3 may. 2010

Fragmentos romanos LXXX


Álienes

Unos alienados se acercan a otros alienados. Los primeros observan, describen, viven. Son parte activa en la creación de conocimiento. Escupen verbos conexos. Llenan con la sangre de su lenguaje los juicios de seres humanos. No se puede ya pensar de otra forma. Los primeros alienados entran a observar a los segundos alienados que están en una biblioteca. Mónadas solipsistas en silencio frente a libros. Más formas de lenguaje. Más verbos conexos. Más sangre escupida que se solidifica en juicios.

Los segundos alienados leen lo que los primeros alienados vomitaron en nombre del orden del conocimiento. Leen sobre ellos mismos, sobre lo que grabaron con cincel en ladrillo cara a vista los primeros alienados tras observarlos.

¿La diferencia? Los primeros alienados no atisbaron a reflejar que mientras los segundos alienados parecían leer como ciegos guiados por doctrinas, tenían la libertad interior de poder interpretar la palabra. Cuentan que incluso algunas de ellas se enredaban como algas en el cuerpo de Maruzzella.

2 comentarios:

Say dijo...

Comprender. Intuir. Deconstruir.

Los componentes últimos de la realidad...los átomos metafísicos...las substancias indivisibles...substancias inmateriales, al modo de mentes o almas...pero todo esto ¡qué importancia tiene!. La aniquilación llega cuando un corazón se rompe por cosas más humanas, tangibles. No me extraña que Mazzurella sienta las algas de otra especie de amor a su alrededor...

La des-alienación tiene mucha fuerza...desaprender y vivir...

Nieves Soriano Nieto dijo...

La consuetudinaria fragilidad de corazón de la vida nómada...