31 mar. 2014

Adrián


Me entra muchísima felicidad cuando me dicen que tiene mi mirada, no ya mis ojos, sino mi mirada. ¡¡Es tan hermoso!! No me canso ni un segundo de observarlo, interactuar con él, conocerlo, averiguarlo, entenderlo.

No hay comentarios: