29 jul. 2009

A tus ojos verdes


A tus ojos verdes,
lejanos, cada día más.
Descaminas nuestras horas,
desmembrando ladrillos,
los de nuestra casa.
Por fortuna te alejas.
Y al fin me dejas sonreír.
Mi corazón no podía ya
con el peso de tus actos,
tristes actos de libélula herida.

2 comentarios:

Pilar Turiso dijo...

La sonrisa te favorece. Sonrie, por favor.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Gracias, Pilar, sonreímos, ya sonreímos. Y sonríe tú también, que la sonrisa te hace muy bella. Besos.