30 jul. 2010

Érase una vez...


Érase una vez... una mozuela filósofa que llevaba a Teresita de cabeza. Su corazón era sano como una manzana. Y ahora era como una cereza en flor.
Colorín colorado este cuento ha comenzado.
...
Vivieron felices y comieron piruletas con sabor a fresa remojadas en G&T.

2 comentarios:

hombre lento dijo...

Las conocí primero por otros nombres —¿cuántos habrán tenido desde... hace cuánto? Pura anécdota, sé que son ellas. Teresita y Mozuela... pues vale. Nada especialmente reseñable sino ellas entre el 18 y el 24. Nadie. Nada me habita como ellas desde esos días. Nadie. Nada indiferentes desde hace siete y un año largos respectivamente. No espero mucho más del reino del G&T... pero es tanto... volver a ellas y ellas así.

No recuerdo... ¿te he dado las gracias por este post?

Nieves Soriano Nieto dijo...

Hombre lento, cuántos momentos hemos compartido en estos siete y un año largos, cuánta fraternidad, cuántas ideas, cuántas vivencias. Este año fue más especial. Porque Teresita y Mozuela eran muy amiguitas, y porque ambas pudieron implicarse en el Collegium de los Invisibles.
Gracias a ti por tu presencia, compañía e intensidad en estos años. Suerte en las américas. Y besos.