16 oct. 2007

Rigoberta Menchú


Un día como hoy, en 1993, Rigoberta Menchú recibió el Premio Nóbel de la Paz debido a su lucha vital a favor de los derechos de lo indígenas, de una igualdad y de una justicia social.
Rigoberta Menchú tuvo que vivir, desde su nacimiento en 1959, una de las épocas más difíciles de Guatemala. Atravesada por una interminable guerra civil, con el golpe de Estado de 1982, y la llegada al poder por la fuerza del presidente Efraín Ríos Montt, perteneciente irónicamente al Partido de la Democracia Cristiana, Guatemala se convirtió en un estado de excepción en un país cada vez más militarizado en el que se luchaba violentamente contra las guerrillas y las minorías étnicas compuestas por los indígenas. Fue en esta época cuando Rigoberta Menchú tuvo que emigrar a México, y cuando su padre, gran luchador por los derechos de los indígenas -según se relata en la biografía de Rigoberta Menchú Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia- murió asesinado en manos del gobierno en la embajada de España en Guatemala.
Una vida, la de Rigoberta, que habla de la historia de la explotación de los indígenas en el continente americano desde la colonización del mismo ya siglos ha (1492). Una historia de desigualdad que no sólo pertenece a lejanos períodos de la historia, sino que hoy día, en el siglo XXI, todavía se sigue reproduciendo por parte de los herederos de la forma de cultura impuesta. Por ello, tareas como las que realizan hoy día Rigoberta, desde las instituciones que fomentan la justicia social, resultan tan esenciales, para luchar y abrirnos la mirada.

No hay comentarios: