12 ago. 2007

El muro de Berlín


Un día como hoy en 1961 se comenzó, en plena madrugada, la construcción del muro de Berlín. Uno de los acontecimientos más violentos de la historia que marcó la división de una ciudad cerrando el tránsito y la libre circulación de los ciudadados de un lado a otro. Todo separado por una barrera física, cuando la vida de los seres humanos no alberga en sí fronteras definidas. Resulta imposible hablar de las biografías, de las geografías de los ciudadados en base a las fronteras. De esto saben hoy día los ciudadanos que viven cercados por muros en Palestina fundamentalmente, o en México frontera con EEUU.
Afortunadamente el muro de Berlín cayó en 1989. Sin embargo, quedan hoy en el mundo tantas barreras por derribar, luchemos por decir cómo son esos lugares personales y sociales en los que no puede hablarse de frontera alguna.

7 comentarios:

Rosa dijo...

Que existan hoy día esas limitaciones, esas “cárceles” de personas, es que aun nos queda mucho por avanzar, es muy triste que la historia no nos enseñe o que muchos no miren atrás y reflexionen sobre la misma piedra en la que tropezamos. Habrá mas soluciones que construir güettos, que asfixiar a las personas en muros sin sentido. Creando dentro de ellos, creo yo, un ambiente de continua tensión, de violencia y de insatisfacción que lo único que surgirá serán más conflictos y problemas. La libertad es un regalo que lucharemos por defender con uñas y dientes, la identidad es algo que conservaremos como estandarte y bandera, y no es justo, ni ético arrebatarles esto a nadie.
Gracias amiga por resurgir esta fecha y hacer mirar en ambas direcciones, pasado y presente, para reflexionar sobre el futuro.
(Gracias también por lo retazos de lugares que envías con aire fresco a mi buzón, muchas gracias,con esas postales dibujo el mapa de una España con otra perspectiva)

Nieves Soriano Nieto dijo...

Mil gracias por tus palabras, Rosa, nunca las fronteras podrán coartar la libertad a las personas, toda frontera se puede trasvasar, sea física, sea de la forma que sea, porque a fin de cuentas la lucha vital es la lucha por nuestra libertad.

Tucuman 846 dijo...

Y ahora el muro ha quedado para esto:
http://galeriatucuman846.blogspot.com/2007/04/espaoles-en-berln-el-muro.html

Tomé la foto el pasado enero. La ciudad ha crecido enormemente, y parece que solo las tiendas de souvenirs recuerdan el muro.

Nieves Soriano Nieto dijo...

¡Fantástica foto, Tucumán846! Muchísimas gracias.

maxi dijo...

Si, los muros aislan, pero he aquí un asunto para la reflexión: ¿Hay diferencias entre los muros que no dejen entrar, por ejemplo los de la frontera en Melilla, y los que no dejar salir, por ejemplo la costa cubana o el mismo muro de Berlín?

Nieves Soriano Nieto dijo...

Todos los muros, por su propia definición, no dejan ni entrar ni salir, para conseguirlo por ambas partes hay que saltarlos.

maxi dijo...

La respuesta no puede ser tan simple por que implicaría que no vas a tener puerta en tu casa y que se abrirían las puertas de las cárceles, supongo que sustituyendo el derecho por la conciencia ética, ¿cómo?, ¿con educación?, ¿con lobotomías generalizadas?, ¿con una utopía totalitaria?.
Los humanos mejoramos, pero poco a poco, no es la naturaleza la que nos hace buenos sino nuestro convivir social, por eso tenemos pactos mientra tanto, aunque en ese mientras tanto se consuma la vida de cada uno.
Por naturaleza somos amorales –lo siento por Roussseau–. Es nuestra relación con los demás la que nos pule como animales superiores.
Por supuesto que sí hay barreras de solo entrada o salida, hasta en física –ósmosis–. Las reflexiones citadas siguen en pie.
¿Tiene uno derecho a no dejar entrar a cualquiera? versus ¿tiene uno derecho a no dejar salir a cualquiera?.