27 jul. 2010

Fragmentos fronterizos XXXI


El aria de la sensualidad

Despertar impertérrito de sorpresas. ¿Dónde quedó el espacio que creímos seguro? Caminamos sobre ciénago pensando sea tierra firme. Para ello creamos discursos, razones, conceptos, identidades. Como en la máscara del teatro No, nos viven constreñidos de pensamiento. Sin embargo, nace el día en que la poderosa sensualidad entona su aria de sentimientos. Nace el día de los sentidos allí donde nace el sol. La mirada, el gusto, el tacto, cada perfume y sonido se quiebran lo sabido.
Violencia de verdad ausente de verdad. Llévame aquí donde sólo puedo observar tus verdes ojos.

No hay comentarios: