9 jun. 2010

Fragmentos fronterizos III


Geometría social y política

El ser humano traza líneas. Desde su origen la geometría buscó una definición del espacio. Instrumentos de medida nos hacen concebir el mundo que nos rodea como un conjunto de objetos bien diferenciados por la frontera entre lo que es y lo que no es. Tenemos educada la mirada para que en cada barrido visual respondamos constantemente a la pregunta "¿dónde están los límites de cada cosa?".
En el momento en que la percepción en base a líneas se aplicó al ámbito de lo social y lo político se dio comienzo al estado de guerra. El Leviatán de Hobbes podría haberse titulado Sobre el origen de la guerra. El hombre es un lobo para el hombre desde el instante en que la mirada geométrica se hizo con las interacciones humanas. La propiedad, el usufructo, el préstamo con intereses, implican la delimitación entre el yo y el otro. El trasfondo es una línea, la aplicación de la geometría euclídea a la organicidad humana, la visión de la extensión de la piel propia a los objetos poseídos.
La generosidad en tal universo perceptivo no existe. Los discursos filantrópicos se siguen construyendo sobre la base de la delimitación. Dejar implica prestar con intereses en tanto la mirada observa con el prisma de un yo y lo otro.
El ser humano sería bueno por naturaleza -Rousseau- si pudiera desdibujar con cierta miopía el punto de vista que ha construido la historia occidental de la mirada geométrica.

No hay comentarios: