6 jul. 2007

El Tucán de Mojácar


Por la zona de costa de Almería, donde acaba la frontera con Murcia, vive el Tucán de Mojácar. Allí donde comienza el paisaje de montañas con esos tonos entre marrón y verde, dados por la vegetación baja que adorna los lomos de las mismas, se esconde la casa ecológica de pequeñas ramas construida en plena costa por el Tucán de Mojácar.
El Tucán de Mojácar es el jefe de la revolución de la zona. Vive con sus amigos almerienses de la revolución a camino entre el mismo pueblo, las playas, y esas montañas en proceso de desertización. Hace ya unos años comenzaron la construcción de esas pequeñas casas ecológicas al estilo falansterio en la orilla de la costa siguiendo un único principio: el uso responsable de la construcción. Así, tras unos años, consiguieron distinguir la zona de costa de cualquiera de las zonas sobreexplotadas del litoral murciano, alicantino, valenciano o castellonés. Ya que deseaban vivir en la zona de costa para llevar a cabo su misión, tendrían que vivir de forma justa con la naturaleza. ¿Y cuál es la misión del Tucán de Mojácar y sus amigos de la revolución de la costa almeriense? Evitar el proceso de desertización de las montañas de transición con Murcia. Dado que los murcianos, guiados por un gobierno ya establecido de una fuerte derecha conservadora, no se preocupaban por ese proceso de pérdida de fertilidad en los terrenos, el Tucán de Mojácar junto a sus amigos de la revolución decidieron un día comenzar desde la primera montaña a plantar de nuevo árboles que arraigasen sus raíces en la zona. Para ello, el Tucán de Mojácar, experto en zumos de pomelo y naranja, fundó en su pequeña casa ecológica de Mojácar la Sociedad de Tucanes Dedicados a la Forestación (STDF), y así comenzaron, llevando a día de hoy reforestados más de la mitad de las montañas que separan la Región de Conservas y Conservadores Murcianos (RCCM) con las zonas de la costa almeriense.

4 comentarios:

Rosa dijo...

Que envidioso Tucán ojala prodigue esas enseñanzas a algún pequeño pajarito que transforme en sus alas ese mensaje de convivencia social por este suelo herido de urbanismo, hagamos una revolución en las costas murcianas para evitar que destrocen puntos protegidos como las salinas de San Pedro, con su playa la Llana, preciosa para contemplar pelícanos de rosadas plumas. En fin amiga donde hay que firmar para unirse a esta lucha. Gracias por mover los músculos perezosos del conformismo.Besos.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Esos maravilloso pelícanos rosas que cada día visitan menos las playas de las salinas de San Miguel están trabajando con el Tucán de Mojácar por la revolución en las costas de Almería. Sólo es seguir la pista de la reforestación, y allí los encuentras trabajando a todos.
Mil gracias, Rosa, por tus palabras.

Francisco Jarauta dijo...

Sigue la ruta de los Tucanes abriéndose ahora hacia el sur de los desiertos de Almería y las costas de Mojácar. Es increible cómo avanzan! Y están ahí con sus pequeñas revoluciones. Ahora con sus programas de forestación de aquellas tierras que se recortan entre grises y magras, con leves apuntes verdes, en los horizontes de los mares del sur. Y está ahí con la mirada que observa día a día la invasión inmobiliaria, esa estúpida ambición de construir y construir sin otro propósito que el de aumentar el beneficio. Los Tucanes del sur saben que todo tiene un límite y que pronto dicha sinrazón llegará a su fin. En las noches de luna roja, los Tucanes del sur hablan de montañas y estrellas, de mares y tierras lejanas, de viajes nuevos, de otras orillas, de nuevos mundos... mientras se dicen que estas tierras del sur
son tan bellas, habitables y hasta un lugar feliz.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Esas noches de luna roja de la costa de Almería inspiran a los tucanes ecológicos de la reforestación unas maravillosas cenas mirando el mar y pensando el futuro. Mil gracias.