4 oct. 2006

Mirar y sentir


Si leemos al Flaubert de L'Éducation Sentimentale y de Madame Bovary nos damos cuenta de que estaba tratando de analizar desde el fondo el mundo de los sentimientos en la Francia de la época. En cierta medida, después de las Revoluciones y cambios de gobierno decimonónicos, podemos ver que trataba de cuestionar por qué la sociedad de la época había dejado de poder ver y sentir. Quizás el mal de siglo reflejado en el Romanticismo. Creo que hoy bebemos de esa imposibilidad de ver y sentir en la Europa que vivimos. No conocemos qué existe más allá de las fronteras que definimos firmemente de una Europa cuyas fronteras están indefinidas. No sabemos qué existe en Líbano, Palestina, Yemen, Japón, Tailandia, más que por las noticias que recibimos y que sesgan la realidad. Tampoco somos capaces de sentir ni expresar los sentimientos. Existe en las personas que observo un miedo a todo lo que tenga que ver los sentimientos. Se trata de vivir deprisa y bien, sin pensar o reflexionar. Sea éste un manifiesto, modestamente comparado con el que hizo Flaubert, para cultivar y escuchar tanto la mirada como el corazón.

No hay comentarios: