15 jun. 2010

Fragmentos fronterizos VIII



Schönefeld

Con un arpegio de compañía. La mano heterodoxa del silencio. Cajas, cajones, cinta aislante que nos ciegue. Llegó tu momento, estornino bífido. Una rama brotó de tu columna neoclásica. Partes quemando en busca del frío. Tu vuelo es ligero cual tormentoso cielo.

2 comentarios:

Say dijo...

Qué preciosidad...Lhasa de Sela. Integridad y delicadeza...belleza, desgarro, poesía...

"Y se vió atrapado en la tormenta...las cosas estaban volando"

Nieves Soriano Nieto dijo...

Con sólo un arpegio y cuatro notas la belleza que puede llegar a expresarse. La sencillez bien combinada brinda tal belleza que es capaz de desgarrar y poetizar el corazón.
Gracias. Besos.