14 sept. 2007

Arturo Pérez-Reverte


Maravillosa intervención de nuestro querido y gran escritor Arturo Pérez-Reverte, insultando, como acostumbra, esta vez a todo el género femenino, y, no sólo eso, sino haciendo apología de la violencia de género contra las mujeres, siendo éste uno de los grandes y graves problemas mundiales, con la brillante cita aquí sacada "Entre una cita de Shakespeare y otra de Henry James, o de uno de ésos, Javier mira al frente con el radar de adquisición de objetivos haciendo bip-bip-bip, yo sigo la dirección de sus ojos que me dicen no he querido saber pero he sabido, y se nos cruza una rubia de buena cara y mejor figura, vestida de negro y con zapatos de tacón, que camina arqueando las piernas, toc, toc, con tan poca gracia que es como para, piadosamente –¿acaso no se mata a los caballos?–, abatirla de un escopetazo".
¡Olé!, ¡maestro!, ¡se ha lucido! Qué gustosa imagen dejará de sí mismo y de los medios de comunicación, en este caso El País, y también Alfaguara que le publican.

Lean, si quieren, el artículo entero:
http://www.xlsemanal.com/web/firma.php?id_edicion=2247&id_firma=4370

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando alguien escribe un artículo de esta forma, tratando a las mujeres como meros objetos, se descalifica así mismo; para mí,los seres humanos son sujeto (pensamiento + sentimiento) y sino somos capaces de partir desde aquí y trascender, creo que hemos aprendido muy poco y que no merecemos ser etiquetados como el
eslabón más "evolucionado" de la cadena biológica. Da igual que seas un honorable académico, un escritor afamado, un ex-reportero
ilustre..., las "medallas" son
objetos y el respeto se lo gana uno
mismo con sus acciones, empezando por respetar a los demás y atrevíendote a mirar a los otros a la altura de los ojos y dando un paso más, intentando ver; pero claro, para ésto tienes que darte
cuenta de lo que significa VER.
Muchas gracias por tu escrito, me ha agradado mucho tu compartir.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Está claro que los seres humanos somos muchas cosas, sentimientos, pensamientos, un cuerpo, la ética que tenemos. Me gusta mucho la apreciación que haces, por la igualdad y la justicia, y personajes como Arturo Pérez-Reverte, quemados de la sociedad, meros parásitos con suerte, pues simplemente piensan así, y realmente dan pena, dan pena porque no sé qué tiene que haber pasado en su vida o su cabeza para que digan tamañas barbaridades.