la enseñanza pública de calidad. Una de las actividades que hacemos es dar charlas a los alumnos para informarles de la situación de la educación días antes de las huelgas que nosotros convocamos, y si hace falta también colaboramos con otros sindicatos o incluso damos charlas de temas que interesan más a la población, como la reforma laboral, a pesar de que no somos expertos por nuestra juventud.

En el Misteri d'Elx, una compañera y yo hemos convocado 5 o 6 charlas durante este curso, 1 de ellas en la que también fueron llamados los profesores porque estaba enfocada en la huelga general. Hacía años que la actividad de nuestro sindicato no era tan intensa, lo cual ha provocado que mis notas bajasen un poco. Hemos tenido muchos problemas para convocar a los alumnos: primero carteles, luego redes sociales, que al principìo fueron un éxito pero no ocurrió lo mismo en las siguientes convocatorias y, finalmente, anunciando clase por clase el día y la hora de la charla. Ante todo esto, el director no nos ayudó, sino que solo actuó en el marco de lo que la ley exige, permitiendo las huelgas y creando los justificantes de los alumnos. Sin embargo, aunque vio claramente que excepto 1 o 2 veces asistían pocos alumnos a las charlas, no hizo nada para hacer que nuestra información llegase con más facilidad a los alumnos. Y más aún sabiendo que tanto alumnos como profesores luchamos contra los recortes, y que por tanto concienciar a los alumnos sobre la situación actual repercute en beneficio de ambos. Por suerte, he tenido unos compañeros de clase que nunca me han abandonado y que siempre se han interesado en saber cuándo sería la próxima charla para estar presentes allí, como Julia. La conclusión que se deduce es la siguiente: el hecho de no ayudar voluntariamente en nada al conocimiento de nuestras charlas equivale a ser cómplice de aquellos que están cometiendo atropellos contra la educación y la sanidad.
Lo peor es que esta tendencia de la directiva se repite en varios institutos de Elche y el número de alumnos que acuden a las charlas es bajo.

No obstante, hay algunos directores que sí contribuyen más con nuestra causa, avisando de la charla a los delegados de las clases (lo más habitual) o incluso haciendo que un secretario o un conserje pase clase por clase anunciando dicha charla.

Es conocido el caso de un director que puso boca abajo un retrato del conseller d'educació Font de Mora y fue penalizado con una expulsión de 20 días. Este hecho y lo que ocurrió aquella vez que Marta y tú colgasteis unos carteles informativos (me alegró muchísimo, por cierto) que más tarde se quitaron por la llegada del inspector, son pruebas de que la libertad de expresión no es una práctica que guste del todo a aquellos que se sientan en las cúpulas del poder. Lo mismo ocurre con la democracia actual.

Anónimo dijo...

En cuanto a la graduación, no me parece acertado hablar de los recortes.
Es cierto que la graduación es un evento muy concurrido de gente, excelente para transmitir las preocupaciones que tenemos profesores y alumnos en cuanto a la educación. Sin duda alguna, habría sido un sueño hecho realidad que esa cantidad de gente asistiera a charlas informativas. Pero...¿de verdad es adecuado hablar de política concretamente en la graduación? Cada día los ciudadanos estamos bombardeados de malas noticias, día y noche: recortes, endeudamientos, prima de riesgo, etc. La graduación es la transición entre un pasado en el que fuimos estudiantes y un futuro en el que seremos universitarios o estaremos en otro sitio, un acto en el que hay un montón de gente con cámaras, donde hay amigos, padres, madres, tíos, abuelos, primos, todos ellos con la intención de presenciar un día memorable para aquellos que a partir de ese día son un poco más mayores. Es cierto que los recortes se han notado, pero con una brevísima mención es suficiente, pues no encaja con este evento lleno de alegría y de espíritu renovador. El público ya sabe que se están produciendo recortes en España, conozcan más o conozcan menos la situación actual. En ese momento y en ese lugar no tiene sentido decir algo que dentro de unos días volverán a escuchar.

Esa es mi opinión. Aun así, también creo que las medidas que se han adoptado para evitar hablar de política son demasiado coercitivas.

Por último me gustaría añadir que me satisface saber que en estos 2 años de bachillerato he tenido unos profesores que, además de ser muy buenos, por lo general son reivindicativos y críticos respecto al gobierno que tenemos.

Nieves Soriano Nieto dijo...

¡Hola, Rubén! ¡Qué grato conocer tu opinión y saberte por estos lugares! Sí, estoy de acuerdo contigo en que callar es otorgar y que para este tipo de cosas no cabe ser moderado.
Por cierto, ¿qué vas a hacer el año próximo? ¿Por dónde te hallaremos?

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con el segundo anónimo. Una graduación es un momento de felicidad hacia todas aquellas personas que dejan una etapa que ha significado mucho en sus vidas a otra totalmente desconocida. No creo que esa felicidad se deba embrutecer con el tema de los recortes, que aunque sea un tema que está hoy en día a la orden del día, puede desaparecer de nuestras vidas (de la de aquellos jóvenes que solo quieren ser felices)

Nieves Soriano Nieto dijo...

La felicidad la da la sabiduría. Por tanto, ser feliz es conocer, desde mi punto de vista. Nunca ocultar u obviar la realidad que nos rodea. A no ser que partamos de la base de que la ignorancia es la que da la felicidad. Entonces no sé qué hacemos aquí en este espacio, cuando hay en la televisión cosas muchísimo más interesantes ;-)

Marta I. Moreno dijo...

No suelo comentar en este blog y mucho menos para dar réplica a "Anónimos", pero en esta ocasión creo que vale la pena plantearse algunas cuestiones que me parecen importantes. (También, como dice Nieves, podemos irnos a ver la televisión, y así nadie se molesta; claro, que tampoco se crece, ni se mejoran las cosas, ni nada.)

Primero de todo, gracias a Nieves por "hospedar" un intercambio respetuoso y libre de opiniones e ideas. En segundo lugar, me gustaría preguntarles a los dos anónimos lo siguiente: el director, en "vuestro" acto de graduación, habló largo y tendido en su discurso sobre los recortes y los ataques a la educación pública, algo por lo que fue interrumpido con aplausos. ¿Os pareció que todo eso sobraba, y que no era el momento para que el director sacara ese tema a relucir, de forma tan extensa?

(Sigue...)

Marta I. Moreno dijo...

En mi opinión esas reivindicaciones no sobraban en absoluto. Lamentablemente, también en mi opinión, faltaron las que Julia había pedido expresar. Podemos estar de acuerdo o no en la conveniencia de hablar de un tema en un momento determinado, pero lo que me parece inasumible es que unos (los que están "al mando") puedan hacerlo y otros no. Es más, me parece muy injusto que "los que están al mando" puedan decidir hablar del tema que quieran y al mismo tiempo puedan impedir a otros que hablen de ese mismo tema. Por si fuera poco, como sabeis, ese mismo director sí que dio permiso para que se leyera el texto de otra alumna que quiso expresar cosas importantes para ella en ese momento. ¿Por qué lo que es importante para una alumna (no la encargada del discurso sino otra) sí se puede leer y lo que es importante para otra alumna (Julia) no se puede leer?

Seguramente volveréis a responder lo mismo: "de esas cosas no es momento de hablar". Mirad, si me lo permitís, me gustaría expresaros mi tristeza por el hecho de que esta práctica de manipulación que tanto vemos en los políticos de peor nivel se haya extendido a tantos ámbitos y a tantas personas: se llama diferir. Lo del "ahora no es momento de hablar de" es una frase que utilizan mucho los políticos cuando pasan de las preguntas de los periodistas o de los políticos de la oposición o de los ciudadanos que tienen la iniciativa de plantear sus inquietudes a los que nos gobiernan. Marcando los tiempos de cuándo se puede, y cuándo no, hablar de determinados temas, se cercena el debate, se dejan sin respuesta las cuestiones que le preocupan a la gente, se evita rendir cuentas; es decir, se atenta contra los valores básicos de la democracia: responsabilidad, pluralismo, debate, transparencia... Como curiosidad,

(sigue)

Marta I. Moreno dijo...

...buscad en google: Rita Barberá "no es momento de hablar de". Y, si queráis, buscad con cualquier otro nombre de político delante. Os sorprenderéis, sobre todo si os preguntáis si alguna vez "llegó el momento de hablar de". Uno en su vida privada tiene el derecho a decidir y negociar con otras personas cuándo quiere hablar y de qué. Pero en la esfera de lo público (y eso es la política, pero también un acto de graduación) es tremendamente injusto que haya quienes tengan "el derecho" a decidir de qué pueden hablar otras personas y de qué no. Y eso fue lo que hizo el director: decidir que una alumna podía expresar lo que era importante para ella y que otra alumna no podía hacer lo mismo. Paradójicamente, de lo que no podía hablar Julia, porque "no era el momento" sí habló él; quizá cuando él se puso ante el micrófono empezó a ser "el momento". Curioso...

En fin, como digo, podemos discrepar en si nos apetecía o no hablar de recortes. Pero lo que está por encima de eso, sin duda, es la calidad democrática de los espacios que habitamos y en los que tenemos que ser capaces de acomodar, siempre que sea legítimo, lo que nos gusta tanto como lo que no, en especial si de lo que estamos hablando es de la libertad de expresión como valor fundamental de la democracia. Contra la pérdida de esa condición de posibilidad de la democracia estamos protestando Nieves y yo (y veo que también otros, como Rubén :)) Para nosotras tendrá un grave coste, eso está claro: pero infinitamente peor sería no hacerlo. Y muchísimo peor aún sería que nosotras, como profesoras y como filósofas, no creyéramos firmemente que debemos luchar por preservar los valores de la democracia, aunque eso nos lleve a la penosa situación en la que nos encontramos.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Marta, tienes razón en todo lo que dices, porque estamos en la misma lucha. Simplemente quisiera matizar que yo no me encuentro en NINGUNA situación penosa. Yo estoy inmensamente feliz en este estado de estar de acuerdo con mi conciencia y mis ideas. En ningún momento dudo de lo que he hecho, luchar por unas ideas y una persona a las que Amo. Y creo que he hecho todo lo correcto. ¿Las consecuencias? No son para mí más que señalizaciones de quiénes no me merecen la pena en absoluto que estén cerca en el camino de la vida. No más. ;-)

Marta I. Moreno dijo...

Llevas razón, Nieves, y de hecho nada más enviar el comentario me arrepentí de haber usado ese adjetivo. Se ve que estaba cansada :) Penoso es intentar controlar la voz y las palabras libres de aquellos con los que convives a base de vetos y amenazas sin sentido.

Un beso grande, amiga :)

Nieves Soriano Nieto dijo...

Es más, desde el punto de vista moral, no veo otra cosa más correcta que hacer lo que hemos hecho. Si no, ¿qué íbamos a enseñar a una persona de 18 años recién graduada que sale a descubrir el mundo por sí misma? ¿Que no luche por sus ideas? ¿Que se someta a las amenazas? ¿Que hable en un tono y luego actúe en otra dirección? ¡JAMÁS!

Nieves Soriano Nieto dijo...

Supongo que comprendo todos tus sentimientos, porque los vivo también de cerca. Estamos enfrentadas a lo que dices, puros politiqueos. Pero han tenido mala suerte, la verdad. Primero, porque, hablo por mí, no nací para ser complaciente con lo que no es como para serlo. Y, segundo, porque las amenazas me hacen todavía tener más claro que tengo que seguir luchando.
¿Podía yo esperar que tenían mentes tan extrañas como para llegar donde han llegado? NO, la verdad. ¿Está siendo fácil? Para nada, la verdad. Pero todo ello me hace ser más fuerte. ¿Es una situación PENOSA la nuestra? Ni lo más mínimo, la verdad. Si me pones te diría que yo la admiraría si la viese desde fuera. Dos personas llegan a sacrificar su bienestar laboral por unas ideas y una persona. No todo el mundo haría eso, Marta. Ni siquiera yo podía imaginar que por Amor a las ideas y a las personas podría llegar tan lejos. Por lo que estoy más orgullosa de mí misma, y eso significa estar orgullosa de la educación que me han dado mis padres y mi maestro y de la propia conciencia ética que me he trabajado cada día durante años.

Anónimo dijo...

Me apena que no me sorprenda en absoluto el rumbo que está tomando este instituto; al menos, ahora está claro. Pero viene de lejos y de largo, me temo, por la penosa experiencia que supuso para mí trabajar en él durante cinco años, los peores, con mucha diferencia, de mi ya larga trayectoria laboral, y no sólo en la enseñanza. No voy a demorarme en enumerar mezquindades, espionajes, calumnias, ninguneos infames... Eso sí, siempre desde la cortesía, las buenas maneras y la más absoluta y cínica indiferencia. Ya la antigua directiva estaba marcando el paso con firmeza. Por eso, los profesores y profesoras que teníamos criterio, sólo hacía falta eso, tener criterio, estábamos en la lista negra. Con el tiempo, al reecontrarme con compañeras que también pasaron por allí, atas cabos y llegas a la misma conclusión: una directiva lacaya y reaccionaria, a las órdenes de la consellería. Un dato objetivo: el antiguo director de este centro, Mariano García Andreu, tan encantador como cínico, ahora es inspector de educación. Hace unos días, una antigua compañera me ha hecho llegar un artículo-informe que ha publicado en la revista del sindicato de inspectores: "Sí, se puede". REvista y sindicato, por cierto, auspiciado por... LA UNIVERSIDAD CATÓLICA CARDENAL HERRERA. Amén. Que os vaya muy bien, de l que me alegro enormemente es de que el alumnado de este instittuto haya empezado, por fin, a ponerse en marcha.