19 oct. 2007

I Encuentro Internacional de Revolucionarios y Virus


Tucán, el gran Tucán, avisó el otro día por prescripción médico-revolucionaria que para que todos los tucanes de las microrevoluciones del mundo pudiesen adquirir más fuerza, debían estar inmunizados contra todo tipo de virus. Y esto no quiere decir acabar con ellos, sino dialogar los escudos para poder batallar no contra sí mismos, sino contra el autoritarismo. Así, este fin de semana, en la isla de Tabarca, que si recuerdan es la isla utópica de reunión de los tucanes, se organiza el I Encuentro Internacional de Revolucionarios y Virus. Carlota, la tortuga, se encargó de hacer las veces de secretaria para llamar a todos los ponentes de entre toda clase de virus para que diesen su lección sobre cómo era el efecto y las formas de defensa del poder contagioso de cada uno de ellos. Y entre los oyentes estaba Teresita, que no quiso matricularse por no tener formalizados más papeles (que desde que firmó un contrato de trabajo de espionaje para Tucán está nerviosa). Ella escucha y escucha, prueba virus que te prueba, y dice que va a llevar al cole a sus amigos los cultivos de estos virus para intercambiarlos como cromos por otros de los tucancitos monstruitos. Cuando coleccionen todos podrán caminar revolucionariamente por el mundo. Pero siempre queda uno más..., el gran Yokai.

3 comentarios:

fumi dijo...

Nieves, no sé si los yokai pueden partecipar a la revolución porque vienen de la isla en la que nunca ha sido una revolución en su historia...

Nieves Soriano Nieto dijo...

Fumi, no seas tan pesimista con respecto a los japoneses, estoy segura de que alguna revolución han hecho, y, si no, en nuestro próximo viaje a Japón la haremos, n'est pas?

fumi dijo...

Bueno, Nieves, ya veremos si son capaces de hacer la revolución. A lo mejor con el auxilio de los tucanes españoles sería posible. Sí en nuestro viaje a Japón vamos a recoger historias de yokai, yendo a paises "profundos" de este país!