31 jul. 2011

Mauris


Definitivamente, con lo que más nos cuesta convivir cada día desde el inicio de nuestra vida es con el intestino grueso. Y más cuando dejamos de hacernos libres de lanzar excrementos para los que sólo pueda protegerse uno con un paraguas.

No hay comentarios: