1 feb. 2015

Mary Shelley Wollstonecraft. In memoriam



Un día como hoy, en 1851, murió Mary Shelley Wollstonecraft, escritora de una de las obras fundamentales del Romanticismo: Frankenstein. En la obra -que se malinterpreta como novela de terror- se plantea cómo en la monstruosidad, en ese lado oscuro, en lo irracional tiene cabida el sentimiento de amor. Y cómo la propia sociedad racionalista acaba por pervertir el sentimiento puro de un ser que no se considera canónico, haciendo que Frankenstein se comporte como la sociedad espera de un monstruo: alguien capaz de las mayores atrocidades. 
Siempre me fascinó esa obra, porque siempre acabo acogiendo en mi seno con mucho amor a las personas débiles, víctimas del sistema, monstruosas o no canónicas. ¡Qué viva la diferencia y la disidencia!

No hay comentarios: