21 sept. 2011

COÑO, ¿es esto lo que queremos para nuestro país?


Éstas son las declaraciones de la Ilustrísima presidenta de la Comunidad de Madrid. Según la legislación española, que es lo que no dice, la educación debe ser obligatoria desde los 3 a los 16 años. Pero la gratuidad de la misma sólo se contempla para el período desde los 6 a los 16 años. A día de hoy, el Estado apoya la gratuidad en la educación también desde los 3 a los 6 años (Infantil), y desde los 16 a los 18 años (Bachillerato), a pesar de que en este último periodo no sea obligatoria.
Su avezada propuesta es hacerla no gratuita en los periodos que no contempla la ley. Es decir, que cuando los niños lleguen a primaria, sólo tengan nivel aquéllos que han podido venir de familias con dinero para pagar su educación infantil, así como a partir de los 16 sólo puedan continuar estudiando aquéllos adolescentes que tengan dinero para pagarse el Bachillerato.
¡Sí señor! ¡Que estudien los ricos!
Y yo me pregunto. COÑO, ¿es esto lo que queremos para nuestro país?

3 comentarios:

_An dijo...

Pues parece ser que lo quiere mucha más gente de lo que pensamos... o de lo que queremos pensar... Muchos se llevarán las manos a la cabeza cuando les den en sus propios intereses. Deja a los abuelucos cuando vean cerrarse más y más centros de salud. Espera que los pensionistas hagan su propio 15M, temblará toooodo! Te imaginas a SuperEspe lanzándoles a las superFuerzas (celosa de PaísVasco, Canarias...) que se quiere crear ella también? (seguro que pedirá participar en el diseño de los uniformes) En fin, que por mucho que quiera hacer un chiste de esto, la verdadera carcajada se nos va a atragantar. Todas las idealizaciones de la inclusión a las que tendería la educación??? Todas destronadas, y a "rezar" nos pondrán a todos para que no nos llevemos más sorpresas de las que se ven venir...

Maxi dijo...

Nada es gratis. Como los recursos son siempre escasos lo que se dedica a una cosa (lo que se ve) no se dedica a otra (no que no se ve).
Siempre hay que pagar (los profesores cobran, por ejempo). El asunto es quién paga y cuánto.
¿Qué hace un padre económicamente solvente recibiendo gratuitamente, es decir pagado por el resto de ciudadanos, casi 5.000 euros al año que cuesta un puesto escolar en Primaria?. ¿No es suficiente atender a aquellos que directamente no puedan pagarlo?. ¿Que hace el Estado expropiando la libertad, la responsabilidad y el dinero en este caso?. Lo dicho: quién y cuánto. No es fácil.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Evidente, si fuese en pos de la justicia distributiva, y se pagase la educación a los que la necesitan, y los que tienen recursos económicos que paguen la suya, estaría de acuerdo con la privatización. Pero parece que lo que afirma nuestra Ilustrísima presidenta es renunciar a todo tipo de acuerdo de que sea pública, ni para los que la necesiten. Eso crea una sociedad de privilegios.