28 sept. 2011

Fragmentos luminosos LXXXIII



Barbecho quebrado

Cuando osa el deseo estar agotado, cuando apremia para morder el desierto barbecho, la vida hila cual Ariadna esa conjunción de arrullo inesperada. Sólo en ese lugar mudo se pronuncia tu nombre.

No hay comentarios: