4 may. 2007

Barcelona


Algo tiene Barcelona que no tiene ninguna de las otras ciudades de España. No sé qué es, porque también cada ciudad de las otras tiene su particularidad propia, pero Barcelona es algo especial. Aquí está dado el derecho a una puerta abierta a la cultura, aquí se ha cuidado de que la ciudad tenga un urbanismo contemporáneo y coherente. Aquí se ha hecho coincidir la convivencia de una ciudad, se tiene la mirada abierta hacia el futuro.
Me siento bien en esta ciudad, quizás por ser metropolitana. Tiene todo aquello que tenía París, y todo aquello que le faltaba. Barcelona es más humana y más canaille, y sin embargo en cada rincón vemos un lugar nuevo donde crece una y otra vez el futuro: inmigración, edificios proyectados.

4 comentarios:

maxi dijo...

Barcelona está viva porque están vivas sus gentes, porque los corsés político-administrativos no pueden abarcar todos los resquicios de su vitalidad. Mucha gente libre garantiza la existencia de la libertad. A los que reconducen rebaños desde el poder paleto se les desmandan los silvestres ejercitadores del libre albedrío. Gentes tan diversas que no se dejan adocenar.

Carmen dijo...

Totalmente conforme, Maxi. En Barcelona se respira luz, energía, libertad y vitalidad, como tú dices. Tiene un no sé qué fortificante, vivificador, que en muchos sitios del mundo ha desaparecido hace ya tiempo, lamentablemente para los que lo hemos soportado.
Neus, guapa, un blog nuevo, para que lo disfrutes:
www.umaformadedesaparecer.blogspot.com

Nieves Soriano Nieto dijo...

Es precioso ese tema, Maxi, no hay corsé que pueda encorsetar a toda la gente, ni siquiera a una poca cuando fluyen las gentes de una forma global en una ciudad así. Es libre, porque los ciudadanos la hacen libre.
Bien lo sabe Carmen, que puede comparar qué es París, y qué significa Barcelona, a su lado.
Tomaré la nota del blog de Rui.

Anónimo dijo...

Barcelona es la hostia en verso. Un verso no converso que huele a mediterráneo