26 oct. 2009

Raimund Hoghe. Boléro variations


Ayer, 25 de octubre, pudimos observar en el Teatro Vascello la danza Boléro Variations del coreógrafo Raimund Hoghe. Él, tomando como base el Bolero de Ravel, pone en escena una vez más el diálogo de los cuerpos ante la cuestión de la belleza. Con gestos y movimientos que abrazan la señal de toda la anatomía humana, cuatro cuerpos masculinos -Lorenzo de Brabandere, Emmanuel Eggermont, Yutaka Takei y Nabil Yahia-Aissa- y uno femenino -Ornella Balestra- van mostrando las posibilidades y los límites de lo que se considera canónico: ¿contorsiones estáticas?, ¿quietud quebrada? No existe para Hoghe una forma que defina la danza a través de patrones, como tampoco existe un concepto que nos hable de la belleza. Sobre esto último reflexiona al dejarse caer intermitentemente en escena mostrando su fisionomía en diálogo con la de los otros. Hablamos de un jorobado de nacimiento que desde pequeño quiso y consiguió estudiar danza clásica.
NO EXISTEN LÍMITES EN EL DESEO, POR MÁS QUE QUERAMOS CREAR DEFINICIONES PARA TRANQUILIZAR NUESTRA RAZÓN. TODO CONCEPTO PUEDE SER PERVERTIDO DESDE EL INSTANTE EN QUE MARCA FRONTERAS. ¿NO PUEDE UN JOROBADO SER COREÓGRAFO? ¿NO PUEDE EL MOVIMIENTO SER QUIETUD? ¿O UNA PERSONA CON FALTAS DE ORTOGRAFÍA SER ESCRITOR? TODO AQUELLO QUE DEFINE FORMAS, HACE QUE LO INFORME INVADA LA PROPIA FORMA. POR ELLO HA EXISTIDO EN LA HISTORIA HUMANA EL ÁMBITO DE LO MONSTRUOSO.

No hay comentarios: