15 jun. 2014

Fragmentos mamíferos XXVI


Amor adolescente

Recuerdo la primera vez que te vi desnudo. Tu piel era mucho más hermosa de lo que largos años imaginé. Y mis manos en ella inmensamente torpes y nerviosas. Largos años estuve amándote, contando segundos para verte. Largos años de entrega incondicional sin importarme nada. ¡Qué hermosa forma de amar la de la juventud! ¡Y qué sufrida a un tiempo!
En el fondo y sintiendo como soy capaz de amar hoy, quizás nunca pude amarte por quien eras, sino por lo que me hacías sentir. A fin de cuentas, también ése es el amor de juventud, me amaba a mí misma más cuando estaba contigo, por eso decía amarte.

No hay comentarios: