12 jun. 2006

Entre seis muros de cal y arena


Desde hace un tiempo el sentimiento de que todo se pare, de que no tenga que coger el ferrocarril el viernes por la tarde cargada con la casa a cuestas.
No sé dónde voy a vivir estos meses, entre varias tierras, de viaje, navegando interiores. ¿Dónde encontraré una ventana habitual desde la que observar lo que ocurre en la calle?
Sin embargo, el inmenso deseo de abrazar de nuevo a los que allá dejé. ¿Dónde vivimos? Entre varios desiertos cuando sólo buscamos uno: el no-lugar.
Voilà mi nueva bicicleta.
Para los más freakys, la canción de Los Vegetales Mi novia es una zombie.
Para la presa encarcelada con las esposas, un beso apasionado de amor y deseo.

No hay comentarios: