10 mar. 2014

Espíritu Carrús


Hacía muchos años, desde que trabajé en el IES Nit de l'Albà, que no me sentía tan bien en el trabajo. Tras pasar por un instituto de corte elitista y clasista como el IES Misteri d'Elx, que solo piensa en criar alumnos soldado que obedezcan lo que las autoridades les dicen sin criterio propio, y del cual por fortuna no salí sin decir plenamente lo que pensaba de ese elitismo, estando orgullosa de que me costara casi un expediente disciplinario, pasé por el IES Sixto Marco, un instituto anodino, sin personalidad alguna, con gente silenciosa y que no tiene proyecto de educación claro. Entonces llegué al IES Carrús. En este centro por fin he encontrado realizado lo que yo concebía como un proyecto educativo adecuado a mis ideas. Y es que se trabaja en y por la diversidad. En líneas generales, se respetan las personalidades y se alimentan. Se trabaja la inteligencia emocional. Se trata a los compañeros y alumnos desde la mirada a sus circunstancias. En fin, se trabaja con inteligencia emocional. Es decir, no se trata de intentar acomodar a las personas a comportamientos que cada cual juzga como adecuados para ser mejor persona, sino que se fomenta que cada cual se construya como mejor persona dentro de quien es y lo que es. Es un trabajo muchísimo más complejo que criar alumnos soldado, pero mucho más completo para hacer ciudadanos que piensen. Y es que los alumnos del Carrús ya muestran esas trazan de personalidades propias definidas, algunos desobedientes civiles y otros desobedientes verbales, la gran mayoría acogidos en sus circunstancias.


No hay comentarios: