27 jun. 2017

Fragmentos utópicos XXII

Vida. Nieves S. N.

¡Estoy viva!

Sentirse viva es sentirse, sentir cuerpo de emociones. Dejar que todas quepan en él. Si algo aprendí de la Noche fue a dejarme emocionar. Si algo aprendí de la Luz fue a abrazar también el dolor, la tristeza, ser humilde con una misma, saberse, lamerse las propias heridas. En la infancia en ocasiones aprendemos a no llorar. Ahora brindo por poder recoger en barreños lágrimas de melancolía. Estoy viva. He amado. Estoy viva. Me ha dolido el desamor. ¡Estoy viva!

2 comentarios:

Maxi dijo...

Desde la autoridad que me confieren las canas que me quedan puedo atestiguar que es cierto, ¡que estás viva! y por los cimientos sobre los que te asientas, tu capacidad de decisión y la potencia con que luchas sé no es fácil derrumbarte. Para mí que los samurais eran mujeres. Besos. Maxi

NSN dijo...

Gracias, padre. La clave del samurai, de la fuerza y la potencia es saber reconocer lo que duele y sacarlo llorando. Si no, se convierte en rabia venenosa. Te quiero