26 abr. 2010

Fragmentos romanos LXXVI


Ser ciego de razón en plena luz. Ser vidente en la sombra. Son al cabo el mismo estado. El único en que somos libres de abrirnos a la intuición. Esa gran facultad de conocimiento enterrada en estas monstruosas sociedades racionalistas que habitamos.

2 comentarios:

Say dijo...

La irracionalidad, la intuición, habita en llanuras inmensas donde se puede construir mediante la alquimia de los sentidos, un mundo "otro". Tener posibilidades de sentirlo todo. Lo impuesto es sumamente limitadísimo...

Nieves Soriano Nieto dijo...

Lo impuesto tiene poco futuro. De ahí a la revolución. Besos, Say.