25 oct. 2013

Fragmentos geosféricos LXXXVIII



El polvo y el tiempo

Llega la limpieza. Como un ritual tántrico que desempolva recuerdos. Después de años viviendo en el mismo lugar, cada rincón tiene su pequeño espacio de memoria. Algunos se vierten mientras cae el polvo entre nuestras manos. Otros quizás quedan olvidados para ulteriores empeños. Parece como si la limpieza fuera de la mano del tiempo. Sigue su misma lógica. El tiempo tamiza esos mismos recuerdos. Algunos se olvidan. Otros quedan tan obsoletos que parece pertenezcan a otra biografía. El polvo cae, se retira, cae, se retira. Y a cada intento los recuerdos de cada espacio se van olvidando. O bien van quedando tan obsoletos que parece pertenezcan a otra biografía.
Sobre esos espacios se superponen otras vivencias que crearán recuerdos que irán siguiendo el ciclo de la memoria. 
Éste es el mayor interés sentimental que tiene habitar largo tiempo un mismo espacio. Sigue vivo en ese ciclo de la memoria. Todavía no es ruina o pasado repoblado por otras vidas.

No hay comentarios: