6 may. 2010

Fragmentos romanos LXXXIII


Inválidos de palabras
Verbos, artífices, estructuras teóricas que alcanzan a disfrazarnos. Conocer busca la máscara adecuada para cada tiempo. Ante un rostro tejemos una red pública. Ésta nos atrapa y vende. Somos mercancía de la superestructura del yo disociado que creamos. Nos disfrazamos esperando el instante mudo del deseo. Pero los hechos son tozudos. Los actos derrumban la piedra carnavalesca. Vivimos inválidos de palabras ante nuestra propia ética.

2 comentarios:

Say dijo...

"¿Qué impulso es éste, Lucilio, que, al dirigirnos en un sentido, nos arrastra en otro distinto y nos empuja en aquella dirección que deseamos evitar? ¿Qué fuerza rivaliza con nuestra alma que nos impide querer algo cabalmente? Vacilamos entre diversos propósitos; nada queremos de forma libre, perfecta, constante." Séneca, Epístolas morales a Lucilio.

Nieves Soriano Nieto dijo...

Querido Séneca, ¿las formas libres son perfectas o constantes?